Brasil: Sólo en las calles se derrotará a Bolsonaro en las urnas

Sin duda, es necesario evitar que Bolsonaro gane en la segunda vuelta del 30 de octubre. Sin embargo, la derrota de este proceso golpista en las calles y en las urnas solo será posible a través de una intensa movilización directa organizada desde las bases.

0
16

¡Por un voto crítico a Lula para derrotar al golpismo neofascista!

Los resultados de la primera vuelta electoral causaron consternación y desánimo entre amplios sectores de los movimientos sociales y la izquierda, porque además de que Lula no ganó en la primera vuelta, como esperaban de manera incauta sus partidarios, las candidaturas reaccionarias de la ultraderecha obtuvieron importantes votaciones en el país. Antes de la segunda vuelta, es un hecho que Bolsonaro pasó a la ofensiva para la carrera por la presidencia.

Este es el resultado político directo de la estrategia de frente amplio que impulsó Lula con sectores de la burguesía, con la que colocaron al movimiento obrero y de masas en una situación de pasividad y desmovilización, generando expectativas no sólo de derrotar a Bolsonaro sin luchar en las calles, sino también de lograrlo en primera vuelta. Muy diferente ha sido la estrategia de los bolsonaristas. En otras palabras, siempre han aprovechado iniciativas extraparlamentarias. Además de usar la maquinaria estatal, salieron a las calles para torcer el rumbo de la elección, lo que quedó bastante claro el 7 de septiembre con cientos de miles de protofascistas en las calles de Brasilia, Río de Janeiro y São Paulo.

¿Qué hay que hacer para derrotar a Bolsonaro? Sin duda, es necesario evitar que gane en la segunda vuelta del 30 de octubre. Una victoria de Bolsonaro en la segunda vuelta proporcionaría condiciones más favorables a su proyecto neofascista de instaurar un régimen autoritario y acabar con las libertades democráticas elementales de la clase obrera y los oprimidos (el derecho a organizarse y luchar en primer lugar), pues desde el control del gobierno y con una mejor correlación de fuerzas que ahora tiene en el Senado y la Cámara de Representantes, promoverá avances reaccionarios inéditos desde el fin de la dictadura.

Sin embargo, la derrota de este proceso golpista en las calles y en las urnas solo será posible a través de una intensa movilización directa organizada desde las bases, para denunciar los graves peligros históricos que representa el neofascismo bolsonarista. Al mismo tiempo, es necesario luchar contra los ataques en curso, como los recortes presupuestarios en educación pública, salud y otros servicios públicos, así como las condiciones de vida y trabajo de los explotados y oprimidos a través de medidas anticapitalistas, y no capitulando ante los sectores más reaccionarios de la sociedad, como lo ha hecho Lula, su campaña y el PSOL.

Desde Socialismo o Barbarie (SoB) y la juventud del ¡Ya Basta! –que hemos impulsado la candidatura colectiva de la Bancada Anticapitalista– llamamos al voto crítico a Lula en la segunda vuelta. No tenemos confianza en un posible gobierno Lula-Alckmin, porque gobernará junto con la burguesía y continuará con las medidas de ajuste. Por supuesto, no será un gobierno progresista en relación con los derechos de las mujeres -o a cualquier reforma estructural- como quedó claro en su mensaje contra el aborto, una medida oportunista para acercarse a los sectores evangélicos reaccionarios. Tenderá, además, a hacer contrarreformas como lo hicieron los mandatos anteriores del PT.

Sin embargo, antes de la segunda vuelta la única opción electoral para impedir la victoria del neofascista Bolsonaro y su movimiento, que de ser elegido instalará un segundo mandato aún más autocrático que tienda a un régimen más antidemocrático, es el voto crítico a Lula combinado con la movilización directa en las calles. La lucha contra Bolsonaro no puede limitarse a las acciones electorales, como hemos visto en todo el país, porque la ultraderecha y su proyecto seguirán siendo una amenaza importante incluso después de las elecciones.

Todas las organizaciones del movimiento de masas, con Lula a la cabeza, deben impulsar Comités que articulen acciones callejeras diariamente, que llamen a votar a Lula, apoyen las luchas en curso y las demandas reales de los trabajadores y los oprimidos. Esta movilización debe hacerse en todos los rincones del país a través de Comités Unitarios de Lucha Antigolpista, en todos los lugares de estudio, trabajo y barrios populares, para organizar un calendario nacional de movilización con la más amplia unidad de acción y a través de un programa que satisfaga las necesidades concretas de los explotados y oprimidos. ¡Solo entonces derrotaremos al golpismo bolsonarista!

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí