Crisis de las high tech: Zuckerberg anuncia el despido de 11.000 trabajadores de Meta

Representa al 13% de su plantilla. El anuncio coincide con la crisis que están atravesando otras empresas de tecnología e internet, como Twitter, Netflix y Amazon, entre otras.

0
14

Este miércoles la empresa Meta (casa matriz de Facebook, WhatsApp e Instagram) oficializó 11.000 despidos en su planta laboral, lo que representa el 13% del total de su plantilla.

La medida, anunciada por el propio Mark Zuckerberg, se da en el marco de una creciente crisis en las empresas de tecnología e internet. Las ganancias de Meta se redujeron más de un 50% en el tercer trimestre de este año, redondeando su segunda caída trimestral consecutiva.

Tras conocerse estos números a finales de octubre, las acciones de la empresa que fundó Zuckerberg cayeron casi un 25% en Wall Street. Eso representa una caída de valor bursátil por unos 89.000 millones de dólares.

Es la primera vez que la empresa recurre a una oleada de despidos masivos, que alcanzarán a trabajadores de distintos países.

La medida se da en un contexto de crisis de las empresas high tech, que abrigaron durante un tiempo las esperanzas de los analistas y voceros del sistema capitalista de que relanzarían un nuevo ciclo económico mundial virtuoso, obnubilados por su meteórico crecimiento y sus inéditas ganancias. Desde principios de año, más de 50.000 trabajadores de empresas tecnológicas han sido despedidos.

Todos los estándares se rompieron durante la pandemia, cuando el auge de la comunicación digital y el comercio electrónico adquirió una masividad nunca antes vista. En medio de esos éxitos, Facebook cambió su nombre a Meta y anunció una inversión multimillonaria en el metaverso, una apuesta por conquistar el futuro de internet a través de la realidad virtual y aumentada. La inversión, sólo para 2022, fue de U$S 11.000 millones.

Pero tras la vuelta a la «normalidad» pospandémica, las ganancias extraordinarias de estas compañías están tendiendo a valores mucho más terrenales. De hecho, este año el comercio electrónico regresó a magnitudes anteriores a la pandemia del coronavirus.

Aunque Meta es una de las empresas que más está siendo afectada, está lejos de ser la única. De hecho, se trata de un fenómeno generalizado entre las tecnológicas y los bastiones de Sillicon Valley.

Sin ir más lejos, una de las noticias mundiales de esta semana fueron los casi 4000 despidos anunciados por el flamante nuevo dueño de Twitter, Elon Musk. Lo que significa que se deshará de prácticamente la mitad de sus empleados a nivel global.

Otras grandes empresas están siguiendo el mismo camino: Netflix también anunció un plan de despidos, de los cuales ya concretó 500 de ellos. Coinbase, uno de los principales exchanges de criptomonedas del mundo, estuvo cerca de caer en bancarrota, y también recurrió a los despidos masivos. Ahora las miradas desconfiadas también alcanzan a Binance, el otro gigante de las cripto a nivel mundial, cuyas sospechas de insolvencia han crecido tras el cierre del tercer trimestre.

Como análizabamos en junio de este año, estas empresas están siendo especialmente afectadas por la alta inflación y la correspondiente subida de tasas que se aplica en todo el mundo. Su ascenso meteórico se dio en el marco del «dinero barato» que imperó en el mundo desde 2008. Pero que ahora ya es historia.

En el caso de las redes sociales, cuyo modelo de negocios se basa fundamentalmente en la publicidad, sus ventas vienen achicándose notablemente, en la medida en que la desaceleración económica hace que muchas empresas tengan que recortar sus gastos, por ejemplo, en sus presupuestos para publicidad.

Lejos de las expectativas de ser la punta de lanza de una nueva era del capitalismo, estas empresas de alta tecnología no hacen más que recurrir a los más tradicionales métodos de la burguesía cuando los números no cierran: hacerle pagar su crisis a los trabajadores.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí