Por Johan Madriz

El gobierno de Carlos Alvarado a través de la Cancillería “reiteró hoy su solidaridad con el Gobierno de la República de Ecuador y su presidente Lenin Moreno”.

El comunicado se emite justo el día después de que el gobierno ecuatoriano decretó un toque de queda y la militarización de la capital Quito, ambas acciones enmarcadas por el estado de excepción instaurado la semana anterior con un plazo de 60 días.

Estas medidas autoritarias le dan vía libre a las fuerzas policiales y militares desplegadas por todo el país para reprimir las manifestaciones, restringir el libre tránsito, censurar y cerrar medios de comunicación. El resultado, como es previsible, de la utilización de esta fuerza desmedida son múltiples abusos que van desde herir, secuestrar y encarcelar hasta asesinar a manifestantes.

 

El Gobierno de Costa Rica 🇨🇷 reitera su #solidaridad con el Gobierno de la República de #Ecuador y su presidente Lenín…

Posted by Ministerio Relaciones Exteriores y Culto on Sunday, October 13, 2019

 

Las protestas iniciaron tras la adopción del gobierno de ese país de una serie de medidas dictadas por el FMI para reducir el gasto público y asegurar el pago de cada dólar de la abultada deuda pública. Este plan consiste en recortes al gasto corriente y una reforma tributaria que aumente la recaudación entre un 1.5% y un 2% del PIB, aumentando los impuestos indirectos y reduciendo los directos al capital. Asimismo, se elimina el Impuesto a la Salida de Divisas que controla la fuga de capitales y que actualmente recauda unos 1.200 millones de dólares anuales.

Por otro lado, se plantea una reforma laboral para despedir funcionarios públicos (durante el gobierno de Moreno ya se han despedido unos 23 mil funcionarios), reducir en 15 días las vacaciones, la obligación de entregar un día de salario al mes a las arcas públicas y una reducción de 20% al salario de los contratos temporales.

Como se observa todas estas medidas son similares a las contenidas en el Plan Fiscal y otras medidas que el gobierno Alvarado ha implementado en su gestión, de ahí el compadrazgo de ambos gobiernos: están llevando adelante los ajustes que los empresarios y los organismos financieros les prescriben.

Al mismo tiempo, el gobierno costarricense pretende hacerse con un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para lo cual se alió con el recontra reaccionario gobierno de Bolsonaro. Así, mientras dicen que se deben respetar y ampliar los derechos humanos no tienen el mínimo sonrojo en posicionarse al lado del gobierno de Moreno cuya represión de las protestas ya ha costado al menos cinco vidas, más de 550 heridos y casi mil detenidos.

 

Lenin Moreno decreta toque de queda y militarización de Quito

Es una postura completamente hipócrita la de Alvarado que se presenta como “progre”, un “campeón de la Tierra” y adalid de los derechos humanos. Mientras  tanto en el país se permite que los grandes agronegocios piñeros fumiguen escuelas con agrotóxicos, se mantiene en la impunidad el asesinato de Sergio Rojas, se reprime a pescadores y estudiantes, se acatan los salarios y las pensiones, se pretende cercenar el derecho a huelga casi prohibiéndolo por completo.

Así, la lucha del pueblo ecuatoriano debe servir como un ejemplo para enfrentar el ajuste de Alvarado, los empresarios y los sectores conservadores que vienen por todo para que sean los de abajo los que paguen las crisis que no provocaron.

Toda la solidaridad con el pueblo ecuatoriano en lucha. Fuera el FMI. Abajo el estado de excepción y la militarización. Ruptura inmediata de relaciones diplomáticas con el gobierno de Ecuador. Abajo los Moreno y los Alvarado.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre