El Congreso del NPA reafirma el carácter independiente y revolucionario de la organización

Francia. Una parte de la dirección saliente del Nuevo Partido Anticapitalista decide abandonar el congreso partidario y romper para afirmar su curso hacia el neorreformismo. Reproducimos el comunicado del congreso: "Urgencia y actualidad de la revolución : nosotros continuamos el NPA".

0
18

Traducción del francés: Lucía Bohumin

Declaración del Congreso del NPA – 11 de diciembre de 2022

Urgencia y actualidad de la revolución : nosotros continuamos el NPA

El Congreso del NPA reunió este fin de semana en Saint-Denis a 210 delegados, representando a los 2.013 miembros del partido. La plataforma A ha recibido 91 votos, es decir, un 6,21%, la plataforma B, 711, un 48,50%, y la plataforma C recibió 664, un 45,29% (una diferencia de 47 votos). El congreso se lleva adelante meses después de que el conjunto del NPA llevara adelante una campaña presidencial que ha contribuido al ingreso de 500 nuevos militantes, jóvenes, estudiantes y trabajadores que se han sumado a las filas del partido.

A pesar de este paso adelante, una parte de la dirección saliente del NPA ha elegido abandonar el congreso antes de toda votación, incluida la votación decisiva de la orientación, para llevar adelante sola una política hacia la NUPES y su principal fuerza, la La Francia Insumisa, que ya había comenzado en las elecciones regionales de 2021 en Nueva Aquitania y en Occitania, y que se confirmó en las elecciones legislativas de 2022. Una política de separación minoritaria, que no ha recibido más que 100 votos en una elección a puertas cerradas, mientras que el partido había enviado 210 delegados a este congreso. Aquellos divisionistas de la dirección saliente decidieron intentar estallar el partido despreciando el voto democrático de los y las militantes que en los plenarios habían votado mayoritariamente una moción explícita a favor de « continuar el NPA », o que habían votado mayoritariamente por plataformas que rechazaban la división, como nuestra plataforma C. Esta plataforma es ampliamente mayoritaria en el sector de la juventud del NPA, en numerosos sectores de trabajo (transportes, correo, de la industria automotriz) y federaciones departamentales importantes (París, Marseille, Lyon, Bordeaux, Rouen…).

Esta decisión es irresponsable, más cuando la situación nacional e internacional exige que los revolucionarios cierren filas y avancen las perspectivas de emancipación revolucionaria para los trabajadores y la juventud. Que se reagrupen antes de que se dividan. Pero el NPA continuará, a pesar de la retirada de sus principales voceros. Nosotros, delegados de la plataforma « Actualidad y urgencia de la revolución », que hemos recibido casi la mitad de los votos del partido, asumimos esta responsabilidad de cara al conjunto del NPA, de sus comités, de sus federaciones y sus frentes cualesquiera que sean sus votos en el congreso. Desde el lunes, reuniremos a todas las instancias del NPA.

Llamamos a todos los y las militantes de nuestro partido, siguiendo a la mayoría que se ha expresado en contra de la división, a continuar con la construcción del NPA con nosotros. Y más allá, con nosotros, por responsabilidad internacionalista, a luchar contra la fragmentación de la izquierda y del movimiento revolucionario a escala mundial. El NPA siempre fue reconocido como un polo de reagrupamiento para los revolucionarios, en vías a un partido revolucionario de los trabajadores y las trabajadoras.

Aquí en Francia, el mundo del trabajo se encuentra confrontado por una ofensiva de la patronal y del gobierno. Los asalariados, sobre todo los precarizados, desocupados y desocupadas, jubilados, discapacitados son duramente golpeados. Con una inflación que sobrepasa el 6% a ritmo anual, los salarios son roídos un poco más cada día, y las clases populares son obligadas a nuevos sacrificios : para muchos, este será un invierno con frío y hambre, sin electricidad ni calefacción. Para comienzos del año 2023 se esperan subas en las tarifas de transporte público, de los peajes y del correo. Y el gobierno lanza su ataque contra la suba de las pensiones para las personas mayores, entre otras maniobras, con la suba de la edad legal para jubilarse. Este otoño estuvo marcado por un gran número de movilizaciones y de huelgas por aumento de salario, fragmentadas y aisladas aunque fuertes. La jornada de movilización nacional y huelga general del 18 de octubre, en apoyo a los huelguistas de las refinerías pero también de bronca contra Macron y su gobierno que intentaron derrotarlos, mostró que una exploción de bronca era posible. Es urgente preparar las movilizaciones y unificarlas para torcer las relaciones de fuerza y derrotar los ataques patronales y del gobierno : por una suba de salarios y de pensiones de 400 euros netos mensuales para todo el mundo, ningún ingreso por debajo de los 2000 euros y una indexación sistemática de los salarios con los precios, por una jubilación plena con aportes de 37 años como máximo y partir de los 60 años. Se trata de hecho de imponer un reparto del trabajo entre todas –para trabajar todos y trabajar menos–, sin reducir los salarios : al contrario, con salarios que estén a la altura del costo de vida. A la exigencia de estas reivindicaciones vitales se suma la bronca frente a la degradación creciente de las condiciones de salud, educación, transporte, así como frente a los desastres ecológicos que empobrecen la vida cotidiana de las clases populares y la juventud. Estas exigencias de una vida distinta, que no esté al servicio de las ganancias, se consiguen con la lucha de clases, con una revuelta del conjunto de los trabajadores y no dentro de las instituciones.

No es en el parlamento ni en las mesas de diálogo donde los trabajadores podrán arrancar sus victorias. No habrá, como dice la Francia Insumisa, capitalismo con rostro humano, ni revolución ciudadana a través de las urnas. Nosotros reafirmamos la necesidad y la posibilidad de construir un partido revolucionario, para hacer retroceder a los patrones y arrancarles el poder, lo que no se logrará con las elecciones. En lo inmediato, el NPA priorizará la construcción de movilizaciones, con todos aquellos y aquellas que quieran confluir en su seno, llamando a todos los compañeros que nos rodean, organizaciones políticas, sindicales y asociaciones, así como a las personas no agrupadas. Nos movilizaremos encolumnados como NPA en la Marcha por la Solidaridad del 18 de diciembre próximo, a la que llamamos a participar masivamente.

Frente a la escalada de corrientes e ideas nauseabundas de la extrema derecha, nacionalistas y racistas, ampliamente retomadas por la derecha y el gobierno mismo, frente a la guerra y el caos al cual nos lleva la sociedad capitalista, tenemos una responsabilidad particular de cara a nuestra clase, una responsabilidad de ayudar a que tome confianza en sus propias fuerzas para luchar en en terreno que le es propio y salir de las ilusiones institucionalistas. Cuando van a la huelga, los trabajadores demuestran que mueven el mundo y con esa misma fuerza pueden pararlo. Tienen la fuerza para parar el mundo pero también para transformar toda la sociedad, si los proletarios en lucha tiran hacia adelante y se organizan para forjar las bases de su propio poder.

La situación internacional también nos llama a nuestras responsabilidades. Las huelgas y oleadas de huelgas estallan en distintos países, entre ellos Inglaterra. Más en general, asistimos a una ola inédita de protestas a gran escala. En 2019, menos de diez años luego de las rebeliones árabes de 2011, asistimos a un relanzamiento de movilizaciones de masas : en los cuatro rincones del mundo y hoy mismo en Irán y en China. Se trata de luchas masivas de las mujeres por el derecho al aborto legal y contra las violencias machistas, de las luchas por derechos para la comunidad LGBTI, de luchas de los jóvenes –y no tan jóvenes- por el clima y contra el racismo.

En el momento en que se configuran peligros reales de militarización y de endurecimiento autoritario de los regímenes contra las clases populares, pero donde también se dan las reacciones y la capacidad de respuesta de nuestra clase en todo el mundo, es tiempo de dar vida en los hechos a un polo revolucionario. Es tiempo de reagrupar fuerzas, minoritarias pero bien reales, que militan por la transformación revolucionaria del sistema. Un sistema capitalista que acumula pruebas de su fracaso para satisfacer las necesidades de la humanidad, sobre todo en un momento en que, entre los 8 mil millones de personas que habitan el mundo, una mayoría apenas está logrando sobrevivir.

Llamamos a todos los trabajadores y trabajadoras, a los jóvenes y no tan jóvenes, preocupados por este sistema de explotación capitalista y sus miserias, sus guerras y opresiones : ¡Súmense con nosotros a transformarlo todo y a poner en el centro de la escena la actualidad y la urgencia de la revolución!

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí