Por Mayerline Garrido Zamora

En la última década se registraron 421 femicidios en Chile, 45 en el 2019 y 9 este año. Nos están matando, abusando, acosando, humillando, es por esto que en esta fecha histórica hemos alzado la voz para decir basta al sistema patriarcal. Dentro del contexto nacional, en la búsqueda por la dignidad del pueblo, la lucha feminista es protagonista, se enmarca como de las más potentes en este despertar, momento en que, hastiados de los abusos y la desigualdad, decidimos alzar la voz para no volver a callar. Tenemos muchas luchas que defender, pero el pasado domingo gritamos con rabia, saltamos con euforia y abrazamos con amor a nuestras compañeras y amigas, conmemorando a las que ya no están, a las que no pudimos defender y exigiendo que la violencia y los abusos hacia nosotras, termine.

 

Chile: un 8M de la rebelión.

Posted by Izquierda Web CR on Monday, March 9, 2020

 

Desde el metro y los buses coreábamos los cánticos que más tarde llenarían las calles de Santiago, nos mirábamos con complicidad y tranquilidad, nos sentíamos seguras sabiéndonos unidas. Éramos muchas, llenamos Avenida La Alameda dejando en cada rincón nuestra energía feminista, nos apoderamos del espacio público, ese que nos pertenece y se nos ha arrebatado por medio del miedo y la inseguridad. Carabineros, una institución policial completamente desacreditada por las violaciones sistemáticas a los derechos humanos reportó 125.000 asistentes, sin embargo, esta cifra carece de sentido, pues según la organización feminista se contabilizó una asistencia cercana a los dos millones de personas.

La violencia por parte del gobierno y fuerzas policiales también se hizo presente, como es la tónica de todas las manifestaciones tras el estallido social (y desde antes). A pesar de la presencia de niñes, ancianes y personas en situación de discapacidad, se sufrieron ataques por medio de bombas lacrimógenas, el “guanaco” (carro lanza agua) y disparos de perdigones. Nada más se puede esperar si la violación a los derechos humanos ejercida durante el gobierno de Sebastián Piñera ha sido nefasta y condenable, y las cifras lo comprueban, según informes del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) se presentan hasta febrero del 2020: 3.765 personas heridas en el contexto de la crisis social, de las cuales 445 tienen heridas oculares, 2.122 han sido heridas por disparos y 271 han sufrido daño por lacrimógenas. Por otra parte, se han denunciado en comisarías 1.835 vulneraciones, de las cuales destacan 520 correspondientes a tortura y tratos crueles, y 192 a violencia sexual.

 

Chile: un 8M de la rebelión.

Posted by Izquierda Web CR on Monday, March 9, 2020

 

Por todos estos abusos, hacia el pueblo chileno y en especial, hacia las mujeres, tenemos la esperanza y el compromiso para que la lucha no pare, no fueron 30 pesos en el alza del pasaje lo que nos llevó al levantamiento social, fueron 30 años de una ilusión de democracia que segregó y avaló la desigualdad. No es pedir privilegios para la mujer en este sistema patriarcal, es exigir nuestros derechos y enterrar el sistema patriarcal, para que, al fin en un mundo justo, podamos caminar libres.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre