• En gobierno de Juan Orlando Hernández (JOH) en Honduras aprovecha la coyuntura actual de emergencia por la pandemia de Covid-19 para avanzar en medidas reaccionarias características de su gestión.

Por Johan Madriz

“En el caso particular de Honduras, nos enfrentamos a la pandemia, con un gobierno dictatorial, represor, ilegítimo, corrupto y narcotraficante acostumbrado a mentir y utilizar cualquier excusa en beneficio propio. Este hecho provoca la natural desconfianza en cómo está manejando la crisis y cuáles son sus verdaderos objetivos con las medidas tomadas. Y no es para menos si una de las primeras medidas es aprobar una ley por más de 500 millones de dólares dirigida hacia el futuro incierto de las privatizaciones de la salud, mientras los hospitales existentes en nuestro país, los reales, están desabastecidos y ni mascarillas les dan a los trabajadores de la salud que enfrentarán en primera línea al COVID-19”[i].

Honduras: ¿Cómo enfrentar el covid-19? Una propuestas desde los de abajo

 

Este martes el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad decretó el estado de excepción con lo cual se suspenden las garantías constitucionales. Según informa la agrupación política Socialismo o Barbarie Honduras esta medida implica que se suspenden las libertades individuales: se limita la libertad de pensamiento por cualquier medio de difusión, se suspende la libertad de asociación y reunión, así como la libre circulación por el territorio nacional.

Trabajadores de Zip Calpules protestan.

Protestan los obreros de la maquila, esto fue en "Empire Electronic" Zip Calpules. Ante la exigencia de retirarse los amenazan con despido.Las y los trabajadores de la maquila también son personas a las que les afecta el virus, pero al capital le importa más seguir produciendo ganacias.

Posted by Socialismo O Barbarie HN on Monday, March 16, 2020

Estas disposiciones plantean un avance en la agenda del gobierno, cuyo programa surge directamente del golpe de Estado de 2009, y tiene como objetivo el aplastamiento de los sectores más explotados y oprimidos, avanzando en un capitalismo rapaz que solo tiene en consideración el lucro momentáneo sin importar el costo humano, social, ambiental, etc. De ahí que durante esta década la clase obrera y otros sectores populares hayan sido sistemáticamente golpeados en sus condiciones de vida y su organización política.

Pero el pueblo hondureño a resistido valientemente a este embate. La lucha conta el golpe, la defensa de la elección popular ante comicios fraudulentos o la defensa de la seguridad social son solo algunos episodios de esto. Así, una de estas paginas de lucha se dio cuando se descubrió un desfalco millonario (US$200 millones) al Instituto Hondureño se Seguridad Social (IHSS) donde durante cinco años se desvió dinero público de la sanidad a empresas fantasmas desde las cuales se financiaba al Partido Nacional, al que pertenece JOH.

Es debido a esta resistencia que las medidas tomadas ahora, amparadas en el estado de excepción, van mucho más allá de lo necesario para la atención de la emergencia sanitaria y apuntan esencialmente a la represión. El decreto abre la posibilidad de detenciones sin plantear ninguna acusación o la suspensión de la inviolabilidad del domicilio que implica el allanamiento sin orden judicial o detenciones.

Además, se estableció un toque de queda nacional y uno absoluto en el Distrito Central, La Ceiba y Choluteca: “prohibición de las entradas y salidas de las tres ciudades, así como cualquier circulación interna en las mismas, a partir de las 10:00 pm de hoy 16 de marzo 2020 y vigente hasta nuevo aviso”, dice el comunicado del gobierno.

Para cumplir estas órdenes puso a disposición al Ejercito, la Policía Militar, el grupo de elite Cobras y todo el aparato represivo del Estado. Este avance es una medida preventiva no solamente de la propagación del coronavirus sino de las posibles protestas ante un sistema de salud completamente debilitado que no esta en condiciones de asegurar el debido tratamiento de la emergencia, provocado por el sistemático debilitamiento de la salud pública. Se estima que “9 de cada 10 personas no están cubiertas por ningún tipo de seguro de salud y se estima que el 18% por ciento de la población (más de 1.5 millones de hondureño [sic]) no tiene acceso a los servicios de salud”[ii].

Los trabajadores paran en la maquila.

Así reciben los trabajadores en protesta a sus demás compañeros, la fuerza está en la organización y fuerza colectiva.

Posted by Socialismo O Barbarie HN on Monday, March 16, 2020

 

“Ante esta realidad de medidas contradictorias, insuficientes y manipuladas del régimen y la desconfianza absoluta hacia las propuestas, el único perdedor será el pueblo hondureño. Para evitarlo, el único camino posible es la respuesta colectiva del pueblo y no la individual que es donde se aprovecha el dictador.

“Es el pueblo trabajador y los diferentes sectores sociales quienes deben organizarse para enfrentar la pandemia, haciendo uso de mecanismos de control y de toma de decisiones para poder minimizar los efectos del coronavirus”[iii].


[i] Extraído de https://www.facebook.com/notes/socialismo-o-barbarie-hn/como-enfrentar-el-covid-19-una-propuestas-desde-los-de-abajo/2710435129231897/

[ii] Extraído de https://www.archivosdemedicina.com/medicina-de-familia/situacioacuten-del-sistema-de-salud-en-honduras-y-el-nuevo-modelo-de-salud-propuesto.php?aid=17878

[iii] Ídem 1.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre