Mayo es muy importante para Palestina, se inicia el mes de la Nakba (Catástrofe), que marca la expulsión forzada de sus habitantes, como consecuencia de la creación del estado de Israel.

Tras la creación del estado de Ocupación, fueron expulsados de sus hogares 800 mil palestinos y fueron destruídas y borrados del mapa más de 400 ciudades, pueblos y pequeños poblados por grupos terroristas sionistas, que comenzaron un proceso de colonización en la Palestina histórica que perdura hasta el día de hoy.

Los palestinos, de diferentes puntos de la Diáspora, desde los campamentos de refugiados en El Líbano hasta Chile, nos unimos para exigir nuestro derecho a retornar a nuestro lugar de origen, sea en Jerusalén, Belén, Beit Jala, Beit Sahur o Nazaret.

¿Qué significa para los palestinos “quedarse en casa”?

“Quédese en casa” es la frase global para frenar la propagación del coronavirus, pero tiene un significado muy diferente para la gente de la Palestina Ocupada.

Por ejemplo, ¿cómo pueden funcionar el autoaislamiento y el distanciamiento social en los campamentos de refugiados palestinos que están abarrotados de personas que se ven privadas de su derecho a regresar a sus hogares? Parece una broma no tan graciosa en lo que respecta a los cientos de miles de personas hacinadas en los campamentos.

El distanciamiento social es un lujo que nadie tiene. Los refugiados palestinos viven en refugios “temporales” que fueron establecidos listos para ser desmontados cuando llegara el momento de volver a sus hogares y a su tierra, que para la mayoría están a poca distancia en coche.

Sin embargo, décadas después, y los campamentos tienen un sentido de permanencia a medida que el número de refugiados sigue creciendo.

Aunque el consejo médico es mantener a los ancianos alejados de los demás, ya que son los más vulnerables al Covid-19, no es práctico cuando varias generaciones viven bajo un mismo techo, como en los campamentos de refugiados palestinos y otros. Son instrucciones diseñadas para “un mundo que no es el nuestro”, tal como dice el título de una colección de historias del escritor palestino Ghassan Kanafani.

Esto no sólo se aplica a los campamentos de refugiados, sino también a los palestinos de la diáspora más amplia, para quienes la orden de volver a casa y quedarse allí es dolorosa porque se ha ignorado su legítimo derecho a regresar. El hogar palestino es el que está “allí”, no “aquí”, aunque no quede nada de él como resultado de la ocupación de Israel.

El verdadero hogar de cualquier palestino en el exilio permanece vivo en la memoria colectiva de la época anterior a la Nakba, la Naksa y el estatuto de refugiado. La verdadera llave es la vieja llave oxidada que se transmite de generación en generación junto con el compromiso del derecho al retorno que simboliza.

El significado de la crisis del coronavirus no se le escapa a los palestinos en ninguna parte, ya que está imponiendo una nueva experiencia a las personas de todo el mundo que están “encerradas”, habiendo tenido siempre la libertad de moverse y viajar. Ahora, los países han cerrado sus fronteras y han detenido la mayoría de los vuelos y trenes.

Sin embargo, esta es la norma para los palestinos de la Franja de Gaza, donde más de 2 millones de personas han vivido en aislamiento desde 2006, convirtiendo esta pequeña zona de Palestina en una prisión al aire libre.

Sin embargo, el aislamiento se ha convertido ahora en una ventaja, ya que contribuye a proteger a los palestinos de Gaza del riesgo de infección transfronteriza, algo esencial dada la incapacidad de los sectores sanitarios asediados para hacer frente a nuevas crisis médicas.

En cuanto a los israelíes, la experiencia de un bloqueo impuesto por el Covid-19 ofrece una rara oportunidad para la contemplación por parte del ejército y los colonos. Tal vez los aliente a reconsiderar lo que significa vivir bajo el asedio y el cierre impuestos por el gobierno de ocupación a los palestinos en Gaza, y detrás del muro de apartheid que encierra a la Ribera Occidental. Y quizás cambie su actitud y comportamiento hacia los palestinos. El coronavirus no respeta fronteras, muros y alambradas de púas.

 

*Se presentan fragmentos del texto original

 

Federacion Palestina

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre