China: el régimen reprime manifestación contra los bancos de Henan

Cuatro grandes bancos rurales de la provincia de Henan vienen reteniendo el dinero de unos 400 mil pequeños ahorristas. El gobierno reprime brutalmente manifestación de cientos exigiendo sus ahorros.

0
10

Provincias chinas podrían estar viviendo un inicio de nueva crisis de cadena de pagos como cuando fue la crisis de la gran inmobiliaria Evergrande el año pasado. Desde abril, los bancos rurales de la provincia de Henan retienen fondos de unos 400 mil pequeños ahorristas por unos 40 mil millones de yuanes (casi 6 mil millones de dólares).

Cuando la retención de los fondos comenzó, las movilizaciones de los afectados se dieron casi automáticamente. El epicentro fue desde el inicio la capital provincial, Zhengzhou. Los movilizados tienen por consignas centralmente la denuncia de la complicidad del gobierno provincial con los grandes bancos, su corrupción y complicidad con el robo a miles. El gobierno de Wang Kai respondió utilizando los protocolos sanitarios para impedir la movilización, imponiendo alerta roja por covid-19 para usarla de pretexto.

El pasado fin de semana, las protestas volvieron, esta vez a la sede del banco central, el Banco Popular de China. Allí, desplegaron banderas de denuncia y de reclamo por la devolución de su dinero. “¡Li Keqiang, ven a investigar a Henan!”, decía una pancarta exigiendo la intervención del primer ministro del gobierno central. «Contra la corrupción y la violencia del gobierno de Henan» decía una de las principales banderas, en inglés.

Algunas de las consignas se dirigieron también a Xi Xinping y el gobierno de Beijing. «El sueño chino de 400 mil ahorristas ha sido destrozado» se leía en otra de las banderas desplegadas. La consigna hace referencia al relato capitalista del «sueño chino», consigna del gobierno de Xi sobre el futuro de prosperidad inacabable copiando sin disimulo el palabrerío sobre el «sueño americano».

No es oficial el motivo del por qué se retienen sumas de dinero equivalentes al PBI de varios países pequeños. Hay una investigación sobre el fondo de inversión «Grupo Nueva Fortuna de Henan», accionista de los cuatro bancos sospechado de movimientos ilegales de fondos. Sin embargo, las autoridades del PC y el Estado de la «República Popular» usa su mano dura contra las víctimas de los bancos en vez de los más notorios representantes de la burguesía. 

La manifestación en una capital provincial es particularmente valiente. No hay manifestación opositora o de protesta en general que no sea violentamente suprimida. Y que nada menos que en Zhengzhou, la capital de la principal provincia no costera del país, origen histórico de la primera civilización China del «sur del río amarillo», cientos desafíen abiertamente la represión oficial no podía no tener un alto impacto nacional.

La situación económica de millones ya es muy dura debido a las restricciones del covid-19, particularmente duras en algunas de las ciudades que son los principales centros económicos del país. Es que la política del régimen de Beijing frente a la pandemia ha entrado en una crisis profunda. El país que se jactaba de haber mantenido bajo control al Coronavirus en sus peores momentos se ve ahora golpeado y humillado por estar en su peor momento sanitario cuando parece que el resto del mundo comienza a salir y recuperarse.

Como no podía ser de otra manera, el gobierno respondió con represión. Frente a la manifestación de cientos en las puertas del Banco Central en su sede central de Henan, cientos de policías uniformados y de civil comenzaron a rodear el lugar.

La llegada de la policía, uniformada y encubierta vestida de civil.

Las imágenes que se difundieron en redes sociales muestran que los vestidos de civil fueron enviados para la violencia explícita sobre los manifestantes. Si no engaña a nadie, sí logra hacer temer a muchos, porque pone en evidencia que el régimen burocrático capitalista dice explícitamente que tiene la voluntad de usar la represión ilegal de ser necesario.

Policías de civil usan la violencia contra los manifestantes.

Los bancos rurales chinos, según el propio Banco Central, se vienen caracterizando hace tiempo por su actividad especulativa riesgosa. De ellos es que provienen la mayoría de las estafas al público y el robo de sus pequeñas sumas de ahorros. Compiten directamente por clientela con la banca de las ciudades costeras, que opera sobre algunos de los principales movimientos económicos del mundo en el país que es la segunda economía mundial.

Estos bancos «pequeños» -que, de todas formas, son bancos; y son pequeños en relación a los inmensos- atraen inversiones subiendo las tasas de interés para atraer clientes y ofreciendo servicios online para obtener fondos de otras provincias. Esos fondos se usan para la especulación febril que los caracteriza, por lo que los problemas de liquidez ante el más mínimo problema de cadena de pagos son inevitables. El «socialismo con característica chinas» es tan parecido al más parasitario capitalismo que uno no puede preguntarse como alguien puede creerse las consignas oficiales, tanto sean seguidores como detractores.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí