• La principal potencia mundial se sostiene como el país más afectado en todos los sentidos por la pandemia de Covid-19. Según estudios, podría haber allí más de 400 mil muertes en total.

Redacción

El país del norte tiene, además, más de 6,85 millones de infectados acumulados desde el inicio de la pandemia. Así lo sostienen los datos divulgados el martes por la Universidad John Hopkins.

Y todos los indicios de la evolución de los contagios indican que todo tiende a empeorar mucho antes de que siquiera pueda pensarse en que comience a mejorar. La curva de contagios no tiende a aplanarse. Cuando parece que el castigo de la extensión del virus se alivia en una ciudad, golpea con fuerza en otro punto del país.

Los estados más golpeados, con números totales acumulados, son Nueva York (con 33 mil muertes), Nueva Jersey (16 mil), Texas y California (con 15 mil cada uno).

Estados Unidos vivió hasta el momento dos grandes olas de contagios y muertes. La más dura golpeó especialmente a la zona noreste, con Nueva York por epicentro. Eso fue centralmente en los meses de abril y mayo, cuando se llegaron a contabilizar más de 25 mil infectados nuevos diarios y 2 mil muertes. En junio y julio se dio la segunda ola, que golpeó a los estados del sur, particularmente Florida, California y Texas. Entonces se llegaron a registrar picos de 60 mil nuevos infectados diarios y unas mil muertes.

La evolución de los contagios y de las muertes ponen en evidencia que por ahora las herramientas de contención como el distanciamiento social y las cuarentenas, ampliamente recomendadas por los especialistas, siguen siendo las medidas más efectivas contra la expansión de la pandemia. Así, los estados del norte dejaron de ser el epicentro en agosto, cuando no quedó otra alternativa que regresar a medidas de restricción de la circulación de personas. Y al revés: cuando el golpe se dio de manera más dura en el sur fue cuando esos estados implementaron la política de apertura indiscriminada de los negocios. De manera paradigmática, Disney World reabrió sus puertas cuando fue el pico de casos y muertes en el estado de Florida. Hoy, el principal centro de expansión del virus están siendo los colegios, que volvieron a las clases este mes. Eso explica también que la proporción de muertes sea más baja: la edad promedia de las personas contagiadas es mucho más baja.

La política de Trump fue errática, primero marcada por un negacionismo oscurantista descarado y después una aceptación tímida de la gravedad de las cosas, para despreocuparse ahora de manera total de la situación a pesar de seguir siendo el país más golpeado del mundo. Con sus idas y venidas, el hilo conductor de su orientación fue que la circulación y los negocios no debían ser interrumpidos, exponiendo así a cientos de millones para defender las ganancias capitalistas. Combinado eso con la inmensidad de un país de más de 300 millones de habitantes y un sistema de salud sumamente privatizado, desintegrado y mercantilizado, el resultado no puede ser otro que un embate brutal de la pandemia sobre amplias masas.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre