• El martes pasado, la India entró en cuarentena obligatoria (con sólo las industrias escenciales en funcionamiento, etc.) 1.300 millones de personas entran así en la cuarentena más grande conocida.

Nano Menyon

La India, el segundo país más poblado del mundo, decretó la cuarentena a sus más de 1.300.000.000 de habitantes.

Como todas las cuarentenas dictadas, la justificación se enmarca en las proyecciones durísimas del avance del coronavirus: Si bien la India maneja 657 casos de infecciones y 13 fallecidos hasta el momento, el número total de habitantes, su extraordinaria densidad demográfica, la extrema pobreza y la baja calidad de vida general (más de 7 millones de personas viven en la calle y 900 millones viven en condiciones de hacinamiento) provocan que las proyecciones que maneja el gobierno sean de 300 millones de infectados, de los cuales entre 4 y 5 millones serán graves y requerirán respirador.

¿Y cual es el estado del sistema sanitario indio? Por empezar, todos los estudios detectan el mismo problema inicial: en la India hay 8 médicos cada 10.000 habitantes, cuando el standard recomendado por la OMS es de 30 por cada 10.000. Además, hay un hospital público por cada 55.000 habitantes, cuenta con 40.000 respiradores aproximadamente (repetimos, necesitarán unos cincos millones) y una cama hospitalaria por cada 84.000 habitantes (la OMS recomienda de 80 a 100 por cada 10.000).

Por otro lado, el país cuenta con un índice bajísimo de testeos, 10 por cada millón de habitantes. Así, se especula que la cantidad de infectados en la India sean hasta 10 veces más de los declarados.

Frente a esta crisis, el gobierno de Modi decidió otorgar un fondo de emergencia de 1.800 millones de euros para remendar el magro sistema sanitario indio. Una cantidad extraordinaria en los hechos, pero absolutamente magra a la hora de ponerse a la altura de las circunstancias. Junto a esto, la única medida paliativa fue suspender las comisiones bancarias. Si entendemos que el 80% de los trabajadores indios son informales, la medida es un chiste. Eso sin contar las acciones represivas de la policía que, realmente, deja a la nuestra como apenas un poco traviesa.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre