• Ninguna sanción extranjera por sí sola, ni una crisis económica por sí sola, podría derribar el régimen si ningún movimiento democrático es capaz de crecer en el continente y la contraparte de Hong Kong permanece tan fragmentada y desorganizada.

Au Loong-Yu

El estado chino ha anunciado una nueva ley de seguridad que le permite criminalizar la disidencia y desplegar sus fuerzas de seguridad en Hong Kong. ¿Por qué lo hicieron y cuáles son sus intenciones?

El 28 de mayo de 2020, el Congreso Nacional Popular aprobó la “Decisión sobre el establecimiento y la mejora del sistema jurídico y los mecanismos de aplicación de la RAEHK (Región Administrativa Especial de Hong Kong) para salvaguardar la seguridad nacional”. Se “opone a cualquier forma de intervención en los asuntos de la RAEHK por parte de cualquier país o fuerza extranjera”, y recuerda a la RAEHK su responsabilidad en “el mantenimiento de la soberanía nacional, la unidad y la integridad territorial”. También apunta a acciones que pueden “poner en peligro la seguridad nacional”. Además de imponer la ley en Hong Kong, Beijing va a crear una agencia de aplicación de la ley correspondiente también.

Este es un pronunciamiento de la muerte de la autonomía de Hong Kong. La ley de seguridad nacional de Beijing significa que cualquiera en Hong Kong con lazos con “fuerzas extranjeras”, o cualquiera que clame por la independencia de Hong Kong o la autodeterminación, o que pida “abajo con la dictadura de partido único”, podría ser procesado. La ley es la respuesta de Beijing al movimiento democrático de Hong Kong que comenzó en 2014 y culminó en la gran Revuelta de 2019.

El Colegio de Abogados local recordó a Beijing que el artículo 18 de la Ley Fundamental exige que sus leyes para Hong Kong se limiten únicamente a cuestiones relacionadas con la defensa y los asuntos exteriores. Y como el artículo 23 ha estipulado que la elaboración de la ley de seguridad nacional es responsabilidad de la RAEHK, esto implica que la imposición por Beijing de una ley de seguridad nacional para Hong Kong es una violación de la Ley Básica y por lo tanto infringe su autonomía.

Los partidarios de Pekín subrayan una y otra vez que su preocupación por la amenaza de las “fuerzas extranjeras” está detrás de la elaboración de la ley. En lugar de “fuerzas extranjeras”, la principal preocupación de Beijing es el descontento interno. La asamblea conmemorativa del 31 de junio sobre la masacre de la Plaza de Tiananmen en 1989 está ahora a sólo una semana de distancia. Durante treinta años, Hong Kong ha sido la única ciudad de China que ha celebrado el memorial anualmente. Beijing odia esto. Teme que Hong Kong pueda algún día alentar con éxito el renacimiento del movimiento democrático del continente. Por eso está haciendo todo lo posible para impedir que lo celebremos este año, incluso antes de que la ley de seguridad nacional de Beijing entre en vigor en Hong Kong.

Después de matar a miles de personas en 1989, y luego de reintegrarse al capitalismo mundial, Beijing ha enriquecido tanto a sus propias élites y compinches del partido que temen constantemente un escenario en el que el pueblo exija la rendición de cuentas del partido. Hay que eliminar la autonomía de Hong Kong precisamente porque su libertad de prensa permite que la información sobre los secretos de corrupción del partido esté disponible libremente en la ciudad.

El incidente de las desapariciones de Causeway Bay Books en 2015 es la mejor ilustración de esta preocupación. Entre octubre y diciembre de 2015, cinco propietarios/personal de la Librería Causeway Bay desaparecieron. Dos fueron secuestrados en China continental desde Hong Kong y Tailandia. Se cree que esto fue en represalia por publicar libros sobre Xi Jinping. Cada vez más, Pekín ve la autonomía de Hong Kong como un grave peligro para sus privilegios en el saqueo de la riqueza de la nación.

Durante la actual pandemia, se han mostrado repetidamente signos de descontento civil. Después de la muerte de Li Wenliang, el médico y denunciante, cientos de miles de personas le enviaron saludos en línea. Pekín tiene que reforzar la censura para detener el libre flujo de información sobre la pandemia entre el continente y Hong Kong. La sociedad orwelliana en el continente simplemente no puede coexistir con un Hong Kong que ha sido relativamente libre en términos de libertades políticas. Todo lo que se habla de “fuerzas extranjeras” es ante todo un intento de desviar la atención de los problemas internos a los “enemigos extranjeros”.

Esto no quiere decir que la cuestión de las “fuerzas extranjeras” no exista en absoluto. La cuestión existe, pero no es exactamente lo que Beijing quiere que creamos. El hecho es que “las fuerzas extranjeras que intervienen en Hong Kong” se ha institucionalizado en la Ley Básica de Hong Kong. Los partidos pro-Pekín insinuaron que la nueva Ley de Seguridad Nacional va a prohibir que los jueces extranjeros en Hong Kong celebren juicios en casos relacionados con la seguridad nacional.

Esto expone la verdad del asunto. ¿Por qué hay quince jueces extranjeros de veintitrés en el Tribunal de Apelación Final en primer lugar? ¿Son impuestos en Hong Kong por la política de barcos de guerra de los EE.UU. o el Reino Unido? Por supuesto que no. Junto con muchas otras cláusulas que reconocen la “intervención extranjera”, la posibilidad de que jueces extranjeros presidan los juicios en los tribunales de Hong Kong está consagrada en el artículo 82 de la Ley Fundamental. Las fuerzas extranjeras siempre han sido reconocidas como partes interesadas en Hong Kong.

El denominado “un país, dos sistemas”, consagrado primero en la declaración conjunta chino-británica y luego en la Ley Fundamental de 1997, fue desde el principio un compromiso histórico de Beijing con Occidente, con el Reino Unido y los Estados Unidos a la cabeza. La promesa solemne de la Ley Fundamental de que “el sistema y el modo de vida capitalistas anteriores permanecerán inalterados durante cincuenta años”, fue ante todo para apaciguar la influencia y los intereses comerciales occidentales.

Los EE.UU. y el Reino Unido seguramente han estado satisfechos con el reconocimiento de los intereses de la Ley Básica de Beijing y seguramente no están ansiosos por desestabilizar Hong Kong. Por el contrario, han apoyado que la Ley Básica siga siendo válida hasta 2047. Según un experto de la China americana, la política de larga data de los EE.UU. y el Reino Unido con respecto a Hong Kong es que ambos “se han acomodado” a esos arreglos según lo estipulado en la Ley Básica.

Por eso los políticos estadounidenses no apoyaron la demanda de democracia del movimiento de los paraguas. Sólo cuando Pekín cambió unilateralmente el status quo, primero con el proyecto de ley de extradición el año pasado, seguido por la actual ley de seguridad nacional, los EE.UU. se convirtieron en partidarios del movimiento democrático de Hong Kong.

A la gente de Hong Kong no creo que les importe cambiar el statu quo como se define en la Ley Básica, siempre y cuando se sustituya por algo realmente mejor. Obviamente, este no es el caso. Pekín rompió su promesa consagrada en la Ley Básica y la Declaración Conjunta Sino-Británica implica el fin de lo que tanto apreciamos: nuestras libertades políticas, nuestros derechos lingüísticos y nuestro derecho a elegir nuestro propio modo de vida.

¿Cómo encaja esto en la nueva Guerra Fría entre los EE.UU. y China? ¿Cómo responderá Washington y qué impacto tendrá eso ahora en los planes de Pekín para Hong Kong?

El Secretario de Estado Mike Pompeo ha certificado al Congreso que Hong Kong ya no goza de un alto grado de autonomía con respecto a China. La administración Trump puede anular el estatus comercial especial de Hong Kong con los EE.UU. Por otro lado, Beijing y sus títeres de Hong Kong están ahora azuzando una arrogante respuesta: “somos lo suficientemente fuertes para desafiarte”.

Uno de sus argumentos es que la importancia de Hong Kong para Pekín ha ido disminuyendo de todos modos, porque hoy en día con el aumento de China el PIB de Hong Kong es sólo una fracción del de China, lo que implica que, aunque los EE.UU. desestabilicen la economía de Hong Kong no pueden perjudicar a China, al menos no demasiado. Esta es, sin embargo, una visión unilateral. Hay muchos otros aspectos por lo que Hong Kong todavía supone ventajas para China. Recientemente, el British Hong Kong Watch publicó un informe, Why Hong Kong Matters, que mencionaba esta dependencia de la siguiente manera:

–       Casi dos tercios de los flujos de inversión directa de China se realizan a través de Hong Kong.

–       Hong Kong albergó el 73% de las ofertas públicas iniciales de las empresas de China continental entre 2010 y 2018. Desde 1997, las empresas chinas han recaudado 335.000 millones de dólares en Hong Kong.

–       El Hong Kong Stock Connect es cada vez más la ruta preferida por los inversores occidentales que buscan acceder al mercado de la China continental. Entre 2016 y septiembre de 2019, 95.000 millones de dólares fluyeron a los mercados de capital de China continental a través de Hong Kong.

Esto sólo cubre la dependencia directa. También hay factores indirectos o acuerdos internacionales que no son de menor importancia. Hong Kong permite a China ganar una enorme cantidad de divisas.

Por otra parte, los Estados Unidos también tienen intereses arraigados en Hong Kong. Cuando la Cámara de Comercio Americana de la ciudad expresó su preocupación por la ley de seguridad nacional, el Gobierno de Hong Kong le recordó que Hong Kong es el lugar donde los Estados Unidos disfrutan de la mayor cantidad de superávit comercial –297.000 millones de dólares estadounidenses entre 2009 y 2018– y que el comercio de Hong Kong con los Estados Unidos proporcionó más de 210.000 puestos de trabajo para los trabajadores estadounidenses.

A esto se suma la interdependencia comercial entre China y los Estados Unidos. Ambos países se encuentran entre los tres principales socios comerciales del otro. La disociación será dolorosa para ambas partes, aunque el dolor también es asimétrico –según el libro del economista Lawrence J. Lau sobre la guerra comercial entre EE.UU. y China, ya que la dependencia de las exportaciones de EE.UU. en 2017 era sólo del 12,1 por ciento de su PIB, esto es, menor que el 18,1 por ciento de China–. Las exportaciones de bienes de China a los EE.UU. como parte de su PIB han ido disminuyendo en los últimos diez años, pero en 2017 todavía valía el 3,4% de su PIB, en cambio las exportaciones de EE.UU. de bienes a China como parte de su PIB era sólo el 0,97%.

Pero ahora ambas partes parecen pensar que enfrentarse es más importante que los resultados económicos de sus respectivos países. Lo que está en juego para ambas partes ahora es una gran competencia por la hegemonía mundial.

Tengo dudas sobre el uso del término “nueva guerra fría”. El término también se utiliza ampliamente en los principales discursos de Hong Kong. Sin embargo, podría ser engañoso. En cuanto a la “vieja” Guerra Fría, los EE.UU. apoyaron a Taiwán bajo el KMT en la confrontación de éste con Beijing. También apoyó al gobierno colonial británico en la opresión del pueblo de Hong Kong. Su llamado “mundo libre” no era tan libre para los trabajadores. Más bien, eran reaccionarios de principio a fin.

Por otra parte, el PCCh en 1949 nunca fue una fuerza socialista genuina, y su desprecio por los derechos democráticos básicos ya estaba presente. Sin embargo, también fue un gobierno que lanzó la reforma agraria y aplicó verdaderas reformas, como la aprobación de la nueva ley sobre el matrimonio que, en cierta medida, liberó a las mujeres de la opresión semifeudal. Así pues, el régimen tenía elementos progresistas y regresivos.

En contraste, la renovada confrontación entre EE.UU. y China hoy en día es muy diferente de la “vieja Guerra Fría”. Es diferente porque tanto el Imperio de EE.UU. como el régimen de Pekín han cambiado mucho, aunque este último ha cambiado aún más. El actual PCCh, con su fusión de poder político y económico, su hostilidad hacia las personas que disfrutan de los derechos básicos de asociación y libertad de expresión, su xenofobia, nacionalismo, darwinismo social, culto a un estado corporativo, “unificación” del pensamiento, etc., es ahora comparable a un estado fascista. Por otra parte, hoy en día Taiwán, gracias a la lucha democrática de su pueblo durante diez años, cuenta al menos con una democracia liberal, una política de partidos pluralista, un espacio para un creciente movimiento obrero. Hong Kong también disfruta de una amplia gama de libertades políticas.

En cuanto a los Estados Unidos, no ha evolucionado hacia un régimen progresista, pero su poder en la región de la “gran China” (China continental, Taiwán y Hong Kong) es mucho más débil. Los Estados Unidos ya no tienen ejércitos estacionados en Taiwán, y el traspaso de Hong Kong a China se completó desde 1997. Ya no son los opresores directos de los pueblos de Taiwán y Hong Kong. Debemos tratar su retórica sobre el apoyo a la democracia y los derechos humanos con escepticismo, y su agenda con sospecha.

Por otro lado, el régimen del PCCh es el opresor directo de los pueblos del continente y de Hong Kong. Además de esto, ha sido cada vez más claro al amenazar a Taiwán, incluyendo la conquista de Taiwán por la fuerza. Por lo tanto, a diferencia de la “vieja” Guerra Fría, en la actual contienda entre los EE.UU. y China, por un lado, el imperio estadounidense es tan reaccionario como antes, aunque más débil en relación con su influencia en la región de la “gran China”, por otro lado, no hay nada progresista en la ambición de China por ser una potencia hegemónica. Por lo tanto, prefiero no usar el término “nueva Guerra Fría” para describir la nueva contienda. En esta nueva contienda, el pueblo de Hong Kong debe llevar a cabo su lucha contra Beijing independientemente del gobierno de los EE.UU. Sin embargo, no va a ser fácil.

Claramente, el estado chino quiere dividir el movimiento entre una minoría, a la que ahora llama “terrorista”, y el movimiento más amplio que se cuenta por millones. ¿Tendrá éxito el estado en esta estrategia de dividir y conquistar?

Su eficacia es dudosa después de que Pekín se haya vuelto contra sus propios aliados, a saber: cierta sección de los magnates locales y las grandes empresas. Desde que Xi Jinping llegó al poder en 2012, una característica de la política de Beijing en Hong Kong ha sido la arrogancia y la rigidez, en lugar de “los que no están con nosotros están contra nosotros”, se traza una nueva línea: “los que no se inclinan ante mí son todos mis enemigos”. Beijing no puede tolerar la más mínima señal de pensamiento independiente entre sus partidarios de Hong Kong.

A riesgo de simplificar demasiado, diré que trazar esta nueva línea significa llevar a Beijing a romper su promesa de “un país, dos sistemas”. Desde el movimiento de los paraguas de 2014, ha empezado a atacar incluso a cierta sección de los magnates locales, con Li Ka-shing a la cabeza, por el crimen de este último de no ser lo suficientemente entusiasta para condenar a los manifestantes. Detrás de esto hay una lucha más fundamental. El capitalismo burocrático de Pekín, en un período de crecimiento más lento, no puede seguir expandiéndose sin arrebatar la cuota de mercado del capital privado, tanto en el continente como en Hong Kong.

La clase empresarial de Hong Kong está muerta de miedo, excepto los socios del capital chino. Esta cuestión no sólo es pertinente para la clase empresarial. Para millones de personas que han sido testigos de cómo Beijing ha roto sus promesas una por una en la última década, que han protestado contra el proyecto de ley de extradición el año pasado, y que también han visto cómo Beijing trató a sus aliados, toda persona sensata se preguntará: ¿cómo podemos seguir creyendo en algo de Beijing?

En las protestas “ilegales” del pasado domingo y miércoles se pudieron observar dos cosas: el tamaño era mucho menor que en 2019, y los manifestantes de mediana edad o mayores también eran mucho más pequeños en número. Tal vez el impulso aumente a finales de este año, tal vez no. La CTU (Confederación de Sindicatos) había convocado una huelga el 27 de mayo, día en que se presentó la segunda lectura del proyecto de ley sobre el Himno Nacional, y un día antes de que el Congreso Nacional Popular aprobara la “decisión sobre la salvaguardia de la seguridad nacional en Hong Kong”. No pasó nada.

Bajo una represión cada vez más dura, el impulso del movimiento ha ido decayendo. Sin embargo, si la desmoralización se establece en esto no es porque la estrategia de dividir y conquistar de Beijing funcione. Con la nueva ley de seguridad nacional en vigor, muchas personas temen consecuencias nefastas. Los jóvenes son más valientes, pero desde entonces han rechazado la política partidista o cualquier idea de organización; es difícil ver cómo podrían enfrentarse a una maquinaria estatal que está armada hasta los dientes.

El movimiento se enfrenta ahora al reto de enfrentarse al Estado chino no sólo de forma indirecta sino también directa. ¿Cuáles son los debates estratégicos del movimiento sobre cómo organizarse, dónde está el poder y qué tácticas serán las más eficaces?

Tenemos muchos debates en línea sobre las tácticas, pero lamentablemente no es el caso de la estrategia. Los manifestantes, sin líderes y sin una organización seria, sólo deliberan y trabajan en el día a día. Siendo nuevas manos en el activismo político, la mayoría de los jóvenes simplemente no están equipados para pensar estratégicamente. En mi próximo libro sobre la Revuelta de 2019, discutiré esta característica del movimiento. La corriente más vocal, a saber, los localistas de derecha, con el respaldo de un gran tabloide, ahora busca la ayuda del gobierno de los EE.UU. Esta es su estrategia.

Esto también llevó al ala más radical a estar demasiado obsesionada con la resistencia física a la policía antidisturbios cuando ya había pasado el mejor momento, lo que llevó a un pequeño número de ellos a elegir la táctica de la guerrilla de la ciudad: fabricar bombas o conseguir armas. Muchos ya habían sido arrestados y encarcelados. Estratégicamente hablando, la confrontación feroz, por no hablar de la resistencia armada, no nos conviene ya que Hong Kong es simplemente una pequeña ciudad dentro de un estado con un partido muy fuerte. Yo defiendo la resistencia no violenta, los movimientos de no cooperación y todo tipo de resistencia pasiva. Esto requiere un serio trabajo de organización y debería ser parte de nuestra estrategia.

Una estrategia de aliarse con la gente del continente, para explicarles pacientemente la necesidad de un esfuerzo conjunto para poner fin a la dictadura de partido único (una estrategia que también suscribo y que está recibiendo, lamentablemente, muy poco apoyo). La juventud radical sigue publicando una “agenda de resistencia” en línea. En lo que han publicado recientemente, mencionaron grandes y pequeños eventos por venir, pero ignoraron totalmente la asamblea del 4 de junio del memorial. Su mentalidad de “separarse de China y dejarnos en paz” les lleva a la indiferencia a la hora de expresar su solidaridad con el movimiento democrático de China. Esto es triste.

Algunos en el movimiento esperan que la llamada comunidad internacional y los EE.UU. vengan a defenderlos y ayudarlos. ¿Por qué es una trampa?

Cuanto más grave es la situación, más receptiva es la gente a la idea de recibir ayuda de los EE.UU. Los localistas de derecha, con el respaldo de un gran tabloide local pro-Trump, aclamaron la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong (HKHRD) como un medio para salvar su libertad. En realidad, el nombre de la Ley es bastante engañoso.

En primer lugar, en la sección 3, la ley es muy clara en cuanto a su objetivo: son los intereses nacionales de los EE.UU. los que importan. La sección 5.a.6 exige una evaluación de si Hong Kong aplica suficientemente las sanciones de los EE.UU. a ciertas naciones o individuos. Entre las razones de las sanciones figuran el castigo a los países o individuos involucrados en “el terrorismo internacional, el tráfico internacional de estupefacientes o la proliferación de armas de destrucción masiva, o que de otro modo representen una amenaza para la seguridad nacional, la política exterior o la economía de los Estados Unidos”. Este proyecto de ley también incluye el mandato al gobierno de Hong Kong para sancionar a Corea del Norte e Irán. Esta vinculación de los derechos humanos de Hong Kong a la política exterior de EE.UU. es en sí misma una burla a los derechos humanos.

Antes de la aprobación de la HKHRD, veinte organizaciones de Hong Kong, Asia y Estados Unidos publicaron una declaración pública sobre la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong (HKHRDA): una crítica progresista que señala los defectos del proyecto de ley. Comparó este proyecto de ley con la Ley Anti-Apartheid de 1986:

El Congreso de los Estados Unidos había demostrado antes que la desvinculación de estos asuntos [la política exterior de los Estados Unidos] es viable en dicha legislación: la Ley integral contra el apartheid de 1986, por ejemplo, se pone de parte de la comunidad internacional para oponerse al régimen de apartheid de Sudáfrica sin ninguna mención a los propios intereses nacionales y económicos de los Estados Unidos.

La administración de Trump no es amiga de Hong Kong ni del pueblo chino. En realidad, Trump y Xi Jinping se reflejan mutuamente. Recientemente el Financial Times publicó una pieza que mencionaba que “En 1990, él (Trump) le dijo a la revista Playboy que aplaudía cómo el partido comunista de China había reprimido a los estudiantes en la Plaza Tiananmen en 1989, diciendo que mostraba ‘el poder de la fuerza’ mientras que los EE.UU. eran vistos como débiles”. Durante la Revuelta de Hong Kong del año pasado, Trump, por un lado, destacó lo amistoso que era con Xi, y por otro lado describió la Revuelta como simples “disturbios”. Es una tontería creer que Trump es amigo de la democracia.

Trump ha dado un paso muy importante al declarar el principio del fin del trato especial de los EE.UU. a Hong Kong. Esto llevó a los partidarios de EE.UU. a reclamar la victoria de su llamada “táctica de tierra quemada” –“¡si nos quemamos te quemas con nosotros!”–. Esperan que el movimiento de los EE.UU. dañe tanto la economía de Hong Kong como la del continente y entonces pueda derribar el régimen del PCCh.

Mi respuesta ha sido la siguiente: ninguna sanción extranjera por sí sola, ni una crisis económica por sí sola, podría derribar el régimen si ningún movimiento democrático es capaz de crecer en el continente y la contraparte de Hong Kong permanece tan fragmentada y desorganizada. Además, sin el crecimiento de nuestras propias fuerzas democráticas, sólo significa que dependemos para siempre de una gran potencia, ya sea Beijing o Washington, y que estamos absolutamente a su merced. Ante un enfrentamiento entre Beijing y los EE.UU., somos peores que las “repúblicas bananeras” porque estaremos atrapados en medio de dos grandes potencias en lucha.

¿Cuáles son las corrientes políticas del movimiento? ¿Qué dice la gente sobre la autodeterminación, la independencia y la lucha por la democracia y la igualdad en toda China? ¿Cuál crees que debería ser la estrategia?

El Centro de Comunicación y Encuesta de Opinión Pública, de la Universidad China, diferenció entre siete categorías de inclinaciones políticas en su encuesta general de octubre de 2019 (incluidos los partidos pro-Pekín). Para nuestra discusión sobre el campo de la oposición elegimos cuatro de ellas, como se indica a continuación:

Encuesta sobre el porcentaje de partidarios de diferentes inclinaciones políticas:

10/2019

9/2014

Demócratas moderados

40.0%

37.9%

Demócratas radicales

6.2%

3.9%

Localistas

14.1%

N.A.

Centro/sin inclinación política

33.5%

48.6%

Los que apoyaron a los “demócratas radicales” es probable que apoyen la autodeterminación. Encuestas anteriores en los últimos años han indicado que alrededor del diez por ciento de la población apoya la independencia. La encuesta anterior también muestra una cosa importante: un tercio de los entrevistados no tenía una posición política fija, lo que refleja el hecho de que la politización de la población local sólo ha empezado hace poco.

El centro también tenía una encuesta que mostraba las inclinaciones políticas de los manifestantes en diferentes protestas. En general, el apoyo a los “localistas” aumentó considerablemente entre los manifestantes, a expensas de los demócratas “moderados” y “radicales”. En las marchas pacíficas, esto no es tan obvio. En actos de desobediencia civil como las marchas “ilegales”, el apoyo a los “localistas” podría representar una cuarta parte.

Finalmente, ¿qué posición debe adoptar la izquierda internacional hacia la lucha y los dos estados, EE.UU. y China, que están ahora enfrentados?

Soy consciente de que entre la amplia izquierda internacional hay una tendencia a callar sobre las protestas de Hong Kong, si no a condenarlas abiertamente como herramientas de “fuerzas extranjeras”. Ya he hablado del último punto en otro lugar y no quiero repetirlo aquí. Acabo de enterarme de que en Canadá esta semana el Partido Conservador propuso una moción para volver a convocar al comité especial de relaciones entre Canadá y China para evaluar la situación de Hong Kong, pero fue rechazada por los liberales, socialdemócratas y verdes.

No conozco sus razones, ni conozco la redacción de la moción. Pero si los liberales canadienses y la amplia izquierda no estaban contentos con la redacción de la moción, pero eran muy serios en cuanto a los derechos humanos, entonces podrían considerar la posibilidad de presentar una moción separada para apoyar al movimiento de Hong Kong para proteger su autonomía. Estaré feliz si alguien puede aclararme por qué el NDP [los socialdemócratas] y los Verdes se negaron a apoyar la idea de examinar la situación de Hong Kong.

En general, soy consciente de la preocupación de algunos izquierdistas: no quieren que se les vea alineados con el gobierno de los Estados Unidos, ya que éste se ha convertido de repente en un partidario vocal de la protesta de Hong Kong (no olviden que la actitud de Trump sobre Hong Kong el año pasado fue de indiferencia). ¿Pero por qué el apoyo retórico del gobierno de EE.UU. a la lucha democrática de Hong Kong es suficiente para hacer que ciertos izquierdistas renuncien a su propio apoyo a este buen camino? ¿Por qué el hecho de que algunos de los manifestantes sean pro-estadounidenses es suficiente para hacer que la izquierda internacional abandone todo el movimiento, un movimiento con dos millones de partidarios, unidos no por ser “pro-estadounidenses” o “pro-independencia” o “anti-chinos”, sino por las famosas “Cinco Demandas” con el sufragio universal como su demanda central? ¿Por qué un sector de la izquierda internacional abandonaría la lucha de los hongkoneses por un derecho tan básico? ¿Por qué no podían llevar a cabo una campaña de solidaridad con Hong Kong de forma independiente a distancia del gobierno de Trump?

Por otra parte, por primera vez en Hong Kong los localistas de derecha/amigos del imperio de EE.UU. ahora se enfrentan a una situación embarazosa. Habían cantado repetidamente a coro el apoyo retórico de Trump a la democracia de Hong Kong, pero su actitud reaccionaria en las grandes protestas de solidaridad con George Floyd en todo el país, su llamamiento a enviar ejércitos para aplastar la protesta, una y otra vez recuerda al pueblo de Hong Kong la supresión por el PCCh tanto del movimiento democrático de 1989 como del año pasado en Hong Kong. En el debate en internet la gente está haciendo la pregunta a los localistas de derecha: ¿cómo no podríamos apoyar la protesta de solidaridad con George Floyd cuando acabamos de ser oprimidos por el mismo tipo de estado policial el año pasado? Los casi inexistentes izquierdistas aquí también están empezando a mostrar más agallas para expresar su solidaridad con George Floyd también. Gracias a la lucha en EE.UU. hay signos de que más gente de Hong Kong se está replanteando su perspectiva política.

sinpermiso

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre