Colombia: triunfo de Petro y polarización política de cara al balotaje

En un país dominado históricamente por los partidos de derecha tradicionales, ahora Colombia se enfrenta a tener que decidir entre las variantes que plantea la polarización política mundial del siglo XXI.

0
21

Las elecciones presidenciales en Colombia arrojaron el resultado que se esperaba, un contundente triunfo del candidato Gustavo Petro. Sin embargo, la victoria del candidato de centro-izquierda fue matizada por la sorpresiva irrupción del candidato derechista de perfil outsider Rodolfo Hernández, que alcanzó la segunda vuelta.

Petro, que fue alcalde de Bogotá en dos oportunidades, se alzó a nivel nacional con el 40% de los votos. Pero ese porcentaje no le alcanzó para evitar que la contienda se resuelva en un escenario de balotaje. Allí deberá enfrentar el próximo 19 de junio a Hernández, un empresario que hizo una campaña con perfil antipolítica, y se declara simpatizante de Trump y Bolsonaro. Hernández no la tendrá fácil, ya que quedó a más de 12 puntos de diferencia de Petro.

Por su parte, el candidato del uribismo Federico Gutiérrez sorprendió quedándose afuera de la segunda vuelta, alcanzando un 24% de los votos, 4 puntos menos que Hernández. Es la consolidación de la debacle electoral del uribismo, que llegó a ser la corriente hegemónica en el país y hoy sólo mantiene a su más férreo «núcleo duro».

El triunfo de Petro fue contundente en los grandes centros urbanos del país, sobre todo en las ciudades que fueron el epicentro de las protestas y el Paro Nacional del año pasado. En el distrito de la capital, el candidato de Pacto Histórico alcanzó el 47% de los votos, mientras que en el Valle de Cauca (donde más radicalmente se expresó la rebelión popular que puso en jaque al gobierno de Iván Duque) arrasó con el 70%.

A pesar de la cómoda victoria de Petro, la sorpresiva llegada de un outsider como Hernández a la segunda vuelta fue un sacudón político para el país. Poseedor de una fortuna de más de 100 millones de dólares, Hernández basó su campaña hablando contra «los políticos» y centralmente contra la corrupción. Habiéndose declarado alguna vez admirador de Hitler, lo que lo obligó en su momento a pedir disculpas, más recientemente Hernández mostró sus simpatías por Donald Trump y Jair Bolsonaro. Con un discurso antipolítico, logró hacerse con una gran cantidad de votos del electorado de derecha decepcionado con el desgastado uribismo y los partidos tradicionales.

Eso no evitó que la otra gran sorpresa de la elección haya sido el apoyo inmediato de Federico Gutiérrez a Hernández para la segunda vuelta. En el mismo momento en que el candidato de Equipo por Colombia reconocía su derrota, manifestó su apoyo al derechista Hernández para el balotaje.

Esto puede llegar a ser un verdadero problema para Petro, ya que si Hernández logra reunir una cantidad significativa de votos de la base electoral uribista que votó a Gutierrez, la victoria de Petro podría verse amenazada. El mensaje de Gutiérrez a sus votantes fue del tipo «cualquier cosa menos Petro» o incluso llamando a votar contra «el comunismo». Algunos analistas creen que es mucho más probable que un votante de Gutiérrez vote al derechista Hernández antes que al centroizquierdista Petro.

Otros análisis indican que la campaña de Hernández ha sido hasta ahora demasiado estrecha como para conquistar a alguna porción mayor del electorado. Sus consignas se han limitado casi exclusivamente a hablar «contra la corrupción de los políticos» sin mucho más contenido que ese.

La segunda vuelta electoral se realizará el próximo 19 de junio. En un país dominado históricamente por los partidos de derecha tradicionales, ahora Colombia se enfrenta a tener que decidir entre las variantes que plantea la polarización política mundial del Siglo XXI.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí