• La Huelga Internacional de los Repartidores del pasado 1° tuvo un carácter verdaderamente internacional. Pero fue en Brasil donde ocurrieron las mayores manifestaciones.

Por Antonio Soler

Es fundamental seguirle el paso a esta lucha de solidaridad hasta la victoria final de un sector que está superando las dificultades de organización y lucha que quieren imponer las empresas-plataformas digitales.

Además de eso, en medio de una coyuntura en la cual es fundamental enfrentar las dificultades y luchar en defensa de los derechos económicos y políticos (democráticos), los/las entregadores/as están dando un gran ejemplo para toda la clase trabajadora.

La huelga internacional de los trabajadores de las apps del miércoles 01/07 fue un gran éxito y un hecho de repercusión internacional que conto con la movilización de trabajadores de cinco países, pero que tuvo a Brasil como su principal centro.

Si Brasil fue el centro de la huelga mundial, la ciudad de San Pablo fue ciertamente su epicentro, habiendo también manifestaciones en otras ciudades y capitales, tales como Brasilia, Belo Horizonte, Aracajú, Fortaleza, Recife, Río de Janeiro, Salvador, Goiânia, Río Branco y Belém y otras.

En San Pablo hubo una manifestación de masas extremadamente activa – actos, bloqueos de avenidas y cortejos de motos y bicicletas – que se inicióa las 9hs de la mañanaen los “Bolsones” [locales de concentración de los repartidores], con piquetes frente a los locales de las principales redes de fastfood.

Después, a partir de las 14hs, hubo una gigantesca paralización frente al MASP (Museo de Arte de San Pablo), en la Avenida Paulista, reuniendo cerca de 10 mil repartidores (se calculaque en San Pablo fueron 50 mil en total) que después de paralizar la Paulista se dirigieron en caravana hasta el Puente Estaiada – en la autopistaPinheiros frente la Rede Globo (canal de televisión) – para dejar una gigantesca pintada diciendo “La guerra continua”.

Si había alguna duda sobre la capacidad de movilización colectiva de ese sectorsuperexplotado, que sufre conla falta de vínculo laboral formalcon las empresas, la huelga demostró que la consciencia de clases se está recomponiendo entre esos compañeros.

La dirección más destacada de este movimiento hoy, y que organiza a los Entregadores Antifascistas (Repartidores Antifascistas), Paulo Lima (Galo), dijoen el cierre del acto de San Pablo, “este fue el primero de una secuencia de días históricos. Vamos a hacer otras [paralizaciones] como esta. Hoysirvió para percibir que todos los repartidores estamos en algo de acuerdo: las appsdeben cambiarla forma en como nos tratan”.

Este es un movimiento que ha sembrado expectativas en todos los sectores organizados de la clase trabajadora, de los movimientos sindicales y de la izquierda socialista, contando incluso con su apoyo en los hechos, como fue el caso de los profesionales de la salud que de forma voluntaria montaron puestos para distribuir alcohol en gel en apoyo a los huelguistas.

Eso ocurre porque la articulación sindical de los repartidores y la huelga son demonstraciones prácticas de que, a pesar de la mediación de las nuevas tecnologías al servicio del capital que crean verdaderas condiciones de brutal explotación sobre camadas cada vez más amplias de la clase trabajadora, es posible no sólo construir la consciencia de clase, como desliza Galo en sus intervenciones, sino también una organización joven, internacional y radicalizada, estratégica para la lucha no sólo de esta categoría, sino de toda la clase trabajadora.

Esta jornada de luchas que tuvo como pauta el aumento del valor mínimo por entrega, vales de comida, seguro de vida, accidente y de robo, fin de los bloqueos arbitrarios de las apps y equipamientos de protección individual, es sólo el comienzo de un proceso. Como dicela pintada del final de la manifestación en San Pablo, “La guerra continua” contra las empresas como IFood, Rappi, Uber Eatsy otras, hasta que las condiciones mínimas de trabajo y de remuneración sean garantizadas por estas plataformas que suman ganancias cada vez mayores. Por eso, los repartidores ya están previendo otra paralización para el próximo día 11 de julio, en caso de que las plataformas no atiendan sus demandas.

Traducido del portugués por Luz Licht

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre