• Hoy, sábado 17 de octubre los sin papeles, que han recorrido ya distintos puntos del país, llegaran a París para la Marcha Nacional de la Solidaridad. Esta marcha se realizará en el contexto del toque de queda decretado para la región parisina y otras 7 grandes conglomeraciones urbanas ante el rebrote otoñal del Covid19.

Presentamos la traducción de este artículo publicado originalmente en francés en el sitio Socialismeoubarbarie.com y realizado en la semana de la gran manifestación de mayo de los sin papeles.

El sábado 30 de mayo se ha desarrollado una nueva Marcha de la Solidaridad en varias ciudades de Francia, con el objetivo de poner luz sobre las reivindicaciones con frecuencia invisibilizadas de los sin papeles. A pesar de un desconfinamiento casi generalizado, el Prefecto de Paris prohibió la manifestación, con la excusa de la salud pública.  Sin embargo, decenas de miles se reunieron en las calles de Paris con gran fuerza y determinación para levantar sus reclamos. Al día de hoy se contabilizan al menos 300.000 2 extranjeros en situaciones irregulares viviendo en Francia, cada uno con su trayectoria y una compleja historia de vida. Su status administrativo depende de ciertos criterios legales y muchísimas situaciones no pueden encajar en los compartimentos estancos de la ley migratoria. Además, entre los sin papeles “algunos son “ni-ni”: no son regularizables bajo estos criterios, pero tampoco son expulsables, pues esto conduciría a, por ejemplo, separar niños de sus padres”3. Sumado a las dificultades cotidianas de las situaciones legales, actualmente la pandemia y su crisis sanitaria han agravado las condiciones de vida de estos sectores.

La Marche des Solidarités de Paris del 30/05/2020

A título de esto se realizó un llamado firmado por 208 colectivos4, sindicatos y Chalecos amarillos realizado en una tribuna pública en Mediapart el 28 de abril para que sean tomadas medidas urgentes y desactivar la bomba sanitaria que representa la situación de os sin papeles en el contexto de la crisis del sistema de salud. Se exigió, entre otros puntos, y con carácter de urgente: una campaña de testeos sistemáticos en los barrios y albergues, aislamiento de los contagiados en lugares en condiciones dignas, distribución de tapabocas, de alcohol en gel, de guantes, el cierre de centros de detención y la regularización para todos. A pesar de las alertas colectivas, la gestión de la crisis por parte del gobierno expresa los escasos recursos que se destinan a estas demandas.

Entre las muchas ciudades que respondieron a este llamado y convocaron a acciones en la calle, y contrario a la voluntad del Prefecto que decretó la prohibición de la acción, Paris ha visto 10 000 manifestantes entre la Plaza de la Madeleine y la Plaza de la Republique. Teniendo en cuenta este contexto la organización propuso distintos puntos de encuentro localizados a lo largo del trayecto. La convocatoria indicaba el comienzo a las 14.30hs y se previó que la misma se realizara con distancia social, solicitándose que los manifestantes usaran tapabocas, incluso encontrándose en condiciones de distribuírselas de manera gratuita por parte de los convocantes. Asimismo, se colocaron organizadores a lo largo del camino para ordenar el ritmo de avance de las columnas.

Podemos afirmar sin dudas que el evento fue un éxito. A pesar de la fuerte presencia policial, dispuesta para orientar la dirección de la movilización, la prohibición de manifestarse no impidió que se realizara. Podemos señalar, tristemente, la falta de las banderas habituales salvo algunas excepciones, que se explica por la necesidad de evitar posibles multas de la policía. Aun así la determinación de los manifestantes era palpable: un ambiente vibrante donde se escuchaban consignas, aplausos, reivindicaciones en columnas que avanzaban a un ritmo decidido y rápido. Las fuerzas represivas igual usaron gases lacrimógenos para dispersar la columna en la Plaza de la Republica y hubo algunos enfrentamientos con la policía que se han vuelto tristemente habituales.

La sobrerrepresentación de manifestantes implicados directamente por la inmigración en la columna nos hace pensar el grado de compromiso de los franceses en relación al reclamo, y puede quizás comprenderse por la gestión de los riesgos (sanitarios y policiales). Podemos pensar que aunque fuera ilegal la manifestación, siendo ya ilegales los sin papeles, les valía la pena salir a la calle a enfrentar colectivamente las condiciones insoportables en las que se encuentran y reclamar. Concurrimos para aportarles nuestro apoyo a sus reivindicaciones: Regularización de todos los sin papeles de Francia, con permisos que les permitan vivir, trabajar y acceder dignamente a la vivienda.

Los sin papeles de cara al coronavirus

Los pasados dos meses de confinamiento han tenido efectos desastrosos en muchísimas personas, y especialmente en aquellos cuyas condiciones previas eran precarias, grupo al que pertenecen los sin papeles. Por su particular situación jurídico-administrativa son privados del acceso a un conjunto de servicios sociales como la salud o las ayudas financieras que fueron indispensables para cubrir las necesidades generadas por la crisis. Esta realidad nos muestra que vivimos bajo la ilusión de una Republica, que de cartón cuando el Estado francés hace oídos sordos a estas situaciones inhumanas, al mismo tiempo que cierra las oficinas de registro de las demandas de asilo. Es mensaje igual de claro que indigno. Como lo señala el presidente de la Federación de actores de la solidaridad” en Le Monde : “El cierre de los registros de demandas de asilo es un verdadero problema (…) El derecho al asilo es un derecho constitucional establecido en los textos más solemnes de la Republica. No veo por qué este servicio se cierra. Dejamos a las personas en una situación catastrófica y el 115 no puede sustituir el registro de las demandas de asilo”5

Al lado de la cuestión moral sobre el tratamiento institucional a los inmigrantes, la cuestión sanitaria motivó a una veintena de diputados a solicitar la regularización para que puedan acceder a una mejor protección. Esta propuesta lanzada por François-Michel Lambert (antiguo miembro de LREM, diputado por Bouches-du-Rhône) fue sostenida por diputados del ala izquierda de la mayoría, por socialistas y por diputados de La Francia Insoumise. Esta iniciativa se inspiró en la legislación aprobada por Portugal, donde el 28 de abril se otorgó la regularización provisoria de todos los inmigrantes que hubieran solicitado una residencia. Ciento cuatro diputados firmaron una carta y la elevaron al Primer Ministro Edouard Philippe haciendo hincapié en la dimensión de “salubridad pública” de la necesidad de acceso de los sin papeles a la salud y las ayudas financieras. En esta carta alertaban también de “la situación dramática de los sin papeles en situación de calle. La gravedad de la crisis torna aún más crucial que se tenga en cuenta del problema que no es nuevo”6

La evolución de las políticas migratorias en Francia

La globalización del mundo junto con las exigencias de la economía liberal y capitalista han generado el creciente desplazamiento de personas de un país o continente a otro, siendo estos desplazamientos orquestados o denostados por los poderes políticos de turno. La cuestión migratoria polariza la opinión hace varias décadas, y el contexto de ascenso de la extrema derecha en el mundo hace de este tema un tema sensible y de necesario abordaje. Sin embargo los diferentes gobiernos en Francia han instrumentalizado esta cuestión y las distintas concesiones siempre se otorgaron sin abordar el problema de fondo. Una breve recapitulación de la evolución de las políticas en relación a los sin papeles muestra que los avances logrados son solo producto de las acciones y la mobilizacion de los propios afectados que parte de una voluntad política honesta y comprometida en favor de estos sectores.

En 1981 la izquierda recientemente llegada al poder lanzó una campaña de regularización masiva de los sin papeles. Diez años después los sin papeles realizaron sus propias acciones de ocupación de espacios públicos, por ejemplo la Iglesia Saint-Bernard en París (que fuera desalojada con represión en 1996), o desarrollando huelgas de hambre, llamando con este método la atención de los dirigentes “ como espasmos que llegan a las regularizaciones colectivas, como aquella autorizada por la circular Chevenement de 1997, alimentando una continua situación dramática de la cuestión migratoria y que no deja de hacerle el juego a la derecha”7

Al comienzo de los años 2000 marcó el inicio de una ofensiva explicita contra los extranjeros en Francia, cuyo caballo de batalla fue la lucha contra la inmigración clandestina desarrollada por Nicolás Sarkozy mientras fuera Ministro del Interior (2002- 2004 y 2005-2007). No debemos olvidar su deseo de limpiar los barrios populares “au karsher”(con hidrolavadoras)8. Pudimos ver como se multiplicaron los controles de identidad y los arrestos de extranjeros sin sus papeles 100% en regla. “La cantidad de arrestos se duplicó entre 2002 y 2008 de 49 470 à 111 692, mientras que las deportaciones se triplicaron hasta alcanzar 29 796, de las cuales 19 724 expulsiones fueron en 2008”9. Mientras la ley de 2007 sobre el control de la migración, la integración y el asilo ofreció nuevas posibilidades de acogida permitiendo a algunos sin papeles regularizarse bajo firma de sus empleadores, este formato se trató de una política marginal. “Estos procedimientos continuaron siendo excepcionales, solo habilitados para ramas laborales muy específicas, que no son aquellas donde se desempeñan generalmente los sin papeles (diseño industrial por ejemplo).”10 Solo mediante las acciones de huelga que algunos cuantos trabajadores sin papeles realizaron fue que pudieron obtener sus permisos de residencia, dado que no fueron incorporados por esta reforma.

Sobre la regularización, la circular Valls, promulgada en 2012, ha establecido un cierto número de mecanismos de regularización con carácter permanente. Esta circular estableció “criterios objetivos (plazos de permanencia previos y escolaridad de los hijos, antigüedad en el puesto de trabajo) previstos para evitar las crisis de repetición y que mal o bien, permiten regular la situación de cerca de 30 000 personas” 11. Sin embargo nada de esto perduró dado que en 2016 la ley del 7 de marzo sobre los derechos de los extranjeros en Francia reforzó los dispositivos de expulsión de los extranjeros en situación irregular 12. Hoy en día 14% de los dictámenes de abandono del territorio frances (OQTF) son implementadas. 13

Los sin papeles en lucha, de ayer a hoy

Hemos señalado como los distintos triunfos y avances en términos de política pública en favor de los sin papeles se han conseguido con su propia organización y acciones. Ellos mismo han desarrollado destacados combates, han ido adhiriendo progresivamente a los sindicatos como herramienta para hacer avanzar sus reivindicaciones. El movimiento posee una historia plagada de fechas importantes que han marcado su camino. Podemos evocar por ejemplo cuando en 1996 realizaron la ocupación de la Iglesia Saint Bernard, y recordaremos los acontencimientos subsiguientes a esa acción.

El movimiento en 2008 vio la irrupción de cerca de 300 trabajadores sin papeles que tomaron simultáneamente los establecimientos de las empresas donde trabajaban en la región parisina. Esta acción se desarrolló con el apoyo de la CGT y también de la Asociacion “Droits Devant!”, Solidaires y la CNT. “empleados de sector de construcción, de hotelería y gastronómicos, de limpieza, de confección, personal de cuidados, todos ellos trabajan para sociedades que tienen buena reputación: la multinacional de limpieza Veolia, la cadena de comidas rápidas Quick, la constructora Arcadem, la cadena de restaurantes Chez Papa, Bistro Romain o Pizza Marsano, etc. “14 La gran fuerza de este movimiento estuvo dada por el elemento sorpresa de las tomas, que impactó en la sociedad y en las patronales de dichos trabajadores, quienes habitualmente deben sujetarse a los mandatos abusivos de los patrones a causa de su status migratorio. Lo inédito de este movimiento radicó en “unir un modo de acción tradicional en la historia del movimiento obrero (la huelga con ocupación de establecimientos) con una reivindicación central de la lucha de los sin papeles: La regularización.”15 En efecto tras varias semanas de luchas se conquistaron los papeles para una gran mayoría de los huelguistas. Pero a medida que el movimiento se desarticuló las prefecturas16 comenzaron a dejar de otorgar regularizaciones. Se realizaron nuevas acciones en 2009, con apoyo de 11 organizaciones (entre las que se encontró CGT y Solidaires) ante la demanda de los propios sin papeles. Fue así que 680 014 trabajadores sin papeles ocuparon sus lugares de trabajo o lugares simbólicos para su sector de trabajo, con muchísima determinación: Algunas ocupaciones se extendieron durante más de un año.

Es importante destacar que en el desarrollo de estas luchas se han fortalecido los vínculos entre las organizaciones propias de los sin papeles y los apoyos sindicales que han recibido. Sobre la base de las experiencias de victorias en el pasado los sin papeles consideran que los sindicatos son una herramienta para dar visibilidad a su lucha y entonces la consideran una parte activa de la misma, “los sin papeles reconocen a los sindicatos como un recurso: sus consultorios jurídicos existen en la mayoría de los departamentos franceses. Por su parte los poderes públicos reconocen las organizaciones sindicales como interlocutores legítimos en relación a la regularización de los trabajadores”17

Diez años más tarde, en febrero y marzo de 2018 un nuevo movimiento de trabajadores sin papeles comenzó y se prolongó por 6 semanas, en relación a 160 trabajadores de 7 empresas de Ile de France. Fue el caso de trabajadores temporales de la cosecha, del reciclaje de residuos, de logística, de distribución exprés de paquetes, trabajadores de catering. Notablemente esta vez los sin papeles se encontraron desde el primer momento en la organización, a diferencia de lo ocurrido en 2008. “Diez años después, su presencia salió de ningún lado: habían venido recién hace algunas semanas. Su reivindicación era la regularización y no modificar la ley, los sin papeles esta vez han luchado solo dos meses para obtener su reclamo, contra más de un año en 2008-2009”18

La lucha de los sin papeles se asemeja a cualquier otra de un gran grupo subalterno contra un poder represivo y coercitivo. La desinformación realizada por los grandes medios de comunicación en torno de las cuestiones migratorias, sumada a una tendencia islamófoba creciente crean un ambiente tóxico, que complica el debate sobre estos temas. Cada una de las victorias obtenidas por los sin papeles se debió a una correlación de fuerzas construida por la lucha ya sea en la calle, ya sea en las ocupaciones y tomas de lugares de trabajo. Por lo tanto los poderosos no les han dado más que pequeñas concesiones puntuales para conseguir que retomen las tareas laborales. Sus permisos de residencia son en general temporales y atados al mantenimiento del empleo estable. Las patronales que han visto a sus trabajadores movilizarse actualmente han tomado represalias contra algunos de aquellos huelguistas. Será indispensable que los lazos entre los sindicatos y los sin papeles se sostengan para hacerle frente a estas discriminaciones. Queda pendiente un gran cambio del régimen legal que permita otro tipo de acciones distintas a las llevadas a cabo hasta el momento, evitando el desgaste que producen y no exponiendo a nuevas personas a este mismo camino. La lucha no está todavía ganada, pero lo que podemos constatar es que podrán no tener papeles pero sí tienen mucha determinación.


1 http://socialismeoubarbarie.com/2020/06/04/sans-papiers-mais-pas-sans-determination/

2 Le Monde, Immigration : sortir les sans papiers de l’impasse, Editorial, 23 janvier 2020

3 Ídem

4 Entre ellos : colectivos locales de apoyo a los inmigrantes, colectivos contra los centros de retención de inmigrantes, asociaciones de solidaridad con los inmigrantes, asociaciones antiracistas, comités de familias de victimas de las violencias policiales, colectivos migrantes y sin papeles, colectivos de trabajadores de albergues de inmigrantes , asociaciones por el derecho a la vivienda, colectivos interprofesionales, Chalecos Amarillos, Sindicatos, Asociaciones feministas asociaciones de lucha por el medio ambiente, asociaciones contra globalización y por la solidaridad internacional, asociaciones por la defensa de las libertades y partidos políticos.

7 Le Monde, Immigration : sortir les sans papiers de l’impasse, Editorial, 23 janvier 2020

8 Nota de traducción: en una tristemente céñebre declaración Sarkozy anunció que limpiaría los barrios populares con hidrolavadoras pero se refería a operativos de seguridad con efectivos policiales.

9 In Le Monde diplomatique, De la carte de séjour à la carte syndicale, Histoire d’une lutte, Lucie Tourette, octobre 2018, p.17

10 Ídem

14  Le Monde diplomatique, De la carte de séjour à la carte syndicale, Histoire d’une lutte, Lucie Tourette,octobre 2018, p.17

15 Ídem

16 Nota de traducción: La prefectura de la Policía del domicilio de cada persona es el organismo administrativo encargado de otorgar o denegar las regularizaciones de los migrantes de dicho distrito.

17  Le Monde diplomatique, De la carte de séjour à la carte syndicale, Histoire d’une lutte, Lucie Tourette,octobre 2018, p.17

18 idem

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre