Por Redacción

Tras masivas movilizaciones y piquetes en toda la provincia, el gobernador Suárez suspendió la modificación de la ley 7722 que permitía la contaminación del agua con químicos como el cianuro, para la explotación minera.

Manuela Castañeira, referente nacional del Nuevo MAS, planteó: “Suárez anunció la “suspensión momentánea” de la reforma de la Ley 7722 en Mendoza. Esto no alcanza. Exigimos que se derogue la autorización del uso de cianuro y ácido sulfúrico. Creemos que la movilización popular debe seguir hasta lograr el restablecimiento pleno de la ley 7722.”

Los anuncios fueron hechos en una conferencia de prensa oficial el día de hoy. Allí, si bien el Suárez convocó al “dialogo”, fue para encarar “más informados” la modificación de la ley, no para anular los cambios ni ir para atrás con su ofensiva a favor de las corporaciones mineras. La suspensión implica justamente eso: maniobrar, ganar tiempo y buscar imponer los cambios a la 7722 habiendo previamente sacado a la gente de las calles.

Las “asambleas populares en defensa del agua” de las diferentes regiones de Mendoza y los miles de manifestantes que coparon las calles tienen su primer triunfo. Pero las modificaciones a la 7722 no fueron derogadas sino sólo suspendidas, lo que obliga a permanecer en las calles hasta la derogación definitiva.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre