China: continúan las protestas y el gobierno se ve obligado a aliviar restricciones

El gobierno chino alivió algunas restricciones para intentar apaciguar las protestas, pero las movilizaciones continúan. La juventud universitaria se pone a la cabeza.

0
13

Luego de las numerosas movilizaciones que se registraron en más de una decena de ciudades la semana pasada, las protestas en China continúan.

Una de las más numerosas se dio en el campus de la Universidad Tecnológica de Nanjing el lunes por la noche. Tras haberse detectado un caso positivo de Covid-19 en el lugar, cientos de estudiantes protestaron contra la decisión de las autoridades de la universidad de confinar el lugar durante cinco días.

En uno de los videos difundidos por la agencia AFP puede escucharse a algunos estudiantes advertirle a las autoridades que «si nos tocan esto se convertirá en la segunda Foxconn».

Se refiere a la crisis laboral en la megafábrica tecnológica taiwanesa que opera en China y que trabaja para empresas norteamericanas como Apple. Cansados de los bajos salarios, las condiciones de explotación y el hastío por las restricciones sanitarias severas, miles de trabajadores protestaron y algunos incluso huyeron de la fábrica el mes pasado. La empresa debió lanzar una campaña de 10.000 nuevas contrataciones para suplir la falta de operarios.

Fue el primer síntoma de una bronca que terminaría por estallar luego del fatídico incendio en una zona residencial de Urumqi, donde fallecieron 10 personas y se presume que los servicios de emergencia no pudieron acudir debidamente por las restricciones a la circulación que implica la política de «covid cero».

El gobierno retrocede

Frente a la inédita oleada de protestas que se desataron como no se veía en varias décadas, la primera respuesta del gobierno fue la represión.

En las primeras movilizaciones no sólo se desplegó un inmenso aparato represivo policial, sino que centenares de personas fueron arrestadas.

Pero al ver la magnitud de las protestas y el riesgo a que el proceso tome otras dimensiones, la gestión que encabeza Xi Jinping comenzó a tomar algunas medidas de «relajamiento» extremadamente limitadas y parciales, con el claro objetivo de desalentar las movilizaciones.

En Beijing se suspendieron las medidas que exigían permisos para acceder al transporte público, mientras que en otras ciudades, como Chengdu y Guangzhou ya no se exige un test PCR negativo para acceder a la mayoría de los lugares públicos.

Sin embargo, se trata todavía de medidas extremadamente parciales, que no constituyen un giro completo en la política de covid cero. De hecho, la flexibilización no rige para todo el país, sino que está en manos de cada autoridad local. En unas 53 ciudades del país -que reúnen a un tercio de la población- todavía subsisten las restricciones fuertes.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí