• Fueron encontrados con diez días y 50 millas de diferencia. La policía habla de “suicidios” pero las familias lo niegan y exigen una investigación por violencia racista.

Por Redacción 

Robert Fuller tenía 24 años y fue encontrado colgado de un árbol en Palmdale el pasado 10 de junio. Malcolm Harsch tenía 38 y fue encontrado en las mismas condiciones en San Bernardino. Ambos casos se dieron en el estado de California con apenas 50 millas (unos 80 kilómetros) de distancia. Las fuerzas policiales hablan de que no habría evidencias de otra cosa que suicidios pero ambas familias niegan que hubiera habido indivios de que ninguno de los dos fuera suicida.

El caso es demasiado sospechoso como para descartar tan fácilmente como quiere la policía que se trate de crímenes racistas. Ambos fueron encontrados muertos en las mismas condiciones, fuera de sus casas, con pocos días de diferencia y a poca distancia. Las excusas policiales parecen más bien una manera de evitar que las movilizaciones escalen con una radicalización similar a las vistas en Minneapolis, Atlanta e incluso Los Angeles.

Respecto a Fuller, la policía sostuvo en un comunicado que «»Lamentablemente, no es el primer incidente de este tipo desde que comenzó la pandemia de covid-19» y que «La ciudad sigue comprometida a abordar los problemas de salud mental durante estos tiempos difíciles. Estamos juntos en esto». Parece una explicación demasiado fácil y apresurada dado el contexto de creciente tensión en el que los grupos supremacistas se ven acorralados por la movilización.

En las puertas del departamento del sheriff de la ciudad de 150 mil habitantes, cientos se movilizaron para exigir una investigación del caso que incluya la posibilidad de un crimen racista. «Justicia» reclamaban las pancartas. Se movilizaron desde el parque en el que fue encontrado hasta la sede policial.

Diamond Alexander, en la manifestación misma, dijo que «Todo lo que nos han estado diciendo no ha sido correcto» y «Hemos estado escuchando una cosa. Luego escuchamos otra. Y solo queremos saber la verdad».

 

Respecto a Harsch, la familia emitió un comunicado que sostiene que «No parecía estar deprimido para nadie que realmente lo conociera»… «Todos los que conocieron a nuestro hermano se sorprendieron al escuchar que supuestamente se ahorcó y no creen que sea así, al igual que las personas que estaban allí cuando se descubrió su cuerpo».

«La explicación del suicidio no parece plausible» concluye la declaración pública de la familia, que sostiene también que había en la víctima rastros de sangre pero ningún indicio de lucha en el lugar en el que fue encontrado, lo que indicaría que pudo serr reducido en otro lugar, diferente a la zona en que fue encontrado muerto.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre