Brasil: Bolsonaro usa Bicentenario de la Independencia para impulsar actos golpistas y de campaña

El bolsonarismo impulsó actos en todo el país como parte de su campaña electoral y continuidad de las amenazas golpistas.

0
12

Las principales concentraciones del día son en Brasilia, en la Avenida Paulista y en Copacabana, Río.

«Las consignas son mayormente reaccionarias y conservadoras. Se pueden leer insignias como ‘Dios, patria, familia’ o ‘Que intervengan las fuerzas armadas’ en carteles y remeras. Las imágenes de campaña del neofascista predominan» dice nuestro corresponsal desde la Paulista, en Sao Paulo. «La composición mayoritaria es de clases medias venidas a menos y sectores populares de ideología reaccionaria. Casi no hay juventud pero los actos son muy grandes.

Tampoco falta la simbología militar. Se esperaba que las concentraciones fueran cívico-militares pero tomaron la decisión de sostener la retórica golpista sin poner en la calle como parte de la movilización a las fuerzas represivas. Sin embargo, la Policía Militar, con amplia base bolsonarista, tiene fuerte presencia en los operativos de seguridad.

En Brasilia fue la primera parada del acto, de contenido claramente reaccionario. Cerca de Bolsonaro, sus simpatizantes coreaban «Lula, bandido, seu lugar é no presídio», «Lula, ladrón, tu lugar es la cárcel».

La tensión nen Brasil se corta con tijeras a menos de un mes de las elecciones presidenciales. El 2 de octubre se realizará la primera ronda electoral. Según las últimas encuestas, Lula sigue sosteniendo una amplia ventaja del 10%: 44% de intenciones de votos contra el 34% de Bolsonaro. Este resultado no daría ningún ganador, y se iría a una segunda vuelta a fin de octubre.

“Ciertamente pasamos por momentos difíciles, la historia nos lo demuestra. 22, 35, 64, 16 y 18. Ahora en 22. La historia se puede repetir. El bien siempre venció al mal. Estamos aquí porque creemos en nuestro pueblo y nuestro pueblo cree en Dios” dijo Bolsonaro en el acto en Brasilia. El año 64 fue el del golpe de estado que impuso una dictadura de más de dos décadas en Brasil. El actual presidente fue parte activa del régimen militar como capitán.

En Brasilia, hizo gestos explícitos de enfrentamiento con el Tribunal Supremo Federal y con el Tribunal Electoral. En el acto en la Plaza de los tres poderes, en el centro de la capital, se presentó con un empresario investigado por el TSF. Luciano Hang fue allanado por la Policía Federal por orden de la justicia y no se despegó del costado de Bolsonaro en todo el transcurso del acto de la mañana.

«Todos saben lo que es el Tribunal Supremo Federal» dijo en un tono amenazante pero medido. «La voz del pueblo y la voz de Dios» llamó al acto de campaña.

Mientras tanto, el lulismo decidió regalarle la calle al Bolsonarismo. Quieren mostrarse de confianza hacia la clase capitalista brasilera y por eso dejan pasar cada una de las ofensivas de tono golpista de Bolsonaro. “200 años de independencia hoy. El 7 de septiembre debe ser un día de amor y unión para Brasil. Desafortunadamente, este no es el caso hoy» escribió Lula en Twitter.

Con la posición exactamente opuesta, las organizaciones de izquierda revolucionaria que no capitularon al lulismo, ni se unieron a su campaña con el ingreso del PSOL, tuvieron la actitud exactamente opuesta a la del PT. Con el planteo de que al golpismo solo se lo puede combatir en la calle es que convocaron al «Grito de los Excluidos» en la Praça da Sé. De ella son parte Socialismo o Barbarie Brasil y la Bancada Anticapitalista.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí