Por Socialismo o Barbarie Barcelona

Este mediodía miles de personas, convocadas por la plataforma “España existe” y con el protagonismo de Vox, se han concentrado delante de los ayuntamientos de diversas localidades por todo el territorio español, manifestando su rechazo a la formación del nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, al que tachan de rojo, traidor, separatista, etarra, etc.

En Madrid han asistido unas 3500 personas (según fuentes policiales) donde el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha dado un discurso y ha exigido que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cumpla su promesa de detener a Puigdemont, reclamando también la detención del actual president de la Generalitat, Quim Torra. El número dos de Vox, Javier Ortega Smith, ha leído el manifiesto en Teruel, que no ha superado los 100 manifestantes.

En Barcelona se ha gritado consignas como “España no se vota, se defiende”, “Puigdemont a prisión”, “Sánchez traidor”, “a por ellos”, etc. También se ha reproducido, por altavoces instalados en la plaza St. Jaume, y cantando “Cara al Sol” y “el novio de la muerte” mientras se portaban banderas españolas, franquistas, falangistas y en apoyo a los cuerpos policiales nacionales.

Contramanifestación antifascista contra la extrema derecha en pl. St. Jaume, Barcelona.

Este mediodía miles de personas, convocadas por la plataforma “España existe” y con el protagonismo de Vox, se han concentrado delante de los ayuntamientos de diversas localidades por todo el territorio español, manifestando su rechazo a la formación del nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, al que tachan de rojo, traidor, separatista, etarra, etc. En Madrid han asistido unas 3500 personas (según fuentes policiales) donde el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha dado un discurso y ha exigido que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cumpla su promesa de detener a Puigdemont, reclamando también la detención del actual president de la Generalitat, Quim Torra. El número dos de Vox, Javier Ortega Smith, ha leído el manifiesto en Teruel, que no ha superado los 100 manifestantes. En Barcelona se ha gritado consignas como “España no se vota, se defiende”, “Puigdemont a prisión”, “Sánchez traidor”, “a por ellos”, etc. También se ha reproducido, por altavoces instalados en la plaza St. Jaume, y cantando “Cara al Sol” y “el novio de la muerte” mientras se portaban banderas españolas, franquistas, falangistas y en apoyo a los cuerpos policiales nacionales. En respuesta a estas movilizaciones se han convocado contramanifestaciones antifascistas en el mismo lugar, con tal de impedir los actos de la extrema derecha. En Girona unas 300 personas han impedido el acto, mientras que en Iruña (Pamplona) y Barcelona un cordón policial separaba los dos grupos de manifestantes en un ambiente de tensión. Desde Socialismo o Barbarie Barcelona hemos participado en esta última movilización, de la que observamos, en primer lugar, la complicidad de la policía autonómica, mossos d’esquadra y urbana, con la extrema derecha, mientras se registra y se identifica a manifestantes antifascistas. Estos cuerpos policiales son competencia directa de la Generalitat (gobernada por JxCat y ERC) y el ayuntamiento de Barcelona (gobernada por Barcelona en Comú gracias a los votos de PSC y Ciutadans). Esta complicidad no es nueva, y se ha dado desde el día de la Sentencia. En segundo lugar, el número de manifestantes nacionalistas españoles era de 300, mientras que el de antifascistas era de 200. Y es que la movilización antifascista solo había sido convocada por diferentes plataformas minoritarias, sin el apoyo de ningún partido. Ni la CUP, ERC ni JxCat convocaron, cuando el enemigo a batir para la extrema derecha es el independentismo (entre las mujeres, los migrantes y las personas LGTBI). Tampoco han convocado Podemos -ni mucho menos PSOE-, los principales antagonistas para los grupos extremistas. De esta forma los partidos del nuevo Gobierno de coalición siguen en la línea de ceder espacio a la extrema derecha, una derecha envalentonada y sin reparos para mostrar el fascismo del que nunca se desprendieron.El silencio que guardan las principales fuerzas políticas es funcional al discurso del odio de la extrema derecha, y pensamos que al fascismo se le combate, sin dejarles espacio ni en el parlamento ni en la calle. ¡No pasaran!

Posted by Socialismo o Barbarie Barcelona on Sunday, January 12, 2020

 

En respuesta a estas movilizaciones se han convocado contramanifestaciones antifascistas en el mismo lugar, con tal de impedir los actos de la extrema derecha. En Girona unas 300 personas han impedido el acto, mientras que en Iruña (Pamplona) y Barcelona un cordón policial separaba los dos grupos de manifestantes en un ambiente de tensión.

Desde Socialismo o Barbarie Barcelona hemos participado en esta última movilización, de la que observamos, en primer lugar, la complicidad de la policía autonómica, mossos d’esquadra y urbana, con la extrema derecha, mientras se registra y se identifica a manifestantes antifascistas. Estos cuerpos policiales son competencia directa de la Generalitat (gobernada por JxCat y ERC) y el ayuntamiento de Barcelona (gobernada por Barcelona en Comú gracias a los votos de PSC y Ciutadans). Esta complicidad no es nueva, y se ha dado desde el día de la Sentencia.

En segundo lugar, el número de manifestantes nacionalistas españoles era de 300, mientras que el de antifascistas era de 200. Y es que la movilización antifascista solo había sido convocada por diferentes plataformas minoritarias, sin el apoyo de ningún partido. Ni la CUP, ERC ni JxCat convocaron, cuando el enemigo a batir para la extrema derecha es el independentismo (entre las mujeres, los migrantes y las personas LGTBI).

Tampoco han convocado Podemos -ni mucho menos PSOE-, los principales antagonistas para los grupos extremistas. De esta forma los partidos del nuevo Gobierno de coalición siguen en la línea de ceder espacio a la extrema derecha, una derecha envalentonada y sin reparos para mostrar el fascismo del que nunca se desprendieron.

El silencio que guardan las principales fuerzas políticas es funcional al discurso del odio de la extrema derecha, y pensamos que al fascismo se le combate, sin dejarles espacio ni en el parlamento ni en la calle. ¡No pasaran!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre