• El movimiento sindical y popular debe concentrar esfuerzos en ganar fuerza en los próximos meses, articulando más sectores para en la perspectiva de aprovechar las oportunidades para retomar las calles.

Por John, Socialismo o Barbarie-Colombia

En este 2020 avanza, a nivel mundial y en Colombia,  lo que denominamos un reinicio de las luchas y rebeliones populares, o en términos más generales, un escalonamiento en la lucha de clases. La rebelión antirracista en los Estados Unidos es el ejemplo más claro de esto que decimos.

Es necesario incorporar este hecho en nuestros análisis y, al mismo tiempo, diligenciarlo en nuestra actividad cotidiana, para incidir en ella a favor de los trabajadores, mujeres, jóvenes, campesinos, negros, indígenas, diversidades sexuales y otros.

El Bloque por el Paro General Indefinido (BPGI) del cual somos integrantes, asi como la Coordinadora Nacional, Sindical, Social y Popular (CNSSP) que ustedes impulsan, hacen parte de un proceso organizativo amplio por las bases que arrancó en nuestro país, en gran medida a causa del 21-N del año pasado. Por tanto, este es un proceso muy rico en composición y por sus aspiraciones más allá de nosotros.

Por causa de la pandemia y la cuarentena, los trabajadores y las mayorías explotadas se vieron confinados o maniatados para hacer sus reclamos. Durante la emergencia sanitaria el gobierno y sus amigos; Bancos, Corporaciones y capital internacional,  avanzaron con sus medidas antiobreras y antipopulares vía decretos.

En cuanto a las luchas,  con altas y con bajas, no dejaron de desarrollarse y todas coinciden en señalar al gobierno capitalista de Iván Duque y su llamado paquetazo. En estos momentos de “cuarentena flexible” están en etapa embrionaria y disgregadas, lo cual no resta en nada su carácter progresivo, al mantener las calles como un espacio de denuncia y exigencias contra el gobierno y las patronales.

Desde nuestra perspectiva, consideramos que la CNSSP debe impulsar acciones de lucha planificadas desde sus inicios con un criterio participativo, amplio y democrático, para así fortalecer la necesaria confianza entre los diferentes sectores que salen a la lucha de manera diseminada en la geografía nacional e ir escalando en jornadas que repercutan a nivel nacional. El movimiento sindical y popular debe concentrar esfuerzos en ganar fuerza en los próximos meses, articulando más sectores para en la perspectiva de aprovechar las oportunidades para retomar las calles.

Desde Socialismo o Barbarie-Colombia consideramos que, además del grupo de consignas básicas que enuncia la CNSSP en su llamado al encuentro virtual del 11 y 12.

– ¡Pan, Trabajo, Salud, Educación, Techo y Servicios públicos para todos! – es necesario agregar otras que reflejen la potencial unidad de todo el campo sindical y popular del país.

Planteamos las siguientes consignas con el objetivo de establecer un vínculo entre reivindicaciones inmediatas y otras de más largo plazo, con el objetivo de: 1-dar una guía a la clase trabajadora y los sectores explotados y oprimidos. 2-mantener permanente y escalonada la lucha. 3-confrontar al gobierno y la burguesía en su incapacidad de dar una respuesta real a las necesidades de los trabajadores y la población en general.

-¡Por una verdadera cuarentena que garantice el alimento y cancelación de deudas a los más desfavorecidos durante la misma!

-¡Freno y reintegro inmediato a los despedidos, durante la pandemia, fin a las licencias laborales sin remuneración. Sector productivo o empresa que se declare en bancarrota, que la asuma vía expropiación el estado y la administren y controlen los propios trabajadores!

-¡Mínimo vital básico o renta básica permanente, para desempleados, sector informal, ancianos y mujeres en estado de indefeccion o abandono!

-¡Magisterio nacional a una sola planta, contratación directa con el estado de todo el personal a término indefinido (maestros, administrativos, mantenimiento.) Jornada laboral digna y salario nivelado con el sector más antiguo!

-¡No a la ampliación de la base tributaria. Que se les incremente a los bancos, corporaciones y ricos del país. Que la crisis la paguen los ricos!

-No al pago de la deuda pública nacional, no al pago de la deuda externa, ese dinero a disposición de garantizar la cuarentena y otros menesteres de los trabajadores y el pueblo!

-¡Derogatoria inmediata de la nefasta ley 100, no más EPS, ARP y AFP. Sistema de salud universal y publico a cargo del estado y administrado por los trabajadores de la salud!

-¡Todo el sistema pensional, al sistema público de prima media de Colpensiones. Proyectar la baja de edad de pensión y baja de semanas cotizadas!

-¡Derecho a la vida, la protesta, la diversidad sexual, diversidad cultural. Respeto a los indígenas, negritudes, mujeres, líderes sociales y sus espacios autóctonos!

-¡No más impunidad, castigo y cárcel a los autores de amenazas, violaciones, asesinatos contra las mujeres, indígenas, negros y líderes sociales, sindicales y políticos en el país!

-No a la venta de activos de la nación, defensa de Ecopetrol y reconversión estatal de las antiguas entidades y empresas públicas, que hoy están privatizadas o figuran en el marco de mixta u otras figuras jurídicas similares!

-¡Matricula cero inmediata, mientras se crea un sistema público de educación desde la infancia hasta el nivel universitario garantizado totalmente por el estado!

-¡Por el paro general indefinido que defienda los 13 puntos del pliego del 21-N. Y articule los enunciados anteriormente!

Teniendo en cuenta que el 14 de septiembre se conmemora un año más de la heroica jornadas del paro de 1977, tomar esta fecha tentativamente como una gran jornada nacional contra el gobierno de duque, por la defensa del pliego en mención y si las condiciones lo presentan desarrollar desde ese día el paro general indefinido.

 

Socialismo o Barbarie-Colombia.

Bogotá, Colombia 10 julio 2017

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre