• Durante la pandemia proliferó en todo el mundo como nunca antes el trabajo precarizado de aplicaciones de reparto. En Brasil, jóvenes trabajadores impulsan desde las listas municipales el reclamo por derechos laborales.

Redacción

El problema de la precarización laboral entre la juventud, expandida inmensamente durante la pandemia, se instala como parte de la campaña electoral brasilera hacia las elecciones de este domingo.

El PSOL en particular ha logrado instalarse como una alternativa para miles frente al gobierno del neo fascista Bolsonaro y la decadencia capitalista del PT. La candidatura de Boulos, referente de la lucha de los trabajadores sin techo por vivienda, está incluso peleando un segundo lugar en la principal ciudad del país, São Paulo.

En el marco de esa campaña electoral, ha cobrado notoriedad la campaña de Renato Assad -miembro de la corriente interna del PSOL Socialismo o Barbarie- y su denuncia de la precarización laboral en la juventud. En un artículo de hoy, la BBC en portugués lo reflejaba así: «En São Paulo, el repartidor Renato Assad, 28, también intenta convertirse en concejal. Estudiante de geografía en la USP, trabajaba como profesor en un colegio privado hasta que fue despedido a causa de la pandemia de Covid-19.

Para poder mantenerse, comenzó a hacer entregas para varias plataformas. ‘Los repartidores de aplicaciones no tienen ninguna seguridad o planeamiento financiero, porque las tasas de promociones varían dependiendo del día, la lluvia, la demanda. Nunca podés saber cuánto vas a ganar. Es una rutina extenuante, vivimos de calle en calle, sin tener baño para usar ni lugar para comer’, dice.

Para él, el sector necesita tomar conciencia de que no es ‘autónoma’, como dicen los empresarios del sector. ‘Todas las facetas del trabajo son dictadas por las aplicaciones. Las personas no tienen control sobre el trabajo, a pesar de que las aplicaciones dicen que sí’. afirma él, que pretende establecer por ley que se garanticen más derechos para el sector, como alimentación, licencia por maternidad y una tasa mínima de remuneración.»

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre