132 millones de personas más con hambre crónica por pandemia

0
23

 

  • La hambruna afecta al 10.4% de la población mundial y golpea especialmente a África, Centroamérica, Afganistán y Corea del Norte.

Johan Madriz

La FAO emitió a finales de setiembre un informe[1] alertando del aumento en la cantidad de personas que sufren hambruna en el mundo. Entre 83 y 132 millones de personas padecen “hambre crónica” motivada por los efectos de la pandemia.

Esa gigantesca cifra es solo la que se calcula esta motivada por la pandemia, ya que la hambruna afecta al 10.4% de la población mundial. El Programa Mundial de Alimentos señaló en agosto que “se prevé que los conflictos, las repercusiones económicas de la COVID-19 y la crisis climática provoquen niveles mas altos de inseguridad alimentaria grave en los próximos cuatro meses en 23 regiones críticas”[2].

Las principales zonas afectadas con África, Centroamérica, Afganistán y Corea del Norte. Destacan los casos de Etiopia que tiene la mayor cantidad de personas con hambre, más que cualquier otro país, y Madagascar que adolece la primera hambruna provocada por el cambio climático, debido a una sequía.

El reporte de la FAO también alerta que un 14% de los alimentos se pierde a lo largo de la cadena de suministro antes de llegar al consumidor, lo que representa 400 mil millones de dólares anuales. Por otra parte, se calcula el estrés hídrico global en un 18,4%, con picos en el oeste y norte de África y el sur de Asia, lugares donde llega al 70%. En cuanto al área forestal esta disminuyó de 31,9% en 2000 a 31,2% en 2020, perdiendo 100 millones de hectáreas de bosques.

Las restricciones producto de la pandemia les han concedido una alta volatilidad a los precios de los alimentos motivadas por las limitaciones impuestas por cada país, lo cual a su vez pone en desventaja a los pequeños productores y aun más afectadas son las mujeres productoras de alimentos.

En un mundo donde la ciencia y la técnica han avanzado lo suficiente como para asegurar alimentos para toda la humanidad, la única explicación para las hambrunas es el sistema económico y social. El capitalismo solo ve las ganancias y no las necesidades, donde los empresarios ven negocios los anticapitalistas ven derechos a conquistar.

Es momento de pasar del bla, bla, bla, que atinadamente denuncia Greta Thunberg, a tomar acciones y lo primero es cuestionar y luchar contra el capitalismo y su lógica productiva que no repara en destruir los bosques, apropiarse y contaminar del agua, lanzar gases de efecto invernadero, extender sin fin los monocultivos o extinguir especies.

Los efectos del calentamiento global cada vez son más evidentes y afectan sobre todo a los sectores más desfavorecidos. Las soluciones no saldrán de las cumbres de los gobiernos que aseguran la expoliación de la naturaleza y la explotación de los seres humanos. Hay que tomar el cielo por asalto y cambiar el mundo de forma anticapitalista para que sean las grandes mayorías las que tomen el timón del planeta de forma democrática y según los intereses de la clase trabajadoras, las mujeres, la juventud y la naturaleza.


[1] “Tracking progress on food and agricultura-related SDG indicators 2021”. En www.fao.org

[2] “Sin trabajo y sin comida: la pandemia agrava la hambruna mundial”. En www.nytimes.com

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí