• Los trabajadores de las apps se movilizaron del Obelisco a Plaza de Mayo en una caravana. Allì, realizaron una asamblea de cientos de jóvenes precarizados.
Por Jóvenes Trabajadores Precarizados

La pandemia y la cuarentena sacaron a relucir lo más horrible de la precarización laboral para la juventud y lo expusieron para que todos lo vean: pibes y pibas pedaleando en todo el país, laburando por dos mangos, expuestos al Covid por una patronal a la que no le importa cuidarlos, porque de todas formas hay muchos más pibes buscando laburar.

Día y noche seguimos laburando en el medio de la pandemia y la cuarentena. Las sucursales de comidas rápidas siguen abiertas habiendo tenido casos de Covid confirmados, las aplicaciones redoblan la explotación con sistemas de puntos, los bares dejan en la calle a cientos: los patrones descargan todo el peso de la crisis ocasionada por el Covid sobre la espalda de los jóvenes trabajadores.

En este contexto, somos miles los que empezamos a procesar una experiencia en la lucha por sus derechos. Y desde JTP queremos aportar a poner en pie un movimiento de repartidores, de trabajadores de comidas rápidas y de todos los sectores que ahora motorizan la economía pero que no ven eso reflejado en sus condiciones de contratación o de vida.

La semana pasada fue atropellado en CABA el quinto repartidor desde la pandemia. Hacemos responsable de esta situación a los empresarios que se valen de las aplicaciones como Glovo, Pedidos Ya, Rappi, UberEats para llenarse de plata y se aprovechan para redoblar la explotación de los repartidores, imponiendo puntajes y desoyendo cualquier reclamo de quienes dia y noche recorremos las calles. También al Estado, que es cómplice en la medida que permite que esto siga ocurriendo, sin ofrecer ninguna respuesta a la problemática de los precarizados ni al desempleo masivo que padece la juventud, que la obliga a condiciones cada vez peores de flexibilización.

Desde el Nuevo MAS lanzamos los Comités de Jóvenes Trabajadores Precarizados a esa juventud precarizada, para que se organice por sus derechos, dando una pelea contra la explotación de las empresas y el desamparo del Estado. Así peleamos por poner en pie comités de seguridad e higiene en los lugares de trabajo, participamos de las caravanas de repartidores, de las movilizaciones de monotributistas, organizamos campañas de fotos, así como también difundimos las denuncias que nos llegan diariamente por redes sociales, lo cual a su vez repercute en que más y más pibes sumen su denuncia para que su voz se oiga. Seguimos tejiendo vínculos solidarios entre las y los trabajadores, para que la lucha crezca desde abajo.

El 1/7 tenemos la oportunidad de ser parte de una jornada mundial de lucha, porque ser joven y trabajar de manera precarizada es una realidad que afecta en todo el mundo. Por eso, es muy importante que nos organicemos para construir acciones en todo el país para que se escuche nuestro grito: ¡somos trabajadores y nuestras vidas valen!

Mirá también:  Paro general | Héctor “Chino” Héberling en el corte de Puente Pueyrredón

 

-Salario básico de $50.000 pesos
-Basta de atropellos: ART ya.
-Insumos de higiene y seguridad
-Pago al 100% del envío
-Aguinaldo, vacaciones pagas, y días de descanso
-Abajo el sistema de puntos y penalizaciones
-Reactivación de las cuentas bloqueadas
-Basta de abusos policiales

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre