• Fátima y Vicky fallecieron mientras eran detenidas por la policía. Sus amigos y familiares señalan que fueron travesticidios.

Virginia Bertoldi

La policía es la primera institución que históricamente oprimió al colectivo LGBTTI. De esto no hay ninguna novedad. Dos compañeras trans murieron en el transcurso de la semana en momentos donde la policía intervenía. El caso de Fátima Belén Barrios en Formosa fue el domingo 18 de Julio. El caso de Victoria Núñez en Paraná fue el miércoles. En ambos casos los familiares, amigos y activistas señalan a las fuerzas de seguridad como responsables.

Fátima, de 29 años, fue detenida junto a una compañera en el Barrio Guadalupe de la ciudad de Formosa. En la comisaría fue separada de su amiga y pasó la noche allí. Ambas estaban reunidas junto a un grupo de amigos. La policía llegó al lugar porque habían recibido una denuncia por «pelea familiar».

Sus amigos denuncian que ella estaba en perfecto estado de salud cuando se la llevaron y que cuando vieron el estado de su cuerpo en el velatorio tenía la cara achatada. Según la información que brindó el Sistema Integrado Provincial de Emergencias y Catástrofes (SIPEC), Fátima falleció allí. Al informe de deceso lo caratularon como «sobredosis».

Victoria, de 27 años, estaba en una crisis nerviosa tras una pelea con su pareja cuando fue esposada por seis efectivos policiales. Sus amigos denuncian que la detención fue tan brutal que le causó la muerte. «Vicky» falleció cuando llegó al Hospital San Martín de Paraná de un paro cardíaco.

En una publicación en redes, una amistad de Vicky dice «A mi amiga la mataron cuando estaba en un brote, 6 policías la esposaron y la tiraron al piso como si no valiese nada. La trataron como una mierda hasta matarla».

En ambos casos se pidió a la Justicia que interviniera en la investigación y señalan como responsables a la policía. Los efectivos que estaban trabajando en la comisaría de Formosa ya se encuentran bajo sumario.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre