China: inéditas inundaciones desplazan a 200.000 personas

0
12

 

  • Los monzones estacionales, agravados por la construcción indiscriminada de represas, han generado hasta el momento 25 muertos, 7 desaparecidos y la evacuación de 200.000 personas. Una represa agrietada pone en peligro una ciudad de 12 millones de habitantes.

Redacción

En la provincia centro – china de Henán se han desencadenado las peores inundaciones en la historia documentada de la región. Los monzones estacionales, agravados por la construcción indiscriminada de represas, han generado hasta el momento 25 muertos, 7 desaparecidos y la evacuación de 200.000 personas.

El inusitado volumen de las precipitaciones se ha articulado con la falta de drenaje como resultado de la modificación del curso de los ríos de la región en los últimos años. Las represas artificiales han cortado el flujo de agua hacia los lagos en que muchos de esos ríos desembocaban, llevando al desborde de los cauces y la inundación de varias ciudades.

La inundación hizo colapsar la logística y el transporte de gran parte de la provincia. El servicio de micros de la capital provincial, Zhengzhou, colapsó cuando el agua interfirió con el suministro eléctrico. Lo mismo sucedió con el subterráneo, en el que quedaron atrapados cientos de pasajeros con el agua hasta el cuello, 12 de los cuales murieron.

El transporte y la logística de toda la provincia (que tiene una población de casi 100 millones de habitantes) se vieron entorpecidas o directamente desbordadas. Un tren con 900 pasajeros estuvo varado 40 horas en las cercanías de la ciudad de Luoyang, fruto de la inundación. El hospital universitario, el más grande de Zhengzhou y que cuenta con 7000 camas, perdió su suministro eléctrico y tuvo que trasladar de urgencia a 600 pacientes en estado crítico.

Calles y autopistas se convirtieron en cauces de río, arrastrando todo a su paso: árboles, vehículos y varias construcciones. Pero lo más preocupante ocurrió en una de las represas, ubicadas cerca de Zhengzhou. El peso del agua abrió una grieta de 20 metros en el muro de concreto, obligando al gobierno a poner a toda la ciudad bajo alerta y movilizar a 7000 efectivos del Ejército, que intentarán desviar el cauce del río mediante explosiones de dinamita.

Las autoridades anunciaron que la represa podría ceder, literalmente, «en cualquier momento». Se trata del prólogo de una tragedia, teniendo en cuenta que la ciudad de Zhengzhou es una enorme metrópolis en la que viven más de 12 millones de habitantes.

Varias plantas fabriles, entre ellas la autopartista japonesa Nissan, tuvo que detener su producción. Otras, como SAIC Motor (principal automotriz china) y la gigante de la informática Foxconn tuvieron que modificar sus actividades por los efectos de la inundación en la logística. El imperialismo chino es famoso por sus titánicas obras de construcción (que llegan a modificar la geografía del país). Ahora, esas construcciones empiezan a mostrar sus efectos sobre la naturaleza, dejando un saldo de millones de dólares en destrozos y de decenas de vidas humanas, aunque podrían ser cientas o incluso miles.

Henán da la imagen de la destrucción capitalista de la naturaleza, de la irracionalidad de las ganancias, que viene destruyendo el medio ambiente desde hace décadas y está empezando a mostrar sus primeros resultados. Y la postal se repite en todo el planeta. Nada tiene que envidiarle el joven capitalismo chino a las potencias occidentales: imágenes similares se vieron los últimos días en Alemania e incluso en la costa oeste de los Estados Unidos. La única forma de terminar con estos desastres naturales y humanitarios (y de prevenir futuros) es terminar con la depredación de la naturaleza por parte del capitalismo.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí