• Políticas negacionistas de Bolsonaro ocasionan crisis sanitaria en Manaos, Amazonas.
  • Empresas aprovechan la crisis para subir el precio de los tanques de oxígeno. Mientras las familias piden ayuda en redes sociales.
  • Gobierno Brasileño entorpece el programa de vacunación contra el Covid-19.

Sthefanny Zúñiga

Recientemente comenzaron a circular en redes sociales solicitudes de ayuda desde Manaos, capital del estado amazónico de Brasil, donde se vive una crisis a causa de la desidia del gobierno de Bolsonaro y su negacionismo de la pandemia, pues el sistema hospitalario se encuentra colapsado y ni siquiera cuentan con oxígeno para atender a pacientes con problemas respiratorios.

Cabe resaltar que el gobernador de la Amazonía, Wilson Lima, de un partido afín a Bolsonaro, y junto a la hipótesis sobre la “inmunidad de rebaño” alcanzada en el municipio de Manaos tras la primera ola, ayudaron a que se tomarán muy pocas medidas para contener el virus, a lo cual se le suma la posible circulación de una cepa que facilita el contagio del virus.

Ahora, ¿quién paga las consecuencias del negacionismo y la desidia? Por ejemplo, desde el inicio de la pandemia en el estado amazónico “no se produjo ningún aumento de la capacidad efectiva de atención intensiva del Estado, toda concentrada en Manaos, sino una redistribución de camas.” (1) Y recientemente también tienen problemas por la falta de trasferencias de fondos del gobierno (2).

Con toda está situación es el pueblo trabajador de Manaos el que paga la crisis sanitaria. Las personas imploran por cilindros de oxígenoGente, les pido misericordia. Es una situación deplorable. No hay más oxígeno en toda la unidad de salud. Hay mucha gente muriendo. Quien tenga oxígeno disponible, por favor tráigalo(3).

Mientras Bolsonaro se lava las manos, diciendo que él ya hizo lo que “tenía que hacer”, recargando la culpa sobre el gobierno del Amazonas. Además, el ministro de salud brasileño, quién recientemente estuvo en el lugar, recomendó que en los pacientes se usará la Hidroxicloroquina, un medicamento que no es recomendado para el tratamiento del Covid-19 y que puede presentar efectos secundarios adversos.

Toda está situación es catalogada como genocidio por distintos sectores en Brasil y al gobierno de Bolsonaro se le empiezan a acumular las denuncias y demandas de los distintos sectores.

Ante esto, el PSOL interpuso una denuncia ante la OMS contra Bolsonaro por incentivar el uso de la Hidroxicloroquina. Desde otros sectores se convocaron a manifestaciones y a cacerolazos, entre las agrupaciones están Vem pra rua” (Ven a la calle) y MBL (Movimiento Brasil Libre) involucradas en las protestas contra Dilma Roussef en 2013.

Y es que, aunada a la crisis causada por las políticas bolsonaristas, la barbarie capitalista también se hace presente en Manaos, donde las empresas productoras de gas han incrementado drásticamente los precios de los tanques de oxígeno imposibilitando que muchas familias empobrecidas puedan acceder a estos.

Según una entrevista a Layla Batista, quién ocupa oxígeno para su tío, los precios de los cilindros varían estrepitosamente, incluso, en un mismo día Inicialmente le conseguimos un cilindro alquilado de R$ 2500 para él, cuando fuimos a cerrar con el tipo, simplemente dijo que eran 5.000 reales. Al final del día, estos 5.000 reales se pasaron a 7.000 reales. Y tenemos millones de números a los que llamamos, llamamos y la gente no responde, no hay nada más (4) (cuando el salario mínimo en Brasil ronda los 1.100 reales). Los precios se han incrementado aprovechando la crisis sanitaria y la urgencia de las personas por mantener vivos a sus familiares algunos de los proveedores de oxígeno se han disparado el precio ayer [15 de enero] y hoy, porque sabían que tendríamos que comprar para salvar vidas. Gente podrida y repugnante.” (4)

Las empresas que abastecen a los centros de salud también se han quedado cortas en su producción, por lo cuál le tuvieron que solicitar ayuda al gobierno de Venezuela, el cuál les envío un cargamento con tanques de oxígeno y ofreció enviar una brigada médica para ayudar con la atención. Mientras esperan la llegada de los insumos desde otras regiones de Brasil.

Como resultado del colapso en esta semana las muertes en Manaos son poco más de 1.000 personas, alrededor de 750 pacientes con Covid-19 tuvieron que ser trasladados a otros centros hospitalarios, incluido el traslado de 60 bebés prematuros afectados por la falta de oxígeno, también las notificaciones de defunciones se hacen visitando los hogares.

Por si fuera poco, la crisis en el Amazonas puede que no terminé pronto, ya que el gobierno de Bolsonaro está obstaculizando la compra de las vacunas contra el Covid-19 e insumos como jeringas.

En términos generales esto se suma al desastre creado por Bolsonaro Brasil acumula el 10% de los muertos por coronavirus del mundo, pese a ser hogar de menos del 3% de la población mundial, y el desempleo bate récords con un 14,6%. Son 14 millones de personas sin trabajo, una catástrofe social mitigada por unas ayudas económicas que han terminado para millones de brasileños.” (5) a lo cuál se le sumaría una campaña de vacunación fallida, al acceso de unos pocos. Por ejemplo, en el caso de las jeringas las cuales se iban a comprar para la vacuna El Gobierno federal hizo el día 30 una licitación para comprar 331 millones de jeringuillas para aplicar las vacunas, pero solo logró ocho millones porque el precio que ofreció está muy por debajo del de los fabricantes.” (5), o sea que sólo compraron material para vacunar a cuatro millones de personas de un total de 210 millones. El estado de Sao Pablo, sería el que más recursos de este tipo tendría, ya que cuentan con 50 millones de jeringas.

Toda está situación se agrava por el desfinanciamiento del sistema de salud brasileño, el Sistema Único de Salud (SUS), según la especialista en medicina y epidemiología Gulnar Azevedo e SilvaAl mismo tiempo que el Ministro Mandetta [exministro de salud S.Z] salía en la televisión para hablar [de la pandemia], también se configuraba como una de las personas que venían desmantelando políticas muy importantes, como la política de salud mental, la política de atención primaria.” (6)

La crisis sanitaria que se vive actualmente en Manaos, Brasil, es el resultado del negacionismo de Bolsonaro, su desprecio por la vida de las personas y el desfinanciamiento al sistema de salud que impulsa su administración, todo esto buscando como favorecer a los grandes empresarios quienes no tienen el menor repago en aprovecharse de la precaria y desesperada situación de muchas personas en el estado amazónico.

Así como también será su culpa el atraso en la vacunación brasileña, poniendo en peligro las vidas de las personas más empobrecidas y ocasionando una gran desigualdad en el acceso a la vacunación, principalmente para las regiones más empobrecidas.

Las muertes que ocurren por el colapso del sistema sanitario son responsabilidad de Jair Bolsonaro.


Notas:

1 El país. https://elpais.com/sociedad/2021-01-15/los-hospitales-de-manaos-se-quedan-sin-oxigeno-en-un-segundo-colapso-hospitalario-de-la-pandemia.html?outputType=amp&utm_source=Twitter&ssm=TW_CM&__twitter_impression=true

2 Portal Manaós. https://portalmanaos.com.br/2021/01/17/manaus-e-preciso-olhar-pela-cidade-grupo-doe-se-realiza-acao-solidaria-nesta-madrugada/

3 BBC. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-55676567.amp

4 Agencia Pública. https://apublica.org/2021/01/falta-de-oxigenio-em-manaus-e-desumano-pedir-6-mil-reais-num-cilindro/#_

5 El País. https://elpais.com/sociedad/2021-01-03/la-falta-de-jeringuillas-amenaza-la-vacunacion-contra-la-covid-en-brasil.html?outputType=amp

6 Correspondencia de prensa. https://correspondenciadeprensa.com/?p=16067

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre