• Anthony Huber de 27 años fue responsable de ponerle alto al ataque perpetrado por un hombre blanco en las manifestaciones de Black Lives Matter en Kenosha, Wisconsin.

“Todos estábamos cantando ‘Black Lives Matter’ en la gasolinera y luego oímos: ‘pum, pum’, y le dije a mi amigo: ‘Esos no son fuegos artificiales’”, relató Devin Scott, de 19 años, al Chicago Tribune. “Y entonces este tipo con un arma enorme pasa por delante de nosotros en medio de la calle y la gente grita: ‘¡Le disparó a alguien! ¡Le disparó a alguien!’. Y todo el mundo está tratando de encarar al tipo, persiguiéndole y luego empezó a disparar de nuevo”.

Anthony fue quien impidió que un fascista asesinara a más personas en una manifestación en contra de la violencia policial. Él reaccionó golpeando al agresor con su patineta dando tiempo para que otras personas huyeran. Este skaker fue asesinado por un disparo en el pecho por quién se identificó como Kyle Rittenhouse, de Illinois. Rittenhouse de 17 años viajó 24 km con un rifle de asalto hasta las manifestaciones de Kenosha a asesinar a quienes estaban presentes.

Según los relatos de testigos y las grabaciones de vídeo, la policía aparentemente dejó pasar al joven responsable de los disparos con un rifle al hombro con las manos en alto mientras la multitud gritaba que fuera arrestado porque había disparado a varias personas.

En cuanto a las razones por las que se permitió andar libre por la calle al atacante, el jefe de policía de Kenosha, David Beth describió una escena caótica y de gran tensión, con gritos, cánticos, tráfico de radio ininterrumpido y “gente corriendo por todas partes”, condiciones que pueden causar “visión de túnel” entre los agentes policiales.

El asesino fue arrestado sin ningún tipo de uso de fuerza después que Anthony y otro hombre no identificado fueran asesinados a tiros. También hubo otra persona herida que se encuentra estable.

Las manifestaciones realizadas en Kenosha eran por tercera noche consecutiva luego de que un hombre negro, Jacob Blake, fuera baleado por la policía por la espalda 7 veces en frente de sus hijxs pequeñxs.

Tras los asesinatos, el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, autorizó el envío de 500 miembros de la Guardia Nacional a Kenosha, duplicando el número de tropas para controlar las manifestaciones. La oficina del gobernador dijo que está trabajando con otros estados para traer más miembros de la Guardia Nacional y oficiales de la ley.

Anthony Huber fue homenajeado en un parque de skate donde se patinó hasta las 7 de la noche cuando inició el toque de queda.

Parece que hay más valor y temple para enfrentar con una patineta a un asesino que graduarse de la Academia de Policía.

Información tomada de: Chicago Tribune, DiarioLibre, CNN, BBC, Times. Vía La Cadejos

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre