• Desde Las Rojas acompañamos estas exigencias y nos comprometemos a seguir luchando por Justicia para todas las víctimas de violencia patriarcal. Exigimos al gobierno de Carlos Alvarado que haga una Declaratoria de Emergencia Nacional por Femicidios, para que invierta presupuesto en combatir la violencia machista.

San José, 10 de septiembre 2020

Con la convicción de que todos y cada uno de los eventos trágicos que nos arrancaron a nuestras hijas, madres, hermanas, sobrinas, nietas y abuelas eran y son evitables, nuestro grupo siente la necesidad impostergable de ser escuchado, en estos momentos en que el clamor popular y las instituciones del Estado proponen cambios para atacar el problema de la violencia contra las Mujeres y Niñas.

  1. La solución al problema de los Femicidios y la violencia contra las mujeres y niñas debe ser proactiva. Cada vez que un caso de violación, abuso o muerte de una mujer llega a los Tribunales es porque todas las personas, como parte de la sociedad y del Estado, hemos fracasado. La solución del problema implica tomar medidas y acciones para que esto no llegue a suceder. Y estas medidas para erradicar la violencia nos competen a todas las personas ciudadanas, indistintamente de su sexo o edad. En esta lucha todos podemos ser proactivos todos los días.
  2. Es imposible dejar toda la responsabilidad -de salir y romper el círculo de violencia- en manos de la víctima. Reconocemos que nosotras como familias no contamos con la capacidad y las herramientas adecuadas para apoyarnos o apoyarnos. Sobre todo porque muchas veces las familias somos víctimas del agresor por medio de chantajes y amenazas El acompañamiento y apoyo antes de la tragedia evitable debe darse en el núcleo familiar cercano de la víctima y su familia.
  3. En el caso de la definición legal del asesinato de mujeres y niñas, instamos al Gobierno de Costa Rica y a sus tres poderes a cumplir los compromisos internacionales adquiridos en la Convención de Belém do Para Y conforme a la Ley Modelo Interamericana para prevenir Sancionar y Erradicar la Muerte Violenta de Mujeres y Niñas de la OEA, que estipula: “EI elemento que caracteriza el feminicidio, y que lo diferencia del homicidio de una mujer, es que la privación de la vida se comete por razones de género. El asesinato de una mujer por razones de género puede ocurrir tanto en el ámbito público como el privado”. Hacemos notar que esta deuda del Estado costarricense se viene arrastrando desde hace muchos años. Y cada día más y más víctimas se encuentran desprotegidas por la ley.
  4. Por el terror y la ignominia que median en un femicidio, instamos a que la sentencia guarde relación con la gravedad de los hechos y se tipifique como la máxima posible. Igualmente le recordamos a los jueces y tribunales que su función no se limita a la administración de las penas. Por el contrario, existe también la responsabilidad de educar y ejemplificar a la sociedad en que estos delitos contra las mujeres son inaceptables.
  5. Somos personas convencidas de que este es un problema de los individuos y los grupos Llamamos a los Gobiernos Locales a usar sus recursos para crear Equipos de Valoración y Acción Tácticos contra la violencia hacia las mujeres y niñas. Estos equipos deben ser interdisciplinarios a nivel de comunidades, contando con la participación de la policía local, los prestadores de servicios de salud, las instituciones educativas etc. Y su labor será la de monitorear y dar seguimiento permanente a los casos de violencia para poder actuar de forma inmediata. Igualmente abrir espacios para el diálogo constructivo de la gente joven, los grupos de riesgo y los hombres. Para poder desarrollar una cultura de tolerancia y justicia para
  6. Como el problema de la violencia es complejo e interseccional, debemos contar con un proceso de Evaluación del Riesgo sencillo y compartido por todas las instituciones que pueda utilizar las Tecnologías de la Información para crear “Semáforos de Riesgo” que permitan evaluar las decisiones de los entes involucrados de una forma holística y en tiempo real.

Estamos seguras de que nuestra experiencia y nuestra voz tienen un peso y un valor para aportar en la construcción de un país en donde podemos erradicar la violencia contra las mujeres y niñas En el que nosotras, como familias victimas de femicidio podemos honrar la memoria de nuestras hijas y madres, sabiendo que hemos contribuido por traer justicia y paz para todas las personas

Las Familias:

Marisol Estrada Mejías (victima), Yerlenia Estrada Mejías, Nayubel Martínez Mejías (hermanas). Dulcelina Mejías Muñoz (madre) y sus hijas Reichell Arguedas Estrada y Maritsel Guevara Estrada.

Rosmery Cordero y Miguel Ortiz, madre y padre. Amanda Rosmery Mendoza Serrano, hija. Francine Ortiz, Raymond Jirón, Omar Jirón, Saymond Jirón, hermana y hermanos. Magdalena López, madrastra. Ramón Jirón, padrastro de Karolay del Carmen Serrano Cordero.

Viviana Rivera Pérez, Jeudry Bonilla Hernández e hijos Maikel y Madison Jiménez Rivera, Solains Alvarado Pérez, hermanos José Alberto Rivera Pérez, Manfred y Emanuel Pérez Howard familia de Cassandra Francini Pérez Howard.

Alina Ulloa Hernández, Oscar Morera Herrera, Mariana Morera Ulloa y Mia familiares de Eva Morera Ulloa. Julián, su hijo.

Patricia Zamora Masis, madre. Randall Salazar Villegas, padre. José Ramírez Zamora, hermano. Carlos Madrigal Hernández, padrastro. Nuestra hija y hermana Luany Valeria Salazar Zamora.

Miriam Espinoza y Kevin Espinoza hijos y hermanos de las fallecidas Mayela Arce Rodríguez y Margarita Espinoza Arce.

Dowglas Fernández Aguilar, Ivannia Vallejo papa y mama de Andrea Fernández Vallejo. Luciana, su hija.

Verny Abarca, Yorleni Lopes padre y madre de Helen Abarca Lopes. Wendi Gabriela Abarca, Kevin Dareth Abarca hermanos de Helen.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre