Irán: el régimen teocrático condena a muerte al ex futbolista Amir Nasr Azadani

Sigue la tétrica lista de personas condenadas a muerte por participar en las protestas en repudio al asesinato de Mahsa Amini por la "policía de la moral".

0
17

La acusación es la misma en todos los casos, los verdugos judiciales del régimen usan la acusación de «enemistad con Dios». Si la rebelión puso en discusión el carácter teocrático del Estado de los Ayatolá, quieren reafirmarlo poniendo la soga al cuello a sus prisioneros.

El organismo que primero hizo pública la situación del ex futbolista iraní, que es el tercer condenado a muerte, fue la Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales, que dijo en un comunicado: “FIFPRO está conmocionada y asqueada por las informaciones de que el futbolista profesional Amir Nasr-Azadani se enfrenta a la ejecución en Irán después de hacer campaña por los derechos de las mujeres y las libertades básicas en su país. Nos solidarizamos con Amir y pedimos la eliminación inmediata de su castigo”.

El régimen iraní había ya condenado y ejecutado a Mohsen Shekari, acusado de «incendio de un edificio gubernamental, perturbación del orden público, reunión y conspiración para cometer un delito contra la seguridad nacional», así como también de «enemigo de Dios y corrupción en la tierra».

Ahora, colgaron públicamente a Majid Reza Rahnavard, joven de 23 años. Lo acusan de haber apuñalado a dos policías en el transcurso de las movilizaciones.

La muerte de Masha Amini, la joven kurda arrestada, torturada y asesinada por la Policía de la Moral por «vestimenta inapropiada», desató una ola de protestas que pusieron en jaque al régimen teocrático de los Ayatolás.

Los procesos judiciales están plagados de arbitrariedades. El objetivo del gobierno es hacer escarmentar a quienes se atrevieron a desafiarlos, instalar el miedo entre millones ejecutando a decenas. Hoy, 12 de diciembre, el segundo condenado fue ahorcado públicamente en la ciudad de Mashad, al noreste del país. Fue arrestado el 19 de noviembre, acusado el 24 y condenado el 29.

En el supuesto juicio, se dio por buena la palabra de la policía del régimen, que acusó al joven de haberle declarado la «guerra a Dios».

Un régimen ultrarrepresivo

Según Iran Human Rights (ONG con sede en Oslo, Noruega) hay al menos 20 manifestantes que enfrentan actualmente cargos que podrían conducir a la pena de muerte. Ademas, según esta ONG, al menos 326 personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad como consecuencia de la brutal represión a las protestas, entre estas 43 niños y 25 mujeres.

Más de 2.000 personas han sido acusadas, casi la mitad de ellas en Teherán, desde que comenzaron las manifestaciones, según las cifras judiciales. Según Naciones Unidas hay alrededor de 14.000 personas detenidas por las protestas, mientras que la organización con sede en Noruega sube esta cifra a 18.000.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí