Elecciones clave en EE.UU: sin el triunfo que esperaban los republicanos, sigue la disputa por el Congreso

Los resultados hasta ahora de las elecciones de medio término más importantes de los últimos años en el país norteamericano.

0
19

Continúa el recuento de votos de las elecciones de medio término en los Estados Unidos. Tras dos años de gobierno demócrata, el presidente Biden se juega una parada importante en la que se esperaba fuera una elección referéndum de su gestión. Trump también quiso convertirla en la primera vuelta de su retorno a la Casa Blanca, pero hasta el momento habría fracasado.

Atravesando niveles récord de inflación, y con disputas geopolíticas muy complejas tanto por la guerra en Ucrania como el enfrentamiento con China, la gestión Biden enfrentaba un escenario a priori adverso. Pero la «ola roja» que muchos esperaban, con triunfos desopilantes de los republicanos (los partidarios de Trump en particular), no está sucediendo. 

Hasta el momento, los demócratas estarían perdiendo la mayoría en la Cámara de Representantes (la cámara baja) pero podrían mantener la mayoría en el Senado. 

En muchos Estados también se elige gobernador y se hacen referéndums por el derecho al aborto o la abolición definitiva de la servidumbre sin excepciones.

Resultados hasta el momento en el Senado.

Pierde Biden, pierde Trump

Las elecciones intermedias suelen oficiar de referéndum sobre la actual administración. Por eso, el panorama no es bueno para el gobierno demócrata, que encuentra a Biden en el ojo de un descontento que pasa principalmente por la situación económica.

La inflación y la consecuente caída del salario real es sin duda el factor que más ha golpeado la popularidad del gobierno. Los estadounidenses lo sienten cada vez que llenan el carrito del supermercado, y sobre todo cuando tienen que cargar combustible. Es en ese marco que los últimos sondeos de popularidad no han arrojado buenos números para el presidente.

A pesar de que el empleo se ha recuperado después de la catastrófica caída durante la pandemia, la situación del poder adquisitivo en la principal preocupación de las mayorías trabajadoras. Esto golpea especialmente en una parte del electorado que suele votar demócratas, como los inmigrantes.

Biden tampoco ha tenido una buena performance en el frente externo. De hecho, su pico de impopularidad llegó tras la desastrosa retirada de Afganistán. Para los estadounidenses, fue una larga y costosa ocupación, tanto en términos humanos como materiales. Las crecientes rispideces con China y el estallido de la guerra en Ucrania tampoco han mostrado a un EE.UU. fuerte en el escenario internacional.

Trump se ha involucrado especialmente en la campaña para estas elecciones de medio término, esperando que sean el comienzo de su retorno al poder. Pero sus expectativas se estarían desinflando. 

No solamente no hubo «ola roja» sino que algunos de los principales rivales de Trump en el Partido Republicano salieron fuertes. Tal vez el más importante sea Ron De Santis, que logró un segundo mandato para gobernar Florida y se proyecta como rival de Trump en la interna republicana. 

Además, algunos de los candidatos respaldados por Trump perdieron pese a que parecían tener una clara ventaja.

Contra la voluntad de muchos dirigentes, Trump logró copar al Partido Republicano en 2016. Pero más importante aún, logró agrupar a todo un sector de la sociedad detrás de su programa ultrareaccionario: anti-inmigración, anti-derechos de las mujeres y comunidad LGBT, racismo y nacionalismo. Una parte del establishment republicano podría estar comenzando a tomarse revancha contra alguien a quien no consideran propio. Dirigentes como De Santis pretenden hacer volver su partido a su «normalidad» imperialista de apariencia «democrática» y no de extrema derecha.

Lo que está en juego

Las elecciones definirán el escenario parlamentario para los últimos dos años del mandato de Biden. Los demócratas parecen estar perdiendo la mayoría en la cámara de representantes. En el Senado todo sigue abierto.

La Cámara de Representantes se renueva por completo en estas elecciones. En este momento, de sus 435 escaños, actualmente 172 quedaron en manos demócratas y 100 de los republicanos.

En el Senado, el escenario es más incierto. Ambas fuerzas tenían 50 senadores. De los 100 escaños, 48 las están obteniendo los demócratas y 47 los republicanos en total. El foco estaba en tres Estados: Pensilvania, Georgia y Nevada. En el primero, ganó contra todos los pronósticos el Partido Demócrata. En Nevada están ganando por poco margen los republicanos. En Georgia hay una minúscula ventaja demócrata. En 2020, las elecciones en estos Estados fueron tan igualadas que los resultados no se conocieron hasta varios días o incluso semanas después. Es probable que el escenario se repita.

Como si esto fuera poco, 36 de los 50 Estados además eligieron gobernador. En la mayoría hasta el momento los gobiernos salientes están logrando la reelección. Una resonante excepción es Massachusetts, donde se pasa de un gobierno republicano a uno encabezado por la demócrata Maura Healey, que será la primera gobernadora abiertamente lesbiana de la historia de Estados Unidos

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí