• Un reciente informe de Planning Familiar alerta sobre las consecuencias del confinamiento sobre los derechos reproductivos de las mujeres.

Por Marie Solet

Las condiciones de la cuarentena decretada por la pandemia han exacerbado las violencias a las cuales las mujeres están sujetas, como ya lo habíamos abordado precedentemete1. Estas violencias son múltiples y en esa ocasión nos concentraremos en el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo. En efecto, el Planing Familiar alertó a través de un informe las actuales dificultades con las que se encuentra una mujer que desea abortar.

El estudio publicado por la asociación realizado a partir de las estadísticas extraídas de las llamadas telefónicas al “numero verde” 0800081111 “un aumento significativo de las consultas sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo2 (58% contra 48% en 2019 para el mismo periodo) y en relación a las pruebas de embarazo (13% contra 8 para 2019). Hemos notado, por el contrario, una disminución en las consultas sobre contracepción, sobre salud sexual y afectiva y sobre enfermedades de transmisión sexual. Nos encontramos en un periodo donde lo que prima es la urgencia y no la reducción de riesgos (en relación a las ETS y embarazos no deseados) ni se tiene en cuenta la globalidad de la vida sexual (preguntas sobre la sexualidad, sobre la pareja, sobre el deseo, sobre el consentimiento, etc).”

El informe también muestra un aumento del 330% en relación a obstáculos y dificultades de acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, se trata de “situaciones de acceso al IVE con culpabilizaciones y/o con juicios de valor, desinformación por parte de las profesionales o personas anti-IVE, situaciones de pareja o familiares violentas, situaciones de desfasaje respecto de los plazos legales franceses para acceder a la IVE solicitando un aborto en el extranjero, o dificultades ligadas al confinamiento”

Compartimos la denuncia del Planing sobre las posibles dificultades de acceso a los derechos sexuales y reproductivos después del confinamiento. El estado es responsable de dar respuesta a la situación en la que muchas mujeres se encuentran obligadas a tener que continuar sus embarazos no deseados. El Estado tendría que haber puesto a disposición de las mujeres dispositivos de acceso al IVE durante el confinamiento, garantizando así el acceso a este derecho.

Es urgente que estos todos los dispositivos oficiales dedicados a la IVE se refuercen en este momento: campañas de información sobre el acceso al derecho, el sostenimiento de la prolongación del plazo para el aborto medicamentoso hasta la semana 9 y la reducción del plazo de 48hs en relación al acceso al procedimiento desde la consulta. Para concluir es necesario también un aumento general del plazo legal de manera urgente y es el Estado quien lo debe de garantizar.


Francia: Aumento de la violencia hacia las mujeres, http://izquierdaweb.com/francia-aumento-de-la-violencia-hacia-las-mujeres/

2 En adelante IVE

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre