• El Parlamento Húngaro aprobó una ley que impone un retroceso en la comunidad LGBTI, pues se estableció que en los documentos de identidad solo se podrá registrar el sexo biológico.

Por Sofi S.

Esta semana el Parlamento Húngaro aprobó una ley que impone un retroceso en la comunidad LGBTI, pues se estableció que en los documentos de identidad solo se podrá registrar el sexo biológico, perdiendo así la posibilidad de poder modificarlo. Por lo tanto, de ahora en adelante, las personas trans y no binarixs no podrán cambiar de nombre ni obtener documentos que lxs identifiquen.

No es coincidencia que este proyecto de ley se presente un día después de que el Parlamento, en donde el partido ultraconservador oficialista Fidesz tiene la mayoría, aprobase un decreto que permite al primer ministro Viktor Orbán tomar decisiones al margen de  la cámara legislativa. La reforma parlamentaria que  fue aprobada por 134 votos a favor,  56 en contra y 4 abstenciones deja como resultado el fin del reconocimiento legal a la identidad de las personas trans y no binarixs.

Posterior a esta decisión tomada por el primer ministro, activistas LGBTI y organizaciones tales como Amnistía Internacional, La Sociedad Hatter y La Alianza Húngara LGBTI , no solo  aseguran que esta reforma es anticonstitucional, sino que también es una medida que intensificará la violencia, discriminación y odio que ya atraviesan cotidianamente las personas trans y no binarixs en Hungría.  Aunque esto no es algo que le preocupe a Orbán, ya que con el discurso de “transformación de la sociedad húngara” y  con el apoyo de los sectores más conservadores, se sigue manteniendo en el poder, mientras que la situación para la comunidad se vuelve cada vez más delicada.

En este sentido  consideramos que Hungría debe apelar a la organización y  movilización en las calles para poder defender aquellos derechos que el Estado y los ultraconservadores quieren arrebatarles, y dar también la pelea por aquellas reivindicaciones que no fueron conseguidas. Somos testigos de cómo en el mundo el movimiento LGTBI, en alianza con el movimiento de mujeres dan grandes peleas contra gobiernos reaccionarios como el de Orbán, Trump o Bolsonaro. Por eso es necesario seguir fortaleciendo estos lazos entre oprimidxs, que marcan el camino de la lucha y la transformación.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre