• La adhesión a la jornada de huelga del pasado martes 26 de enero según los sindicatos convocantes oscila entre el 30 % y 40 % del personal educativo.

Socialismo o Barbarie Francia

El 2021 en Francia se anuncia cargado de movilización. Tras los últimos anuncios del gobierno de Macron de la semana pasada, se establecieron las nuevas directivas en el marco de la crisis sanitaria. Daniel Veran, ministro de salud, afirmó en los últimos días la circulación de la nueva variante inglesa en Francia. Esto coloca de nuevo en el centro de la crisis sanitaria al personal educativo y más concretamente a los precarizados de la educación. En este marco, el sector más golpeado es el de los asistentes de educación (AED) que viene desarrollando una experiencia de organización nacional para hacer frente al ajuste del gobierno en materia de educación, con un antecedente exitoso de huelga el pasado 1 de diciembre.

La jornada de lucha de este martes 26 de enero fue convocada por las principales  federaciones sindicales del país (CGT, FSU, SUD, FO) junto a los sindicatos estudiantiles (UNL y UNEF). La adhesión anunciada según sus fuentes, oscila entre el 30 % y 40 % del personal educativo, en tanto que el gobierno establece un magro 11 %. De este modo, la bronca de los médicos escolares, el personal de enfermería, los trabajadores del aseo, los profesores y los asistentes de educación, se hizo presente una vez más en las calles. La jornada estuvo acompañada de una fuerte movilización estudiantil que reclama asimismo por la reapertura de las universidades en el marco de una seguidilla de suicidios en las residencias universitarias.

La mala gestión del gobierno de la crisis sanitaria empieza a pasarle factura a Macron, generando un malestar creciente, incluso con una crisis económica en ciernes. Son numerosos los sectores en lucha que vienen resistiendo a la ola de despidos, particularmente en el sector energético, el de movilidad y de transporte. También se hacen notar las marchas por las libertades, que se realizan cada sábado desde hace semanas, protestando contra la avanzada contra las libertades democráticas, los toques de queda y la creciente represión social.

Para este jueves 4 de febrero está prevista una nueva jornada de huelga interprofesional, que se plantea como una posibilidad abierta para unificar los reclamos de trabajadores del sector público y privado, en donde sanitarios, docentes, estudiantes y demás sectores podrán unificar sus reclamos en la perspectiva de una pelea del conjunto de los trabajadores para enfrentarse a las políticas reaccionarias de Macron.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre