• Un hombre -que podría ser parte de los grupos fascistoides blancos armados que proliferaron en EE UU los últimos meses- disparó a quemarropa a una manifestación que exigía justicia por Jacob Blake, matando a dos personas e hiriendo gravemente a otra.

Gala Chilavert

El pasado domingo en horas de la tarde en la ciudad de Kenosha (Wisconsin, al norte de EE.UU) un grupo de policías le dio 7 disparos por la espalda a Jacob Blake mientras entraba a su auto. En la parte trasera estaban sus tres hijos contemplando la violenta escena.

Blake, de 29 años continúa en estado grave en un hospital de la ciudad de Milwaukee. Su familia y abogado, comunicaron este martes que sufre una parálisis en la parte inferior de su cuerpo como consecuencia de los disparos.

Recordamos que las versiones policiales de que acudieron por un llamado de violencia doméstica y que se desató posteriormente un “tiroteo” lejos están de poder probarse. Los videos que se registraron y los testimonios de los hechos muestran algo totalmente distinto. Jacob Blake había descendido de su auto para ayudar calmar una discusión callejera, luego de ello volvió al auto para ver cómo estaban sus hijos, relatan sus familiares.

Un testigo que filmó los hechos, Raysean White, contó a la CNN que, previo a grabar con su teléfono, vio que los policías atacaron a Jacob, golpeándolo y utilizando un arma eléctrica. En una secuencia posterior, cuando se desplazó para abrir su auto recibe los múltiples disparos a corta distancia por la espalda como aparece filmada. Se cree que al menos dos policías blancos son los responsables y, de momento, estos dos agentes sólo fueron suspendidos y no hay cargos contra ellos.

Tras ese nuevo episodio de violencia policial racista, fuertes protestas comenzaron en Kenosha el mismo domingo frente al cuartel general de policía. El lunes, pese a que el gobernador demócrata Tony Evers convocó a la Guardia Nacional y decretó el toque de queda, las concentraciones pacificas no cedieron y fueron respondidas con gases lacrimógenos y bombas aturdidoras.

En las últimas horas las protestas se desataron en otras ciudades como Minneapolis, lugar que en mayo suscitó la enorme ola de protestas luego del asesinato racista en manos de policías de George Floyd. Se sumaron también Portland, ciudad que continuó con las movilizaciones desde ese momento, así como Nueva York, entre otras.

En videos que circulan en redes se observan escenas como las de un hombre blanco en el suelo que con un rifle apunta y dispara contra los manifestantes.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre