Por Socialismo o Barbarie Barcelona

El domingo se dio la cancelación de un partido de futbol masculino entre el Rayo Vallecano y el Albacete de La Liga española. El partido se jugó en Vallecas, barrio con tradición de lucha antifascista. Durante el primer tiempo la afición del Vallecano gritó contra un jugador del equipo visitante, por ser un reconocido nazi.

En el segundo tiempo nadie salió a jugar y se anuló el partido. Los clubes y la organización condenaron lo ocurrido. Tacharon los gritos de racistas y xenófobos, defendiendo y blanqueando al fascismo.

Se trata de Roman Zozulya, un jugador de origen ucraniano vinculado a grupos de extrema derecha en su país. Se le liga a la banda Dnipro, los “White Boys” de abierta militancia nacionalista y xenófoba. En 2009 subastó algunas de sus medallas para financiar a grupos paramilitares como el batallón Azov.

Así se actúa contra el fascismo y la ultraderecha, combatiéndoles y no dejándoles espacio. Como la afición del Rayo o como Nadia Otmani, activista marroquí que el 25 de noviembre increpó al portavoz municipal de Vox en Madrid, Javier Ortega Smith, por minimizar la violencia patriarcal.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre