Por Las Rojas

La “cuarentena preventiva” expone a las mujeres víctimas de violencia a un encierro con su agresor. El “quédate en casa” implica para las mujeres su permanencia (y la de su agresor) en la casa, el lugar más peligroso para mujeres y niñas. Es sabido que más personas son agredidas dentro de su casa por un miembro de su familia que por un extraño en un sitio público. De estas personas, 78% son mujeres y 18% niñas, por eso decimos con fundamento que para las mujeres víctimas de violencia, la casa puede significar la muerte.

En los últimos diez años se produjeron 312 femicidios en el país, siendo que el 61% de los femicidas provenían del núcleo familiar tradicional. En lo que va de la “cuarentena preventiva” la violencia patriarcal cobró la vida de 5 mujeres por su condición de género, es decir, únicamente por ser mujeres. El último femicidio fue el de Luany, en el que se manifestó la brutalidad de la violencia contra las mujeres y el modo en que el Estado legitima esta violencia a través de la negligencia de las instituciones por eso insistimos que el Estado es responsable, en lugar de proteger a las mujeres, las culpabiliza por ser violadas o asesinadas. Luany fue encontrada por su familia, quien tuvo que desenterrarla porque la policía no la buscó, debido a que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no realizó la debida investigación. Por eso, nos unimos a la exigencia de la mamá de Luany por la inmediata destitución de Walter Espinoza, director del OIJ.

Desde Las Rojas y el Nuevo Partido Socialista (NPS) hace bastante tiempo venimos plantando la necesidad de declarar los femicidios como una emergencia nacional, pero el gobierno y Patricia Mora, jerarca del INAMU, no toman medidas al respecto, por el contrario, recortaron el presupuesto de la institución, lo que afecta directamente la atención de las mujeres víctimas de violencia, pero la lucha contra los femicidios también debe ser atendida como una emergencia nacional, que en momentos de “cuarentena preventiva” expone a las mujeres víctimas y agrava la violencia patriarcal.

Las Rojas y el NPS consideramos que solo la movilización de mujeres en las calles va a lograr torcerle la mano al gobierno ante su complicidad con la violencia patriarcal, a los agresores, femicidas y a la justicia burguesa patriarcal. Por lo tanto, seguiremos en las calles, construyendo este movimiento hasta que conquistemos nuestro derecho a una vida libre de violencia.

¡Basta de violencia patriarcal!

¡Declaratoria de emergencia nacional contra femicidios!

¡Cárcel para agresores y femicidas!

¡Justicia para Luany!

¡Destitución inmediata del director del OIJ!

¡Presupuesto para el INAMU!

¡NI UNA MENOS!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre