• El 37% de los estadounidenses con derecho a voto no lo han ejercido. Hay que compararlo con el 31,4% que votó por Biden y el 29,6% que votó por Trump. Así que, una vez más, el partido de los No Votantes obtuvo el resultado nacional más alto en las elecciones estadounidenses.

Michael Roberts

El candidato del partido demócrata, Joe Biden, ha vencido al actual presidente republicano Donald Trump en las elecciones de 2020. ¿Qué podemos aprender del resultado de las elecciones sobre los Estados Unidos de América, la mayor potencia imperialista del mundo, en la tercera década del siglo XXI?Primero, sobre la participación de los votantes. Con votos aun por contar, parece que unos 150 millones de estadounidenses en edad de votar lo habrían hecho. Dado que había 239 millones elegibles para votar, eso significa que hubo aproximadamente un 62% de participación (VEP).

Eso es mejor que en 2016 con un 59% y la mejor participación desde 1960, pero no es tan alta como afirmaban muchos pronósticos de los medios de comunicación el día de las elecciones. Significa que el 37% de los estadounidenses con derecho a voto no lo han ejercido. Hay que compararlo con el 31,4% que votó por Biden y el 29,6% que votó por Trump. Así que, una vez más, el partido de los No Votantes obtuvo el resultado nacional más alto en las elecciones estadounidenses.

Además, hubo otros 20 millones de estadounidenses en edad de votar que fueron excluidos del censo electoral por distintas razones negativas (haber cometido un delito mayor o que la administración estatal hubiese rechazado su inscripción). Así que la participación de la población en edad de votar fue solo del 58%, lo que implica que una parte considerable de las clases trabajadoras de Estados Unidos no votó y / o no se les permitió votar. De hecho, la “mayor democracia del mundo” tiene uno de los niveles más bajos de participación de sus votantes entre las denominadas “democracias liberales”.

Una gran parte de la población que no ejerce su derecho al voto son los jóvenes. Menos de la mitad, solo el 43.4%, de los estadounidenses elegibles menores de 30 años votaron en las elecciones presidenciales de 2016. Esto fue mucho menos que el 71,4% de los mayores de 60 años que votaron. Fue incluso menor en estas elecciones.

Trump está diciendo que las elecciones han sido amañadas y en cierto modo tiene razón. Siempre están manipuladas porque el candidato con la mayoría de votos, por no hablar con el voto más grande, rara vez gana. En estas elecciones, Trump obtuvo más de 71 millones de votos, el voto más alto de la historia para un republicano. Pero Biden obtuvo 75 millones de votos, el voto más alto de la historia para un presidente. Pero eso se debe a que en esta elección votó más gente que nunca.

En las últimas ocho elecciones presidenciales, dos elecciones las ganó un candidato que obtuvo menos votos que su principal oponente. Esto se debe a que el ganador es el que recibe la mayoría de los votos del “colegio electoral”. Y esos votos se registran en cada estado de los 50 de la Unión. Estamos hablando de los Estados Unidos de América, una unión federal de estados soberanos constituida en la revolución americana del siglo XVIII, y cada estado tiene sus propias leyes y procedimientos electorales. Por lo tanto, la suma de un gran número de votos en Nueva York y California, los estados más poblados, para el candidato demócrata no garantiza la victoria cuando el candidato republicano logra márgenes de victoria estrechos en muchos estados pequeños que suman una mayoría en el colegio electoral.

Así, en 2016, la demócrata Hillary Clinton obtuvo 3 millones de votos más que Trump, pero Trump obtuvo 306 votos del colegio electoral porque ganó por muy poco en una serie de estados pequeños y medianos en el Medio Oeste. Esta vez, Biden ha obtenido una mayoría más importante de votos directos, probablemente alrededor de 4 millones, pero el resultado parece menos claro debido a los estrechos márgenes en los ‘estados indecisos’ clave. Pero esta vez Biden le arrebató esos estados a Trump y el 6 de enero, cuando se reúna el colegio electoral, obtendrá 306 votos electorales para ganar, lo mismo que Trump obtuvo en 2016.

Otra razón por la que el resultado de las elecciones fue apretado es que en los estados controlados por los republicanos ha habido una manipulación significativa de los distritos electorales, el bloqueo deliberado del registro de votantes y, en estas elecciones, un intento desesperado de frustrar las masivas votaciones por correo durante la pandemia de COVID. La “democracia” estadounidense es una broma. Según The Economist, está en la parte inferior de la lista de las llamadas “democracia liberal”, ¡y solo Albania obtiene una puntuación más baja!

La razón por la que la participación fue mayor en esta ocasión es en parte la intensa polarización en Estados Unidos debida a la pandemia de COVID y la crisis económica; que ha sido alimentada por las diatribas demagógicas de Trump. Pero también los confinamientos por la pandemia de COVID han provocado un aumento masivo del voto por correo, un proceso más fácil para los votantes que acudir a los centros de votación. También hubo importantes campañas de base en las grandes ciudades para que la gente se registrase y votase.

¿Podemos aprender algo de la composición demográfica y económica de quienes votaron? La encuesta de votantes de Votecast nos da algunas pistas.  Según la encuesta, los votantes masculinos (47%) se dividieron 46-52 en relación a Trump, pero las votantes mujeres (53%) lo hicieron 55-45 en el caso de Biden. Fueron las mujeres votantes las que dieron la victoria a Biden.

El voto de los jóvenes, como de costumbre, fue bajo, solo el 13% del voto total, pero los menores de 29 años votaron 61-36 por Biden. Y los de 30 a 44 años (23% de los votos) también respaldaron a Biden 54-43. Aquellos de 45 a 64 años (un enorme 36% de los votos) optaron por poco a Trump 51-48. Y los mayores de 65 años (otra parte considerable, el 27%) votaron nuevamente por Trump por un estrecho margen 51-48. Así que el 63% de los que votaron tenían más de 44 años y respaldaban a Trump (por poco); mientras que los menores de 45 años (solo el 37% de los votos) respaldaron fuertemente a Biden. Eso fue suficiente para superar las pequeñas mayorías de Trump en los grupos de mayor edad.

¿Qué ocurrió con los grupos étnicos? Según la encuesta el 74% de los votantes eran blancos y respaldaban a Trump 55-43. Pero todos los demás grupos étnicos apoyaron abrumadoramente a Biden. Los afroamericanos constituían solo el 11% de los votantes, pero respaldaron a Biden 90-8. Los votantes hispanos fueron solo el 10% del total, pero respaldaron a Biden 63-35. Los votantes asiáticos fueron solo el 2% de los votos, pero respaldaron a Biden 70-28. Este 25% de los votantes no blancos (y creciendo en tamaño en cada elección) respaldó tan abrumadoramente a Biden que fue suficiente para superar a la mayoría más pequeña de Trump entre los votantes blancos.

Se ha hablado mucho del supuesto aumento de votos a favor de Trump por parte de los afro-americanos e hispano-americanos en esta ocasión en comparación con 2016. Pero la evidencia es dudosa e incluso si es cierta, el cambio es mínimo. Según la encuesta a pie de urna de Edison, hubo una caída en el apoyo de los hombres blancos a Trump en comparación con 2016 del 62% al 57% y un pequeño aumento de las mujeres blancas del 52% al 54%. El supuesto aumento en el apoyo a Trump de los hombres negros fue del 13% al 17% y de las mujeres negras fue del 4% al 8%. Pero considerando que los votantes blancos representaron el 75% de los votos y los votantes negros solo el 11%, el supuesto cambio a favor de Trump de los votantes negros es menos de la mitad de la pérdida de Trump de los votantes blancos. Más votantes hispanos apoyaron a Trump esta vez, se afirma, pero alrededor de dos tercios no lo hicieron.

¿Qué ocurre en relación con la clase y los ingresos? Por nivel de educación, los que abandonaron la escuela secundaria (27% de los votantes) respaldaron a Trump 52-46; y aquellos con pocas cualificaciones (34% de los votantes) nuevamente respaldaron a Trump, pero por poco 50-48. Los graduados universitarios (un considerable 24% de los votantes) respaldaron fuertemente a Biden 56-42 y los votantes con posgrados (alrededor del 14%) fueron aún más pro-Biden 58-40. Cuanto más educados, más pro-Biden.

Pero eso no significa que los estadounidenses de clase trabajadora respaldaran a Trump más que a Biden. Aquellos votantes que ganan $ 50,000 al año (el ingreso medio) o menos respaldaron a Biden significativamente 53-45, y fueron el 38% de los votantes. Aquellos en el grupo de ingresos medios de $ 50-99 mil al año (36% de los votantes) respaldaron por poco a Trump 50-48, mientras que aquellos que ganan más de $ 100 mil al año (25% de los votantes) en realidad respaldaron a Biden 51-47. Los estadounidenses peor pagados, el grupo más grande de votantes, votaron por Biden por un buen margen, mientras que los pequeños empresarios y los de ingresos medios respaldaron por poco a Trump. Los más acomodados respaldaron a Biden (pero sospecho que cuanto más alto en la escala de ingresos, más votos para Trump, ya que otras encuestas muestran que los millonarios respaldaron fuertemente a Trump).

Creo que podemos hacer una estimación de si la mayoría de la clase trabajadora blanca respaldó a Biden o no. Usando las estadísticas de Vote Cast (¡y asumiendo que sean precisas!), el voto de aquellos que ganan $ 99.000 al año o menos fue del 72% del voto total. De ese 72%, Biden obtuvo el 37%, mientras que Trump obtuvo el 35%. Si asumimos que todos los votantes negros e hispanos de Biden están en este grupo, entonces calculo que los trabajadores blancos constituyeron el 52% del voto total. De ese 52%, Biden obtuvo el 21% de ese voto, mientras que Trump obtuvo el 31%. La clase trabajadora blanca respaldó a Trump sobre Biden alrededor del 60-40. Sin embargo, dado que más mujeres votaron y más votaron por Biden, calculo que una pequeña mayoría de mujeres blancas de clase trabajadora votaron por Biden sobre Trump. Eso significa que los votantes hombres blancos de clase trabajadora apostaron por Trump en más de dos a uno. Aún así, la clase trabajadora en su conjunto dió una pequeña mayoría (2.5%) a favor de Biden.

Hay una minoría considerable de estadounidenses de clase trabajadora que respaldaron a Trump, principalmente en pueblos pequeños y áreas rurales. Pero la mayoría de los estadounidenses de clase trabajadora rechazaron el trumpismo. Las áreas urbanas (65% de los votos) respaldaron fuertemente a Biden, mientras que los pueblos pequeños y las áreas rurales respaldaron fuertemente a Trump.  Fue aquí donde la polarización en la votación fue mayor.

La religión también jugó un papel. Los creyentes cristianos protestantes y los evangélicos (45% de los votantes) votaron fuertemente por Trump, mientras que los católicos (22%) se dividieron 50-50 y los musulmanes, judíos y ateos declarados (25% de los votantes) apoyaron muy mayoritariamente a Biden.

¿Cuáles fueron los principales problemas en estas elecciones? Destacan dos: la pandemia del COVID-19 y el estado de la economía. La pandemia fue considerada el problema más importante por el 41% de los votantes y apoyaron fuertemente a Biden. El 28% de los votantes que respaldaron fuertemente a Trump consideraban la economía y el empleo como el tema más importante. Esta fue otra causa clara de polarización en Estados Unidos: confinamientos para salvar vidas; o salvar empleos sin confinamientos. Ese fue el dilema para muchos estadounidenses en 2020.

En resumen, los estadounidenses acudieron a estas elecciones en un número ligeramente mayor, pero la participación fue todavía muy baja en comparación con otras “democracias liberales”. Votaron más por el candidato demócrata que en 2016, pero las peculiaridades constitucionales del sistema electoral hicieron que el resultado fuera bastante cercano, aunque, más o menos, en línea con las previsiones de las encuestas. Biden ganó porque las minorías étnicas de Estados Unidos superaron a la mayoría blanca. Biden ganó porque los estadounidenses más jóvenes votaron por Biden en cantidad suficiente como para superar la mayoría de Trump entre los votantes mayores. Biden ganó porque los estadounidenses de la clase trabajadora votaron por él en cantidades suficientes como para superar los votos de los empresarios de las pequeñas ciudades y las áreas rurales.

Las elecciones estadounidenses fueron un desastre. Reflejan el lío en el que se encuentra actualmente el imperialismo estadounidense, con la pandemia de COVID desatada en Estados Unidos y la economía destrozada con millones de desempleados, salarios recortados y los servicios públicos paralizados.

Biden contó con el respaldo de la mayoría de las mujeres trabajadoras, las minorías étnicas, los jóvenes y los habitantes de las ciudades. Votaron para deshacerse de Trump: pero es posible que no esperen mucho de Biden y tienen toda la razón.

Algunos datos sobre la economía de Estados Unidos en un contexto mundial

Participación del PIB mundial

En 1980, era así:

Estados Unidos tenía más del doble que Japón en su participación del PIB mundial, y más que Japón, Alemania y Francia juntos. La participación de China era inferior al 2% y prácticamente la misma que la de India.

Ahora en 2019, antes de COVID, es así :

Estados Unidos todavía tiene la mayor participación en términos de dólares constantes. Aunque su participación ha disminuido, sigue siendo mayor que la del resto del G7. Pero la de China se ha disparado más del 16%, dejando a la India en el camino.

Tasa de crecimiento del PIB per cápita 1980-2020

La tasa de crecimiento del PIB real per capita de EEUU ha sino menos del 3% anual de media y se ha desacelerado constantemente, mientras que la de China ha sido alrededor de tres veces más.

Participación en la producción manufacturera mundial

A principios de la década de 1980, la industria manufacturera estadounidense suponía más del 25% de la producción mundial, Japón el 11% y Alemania el 7%. China ni aparecía. Para 2017, la participación de EEUU había caído aproximadamente al 18%, con Japón y Alemania por debajo del 10%. China se había disparado a más del 25%.

Participación en las exportaciones mundiales

La participación de Estados Unidos en las exportaciones mundiales en 1980 superó el 13%, con Alemania y Japón muy por detrás. China tenía solo el 1% de las exportaciones mundiales.

En 2019, China superó a EEUU con casi un 11% de participación, mientras que la participación de EEUU cayó al 10%.

Esperanza de vida 

La esperanza media de vida es una medida importante de la calidad de vida. En 1980, Estados Unidos ocupaba el puesto 21 en el mundo con una esperanza de vida al nacer de 73,6 años, detrás de la mayoría de los países europeos e incluso de Cuba.

Para 2019, EEUU había caído al puesto 43 en la clasificación con 78,5 años y China se situaba en los 76,7 años.

Desigualdad de ingresos y de riqueza

De las economías del G7, Estados Unidos tiene la distribución más desigual tanto de la riqueza como de los ingresos personales.

Gastos militares

Estados Unidos gasta tres veces más en gastos militares que China y más que el resto del mundo en su conjunto.

Emisiones de carbono por cabeza

Estados Unidos es el líder mundial en emisiones de carbono por persona, seguido por los exportadores de energía y minerales, Australia y Canadá. Las emisiones per cápita de China son menos de la mitad que las de EEUU.

Robots per cápita

Corea lidera en el mundo en densidad de robots, con más de tres veces el número por cada 10.000 empleados que Estados Unidos. Estados Unidos va por detrás de Alemania, Japón y Suecia. China se está poniendo al día rápidamente y superará a Estados Unidos el próximo año.

Tasa de homicidios 

Estados Unidos tiene la tasa de homicidios más alta entre las economías del G7, con casi cinco veces la tasa promedio del G7 y nueve veces la tasa de China.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre