Comunicado de la Red de Mujeres Rurales

En Costa Rica las mujeres campesinas e indígenas estamos amenazadas ante el despojo de uno de los bienes más preciados: las semillas, por un proyecto de ley y un decreto presidencial que pretenden controlar, privatizar e impedir la libre circulación de la semilla campesina. Al mismo tiempo los niveles de contaminación debido a los agro-venenos aumentan cada día más, con escuelas intoxicadas, pueblos y personas enfermas por el uso indiscriminado de agro-tóxicos

Ante este panorama la Red de Mujeres Rurales de Costa Rica, la Asociación Tinamaste y el Proyecto Interuniversitario Mujeres del Campo, Derechos, CuerpoTerritorio invitan a la jornada Mujeres en lucha por semillas libres y comunidades sin fumigaciones.

Tendremos varias actividades.

Primero, el miércoles 30 de octubre realizaremos un intercambio de semillas de 9:00am a 11:00am en el bulevar de la Asamblea Legislativa. Para demandar que las semillas campesinas estén fuera del proyecto de ley de semillas y contra el decreto presidencial que pretende controlar las semillas y a las personas que las producen; y  también para manifestarnos en contra de las fumigaciones aéreas y los agrotóxicos en las comunidades campesinas e indígenas.

Luego, el jueves 31 de octubre desde las 8:30am hasta las 12:00md tendremos un foro en el Auditorio de Educación de la Universidad de Costa Rica, para conversar sobre estos mismos temas, la ley de semillas, el decreto, las fumigaciones y los agrotóxicos en nuestras comunidades.

En este foro contaremos con la participación de más de 40 integrantes de la Red de Mujeres Rurales de Costa Rica, de diferentes regiones del país; así como la participación de Perla Álvarez militante de la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas CONAMURI de Paraguay, quien nos compartirá la experiencia de resistencia en contra de los agrotóxicos en su país, así como la trayectoria de su organización.

¡Acompáñenos! Porque la vida y las semillas es un asunto que nos compete a todas y a todos. Conversemos sobre nuestras experiencias, entre mujeres del campo y poblaciones de otras comunidades. Apoyémonos entre todas y todos.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre