• Podemos utilizar esta vía como megáfono de la lucha migrante, pero la vía para cambiar la realidad está fuera del parlamento, en las calles.

Por Socialismo o Barbarie Barcelona

El pasado viernes 19/06 se presentó una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso de los Diputados exigiendo al Gobierno la regularización urgente, permanente y sin condiciones de todas las personas en situación irregular que viven en el Estado español. La Proposición, lanzada por la plataforma Regularización Ya y apoyada por de más de 1500 organizaciones, ha sido registrada por Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, Compromís, Más País-EQUO y la CUP, entre otros partidos.

En ella denuncia la política migratoria actual –cristalizada en la Ley de Extranjería- que deja a más de 600.000 personas fuera de tener una vida y trabajo digno, es decir, sumidas en la precarización, la explotación y sin acceso íntegro al sistema sanitario, entre otras. Con la pandemia, sobrevivir en estas condiciones se hace inaguantable, y el gobierno de PSOE-UP no han hecho nada para erradicarlas, sino todo lo contrario, ha llevado una política de instrumentalización, considerando a las y los migrantes como mano de obra barata del campo y permitiendo su explotación, tal y como demandaban las patronales agrícolas.

Por este motivo, la PNL recoge medidas como la autorización de residencia y trabajo renovable, la afiliación a la Seguridad Social o el empadronamiento. También exige el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y la eliminación de las devoluciones y expulsiones en caliente o en trámite.

Creemos importante recorrer todos los caminos posibles hacia la ‘Regularización’ Ya de las miles de personas, más necesario en estos momentos de pandemia, que entendemos como un primer paso hacia la erradicación del racismo institucional, donde la Ley de Extranjería, los CIEs y las fronteras no tienen lugar. Vemos con buen ojo la iniciativa de la PNL, pero queremos ser realistas. No confiamos en los mecanismos del sistema para cambiarlo, y es muy probable que la PNL acabe en nada.

La Proposición No de Ley necesita ser aceptada por la mesa del Congreso, para más tarde ser debatida y votada por el Congreso. Para las dos condiciones se necesitaría el apoyo del PSOE, algo que vemos inverosímil por dos motivos. El primero, que para la regularización de los sin papeles basta con la voluntad del Gobierno para llevarlo a cabo, no es necesario ni siquiera votarlo en el Congreso. La segunda, porque ni en el momento más duro en lo que llevamos de pandemia el Gobierno no ha tramitado la regularización temporal para los trabajadores del campo y sanitarios como sí ha hecho Italia. Una medida de política instrumentalizadora y repudiable, pero nótese que PSOE-UP no han querido de ceder ni una migaja incluso cuando les convenía, con tal de defender el derecho a la explotación inhumana de la patronal.
Pero en caso de aprobarse finalmente, el Gobierno tiene la opción de no hacer caso a las exigencias de la PNL, ya que no tiene ninguna vinculación jurídica. Lo general tras años de democracia es que un gobierno decida hacer caso omiso de una PNL aprobada.

El parlamento es uno de los frentes desde donde combatir el racismo institucional y luchar por la regularización de las personas sin papeles, pero no basta. Podemos utilizar esta vía como megáfono de la lucha migrante, pero la vía para cambiar la realidad está fuera del parlamento, en las calles. El mejor ejemplo de ello es lo sucedido en 2001 y 2003, cuando se consiguió la regularización de las personas sin papeles en todo el territorio del Estado español tras ocupar durante meses diferentes lugares, como la Catedral de Barcelona.
Creer únicamente en medidas parlamentarias como ésta sería entregar la lucha, crear falsas esperanzas y traicionar a los y las que se han dejado la piel para llegar hasta aquí, y que han dado fruto a movilizaciones como la del pasado 20-J y 21-J. Es por eso que ahora toca redoblar los esfuerzos y buscar, en las calles, cómo doblegar las políticas racistas que este gobierno “progresista” parece defender.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre