Brasil: el movimiento estudiantil dijo «¡Fuera Bolsonaro!»

En una jornada de paro nacional el 18 de octubre, el movimiento estudiantil enfrentó los recortes del gobierno brasilero a las Universidades Federales. Intervención de Renato Assad, militante del ¡Ya Basta! y Socialismo o Barbarie, en la asamblea de la Universidad de Sao Paulo.

0
10

El pasado 18 de octubre, una inmensa jornada nacional de lucha estudiantil enfrentó los recortes a las Universidades e Institutos Federales por parte del gobierno de Bolsonaro. No podía ser de otra forma, resonó en todo el país la consigna «¡Fuera Bolsonaro!». Los estudiantes de la Universidad de São Paulo realizaron una asamblea como parte del día de lucha. Intervención de Renato Assad, referente del ¡Ya Basta! y Socialismo o Barbarie. 

Buen día estudiantes. Mi nombre es Renato Assad, soy estudiante de geografía. Construyo la juventud Ya Basta y la Corriente Socialismo o Barbarie.

Lo siguiente. Lo que la gente ha percibido hoy en este día es que, primero, estamos en una situación de polarización y un clima de represión, y de choques más directos como la gente vio aquí. Cuando pasó un auto y quiso pasar por encima de los compañeros. Esto representa aquello a lo que nos estamos enfrentando en este momento.

Son personas protofascistas que llevan a todos lados su metodología de extrema derecha. Cada vez más se sienten impunes para agredir y para llevar a las calles su política fascista. ¡Como si eso no fuera criminal!

Por eso nosotros criticamos lo que pasó en la primera vuelta de estas elecciones, la política y el sentimiento de que estaba todo ganado.  El frente amplio, las alianzas con la derecha, que las combinaciones electorales pérfidas que el PT, el PSOL y la izquierda del orden llevaron a cabo no llevaron a la derrota de la derecha. ¡Y tampoco lograrán la derrota de la extrema derecha en la segunda vuelta!

El escenario sigue indefinido. Lo que la gente presenció aquí hoy es el hecho de que el bolsonarismo mostró de lo que es capaz. Para el día 30 Bolsonaro ha convocado a cercos, ha convocado a su militancia a rodear los centros electorales para constreñir a la juventud trabajadora y a aquellos que quieran votar a Lula y Haddad.

Otra cosa que es muy importante según entendemos es que la lucha es parte de la política en la realidad. No es otra cosa.

Entonces, para el día 30 Bolsonaro tiene convocada a sus bases. Hay dos peligros. El primero es que Bolsonaro logre torcer el cuadro electoral, que no está definido. Y el segundo peligro es que Bolsonaro, a partir de sus amenazas y de sus métodos de violencia, intente poner en práctica sus amenazas de no respetar los resultados.

 

Y ahora, qué contradicción, todas las fuerzas políticas que llaman al voto crítico al PT están aquí en lucha para defender su elección. Mientras tanto, las bases del PT y sus organizaciones ¿dónde están? ¿Dónde están esas organizaciones y su voluntad de luchar contra el fascismo? ¡Aquí no están!

Entonces, nosotros tenemos una tarea muy importante. Retomar las experiencias concretas. En el 2017 con el “Fuera Temer” logramos que se desplome su popularidad. Su aprobación era del 4%. Temer sólo no cayó porque las centrales sindicales retrocedieron con la huelga general convocada para julio de ese año.

Después en 2018, con la prisión a Lula, un aprisionamiento político, nosotros no logramos revertirlo porque Lula se entregó y no apostó a la movilización directa.

En 2019, en la lucha contra la reforma previsional, en el día en que compañeros fueron presos por estar en contra de la reforma previsional, las centrales sindicales no convocaron al paro ese día. Y las reforma previsional pasó.

Entonces se entiende que en 2021 Bolsonaro haya tenido su peor momento de aprobación cuando la juventud salió a la calle.  Y nosotros podríamos haber derrocado al gobierno si se hubiera masificado los actos del 2021. Y una vez más, Lula, el PT y las centrales sindicales apostaron a la negociación en las alturas.

Esta es una lección fundamental para la segunda vuelta. Entender que en las calles es que vamos a derrotar a Bolsonaro en las urnas. No al revés. Porque la consciencia de hecho se organiza en las calles. En este día de movilización debemos exigir que las centrales sindicales convoquen a sus bases y paralicen sus actividades para que la gente pueda garantizar el voto crítico a Lula y Haddad.

Hay que entender que solo la lucha puede organizar la consciencia colectiva y arrastrar a los más indecisos, detener cualquier amenaza golpista. Todos los que estamos aquí hoy vamos a hacer un acto en la Avenida Paulista. Las centrales sindicales deberían estar a la altura. La juventud puede tomar las calles y contagiar a nuestra clase trabajadora. Que se haga un calendario nacional unificado de lucha para el día 30, para defender las libertades democráticas. Solo así puede hacerse. Muchas gracias.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí