• Salió a la luz un informe secreto de Gendarmería Nacional donde se pone de manifiesto el trabajo de inteligencia que se desplegó en el conflicto minero de la provincia de Neuquén.

 

La noche del pasado jueves finalizó la lucha minera con una victoria de los mismos, al lograr arrancarle al gobierno la promesa de la continuidad laboral y el pago de un subsidio para cada uno de los trabajadores.

La Gendarmería fue la encargada, durante todo el conflicto, de amedrentar, reprimir e intentar aislar la lucha minera. Incluso llegaron a aplicar métodos que recuerdan a la última dictadura, como el ingreso ilegal a la casa de las familias de los obreros y obreras para amedrentarlos.

Sin embargo no fue este el único método violento, ahora sale a la luz que también se emplearon métodos de inteligencia.

No eran únicamente los y las mineros quienes sabían los pasos a seguir de su lucha, la gendarmería también los supo en tiempo real mediante agentes infiltrados en el conflicto, en las asambleas y en la organización gremial y política de los mineros.

La infiltración y el espionaje han sido utilizados por todos los gobiernos sin distinción de color o política con el fin de reprimir y desbaratar las luchas obreras, organizaciones y partidos de izquierda. Infiltrado agentes en los mismos, utilizando distintos métodos. El bolchevique Víctor Serge explica en su folleto “Lo que todo revolucionario debe saber de la represión” que la función principal de los agentes de inteligencia no es reprimir, sinó estudiar para reprimir mejor. Una vulneración cínica y vil de las libertades democráticas de organización obrera que muestra el verdadero carácter del estado capitalista, aún en régimenes de democracia burguesa.

Los hechos salidos a la luz son gravísimos y merecen el repudio de todas las organizaciones sociales y políticas que se consideren democráticas. En la crisis pandémica empiezan a surgir la lucha de los trabajadores para defender sus derechos, y los gobiernos buscan por todos los medios frenar esta situación poniendo a disposición los métodos represivos, incluso la inteligencia y espionaje que recuerda a los años más oscuros de la historia de nuestro país.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre