Chile: muerte y represión tras la militarización del Wallmapu

0
29

 

  • Tras la represión de la Marina chilena en la comuna de Cañete, crece la tensión en el territorio mapuche militarizado por Piñera. La escena pública se polariza cada vez más con el choque entre la represión estatal y la resistencia del pueblo mapuche y las organizaciones democráticas.

Agustín Sena

En últimas horas del miércoles, el Estado chileno informó que Jordan Liempi Machacán e Iván Porma habían sido asesinados en la comuna chilena de Cañete. Fue en el contexto de la represión militar efectuada sobre un corte de la comunidad mapuche. Los comuneros estaban protestando contra la militarización de la región. Sin embargo, en la mañana del jueves, organizaciones democráticas anunciaron que Iván Porma no habría fallecido, pero que se encuentra en estado grave y hospitalizado.

Resultaron heridas varias personas más, entre ellos una niña de 9 años. Desde hace tres semanas, la región se encuentra militarizada por orden de Piñera y en manos de personal de Carabineros, el Ejército y la Marina chilena.

Avanzada represiva (y mentiras estatales)

La militarización del Wallmapu por parte de Piñera responde al creciente reclamo mapuche de recuperar sus tierras, hoy en manos del Estado chileno y de empresas privadas. Se han movilizado más de 2000 efectivos de la Marina, el Ejército y de Carabineros, desplegando controles en las rutas de la zona con tanquetas y equipo anti – asalto de las FFAA chilenas.

Con respecto a lo acontecido ayer, miércoles, las versiones oficiales son contradictorias y confusas. Según la Armada chilena, la represión (con su saldo fatal) fue en respuesta a un ataque de comuneros mapuche con armas de fuego. Se habla, sin embargo, de dos ataques distintos, en dos zonas distintas de la ruta. En una versión, los comuneros mapuche atacaron a la policía en el contexto de la represión de una protesta contra la militarización. En otra versión, los disparos provinieron desde dentro de un predio, al que los efectivos militares ingresaron después.

La evidencia presentada por las fuerzas represivas fueron fotos poco claras de armamento en una zona indeterminada, y de una tanqueta de la Armada con la pintura saltada (supuestamente, por el impacto de balas). Además, los principales medios de comunicación han viralizado en los que se ve a supuestos mapuche encapuchados y portando armamento. Pero no han aclarado el origen de dichos vídeos, ni han dado ninguna garantía de su autenticidad.

Además se habla de un vehículo robado, que habría sido incautado a los dos comuneros mapuche que resultaron detenidos. Son dos jóvenes de 15 y 21 años, respectivamente. Uno de ellos sería pariente de Iván Porma, herido de gravedad en la represión.

Sin embargo, la fiscalía encargada de la causa contra los detenidos anunció que no avanzará en formalizar dicha causa por la falta de evidencia suficiente contra ellos. Ni el propio Estado chileno (el mismo que militarizó la región) ha considerado suficientes las pruebas proporcionadas por la Armada, ni se ha animado a iniciar acciones judiciales contra los supuestos «terroristas» mapuche.

Resistencia

La única versión que no se contradice a sí misma es la de los testigos. Los comuneros mapuche que se encontraban protestando en la ruta de Cañete contra la militarización describen una misma escena: personal de Carabineros y de la Marina avanzando con munición letal sobre los manifestantes. Una escena repetida durante los últimos años en la represión contra el pueblo mapuche.

Una sola cosa ha quedado clara: el único responsable de cualquier hecho de violencia ocurrido en la Araucanía es el gobierno de Piñera. Es Piñera, de la mano de las FF. AA. chilenas, quien ha avanzado en militarizar el territorio mapuche, con el único objetivo de cuidar la propiedad privada y los negocios de los empresarios que lucran con la tierra y los recursos naturales chilenos.

En respuesta a la represión en Cañete, se ha extendido por todo Chile el rechazo al accionar de Piñera y las fuerzas represivas. Hace pocas horas, 20 constituyentes de la Asamblea Constituyente chilena se movilizaron hacia al Palacio de la Moneda en Santiago. Entregaron un petitorio que exige el cese de la militarización.

La propia presidenta de la Asamblea Constituyente, Elisa Loncon, repudió la represión. “Queremos repudiar enérgicamente esa política racista, violenta del Estado y del Gobierno, que está afectando a nuestras comunidades”, señaló.

Mientras tanto, se viralizaron decenas de convocatorias a movilizar en contra de la represión. Santiago, Valparaíso, Temuko, Antofagasta, Quillota, San Antonio, Peñalolén, Curicó, Talca, Chillán, Concepción, Los Ángeles, Lonquimay, Valdivia, Osorno y Puerto Mont son algunas de las ciudades que albergarán movilizaciones en defensa del pueblo mapuche.

Piñera avanza en la militarización y la represión de la Araucanía, pero el rechazo de estas medidas parece extenderse con la misma velocidad por territorio chileno.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí