• Hoy le dictaron cuatro meses de prisión preventiva a la ex presidente de facto de Bolivia, Jeanine Añez, por sus responsabilidades en el golpe de estado de 2019.

Redacción

Añez escondiéndose primero dentro de su casa y luego siendo llevada por la policía hacia la prisión eran imágenes de justicia que casi nadie esperaba ver en los fatídicos días del golpe de estado de octubre de 2019.

Hoy la justicia dictaminó cuatro meses de prisión preventiva para ella en el penal de La Paz. Las figuras legales que afronta son «sedición» y «terrorismo», el fondo político real es su participación del golpe de estado que la puso en la presidencia sin un solo voto y llevó al candidato más votado de las elecciones de ese año al exilio.

Sus ex ministros Álvaro Rodríguez Guzmán (de Energía) y Álvaro Coímbra (de Justicia), impuestos también por la fuerza, afrontan la misma resolución: cuatro meses de prisión preventiva a cumplirse en la cárcel de San Pedro. El ex ministro Murillo, uno de los más brutales y descarados golpistas del 2019, se encuentra en Estados Unidos en lo que de hecho es una fuga de la justicia.

La juez Regina Santa Cruz fue la responsable del dictamen por «peligro de fuga», cosa ampliamente atendible teniendo en cuenta la situación.

Con demasiada libertad, la golpista se pudo expresar en twitter de la siguiente manera: «Como hemos denunciado, el MAS decide y el sistema judicial obedece: me envían 4 meses detenida para esperar el juicio por un «golpe» que nunca ocurrió. Desde aquí llamo a Bolivia a tener fe y esperanza. Un día, entre todos, levantaremos una Bolivia mejor». ¿Golpe de nunca ocurrió? Haber llegado a la presidencia sin los votos de nadie (que en su intento de tenerlos la siguió votando exactamente nadie) parece haber sido para ella un paseo casual tras el cual acabó sin saber cómo en el sillón presidencial.

Su «Bolivia mejor» ya quedó ampliamente mostrado el año pasado: las privatizaciones, el peculado, los negocios con el estado, la administración fraudulenta de la salud durante la crisis del coronavirus, el negacionismo oscurantista de la pandemia, etc. Su «todos» parece no incluir al ampliamente mayoritario porcentaje del país que no quiso votarla.

También desde twitter pidió la intervención de la Unión Europea y la OEA para que intervengan frente al «plan del gobierno del MAS para instalar una dictadura en Bolivia». El concepto de dictadura de «hacen lo que no me gusta que hagan», que dudamos pueda ser encontrado en manual de ciencias políticas alguno, en un casi llamado a la invasión extranjera es también ampliamente gracioso en boca de la responsable de las masacres de Senkata y Sacaba.

Sin embargo, las carátulas legales que afronta Añez son relativamente débiles frente a las causas que debería afrontar: las violaciones a los Derechos Humanos, los asesinatos bajo su gobierno, etc. Las familias de los asesinados en las masacres de su gobierno exigen justicia mientras esos hechos parecen no entrar en la investigación en su contra. Organizaciones originarias y de trabajadores se encuentran realizando una vigilia exigiendo justicia desde el pasado sábado, apoyando la cárcel y condena para Añez.

Mientras tanto, los grupos fascistas que impulsaron las movilizaciones de octubre de 2019, como el Comité Pro Santa Cruz, ya comenzaron a convocar movilizaciones para exigir la liberación de los responsables del golpe.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre