Día Internacional de la Lucha contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia

Hoy se conmemora internacionalmente el Día Internacional de la Lucha contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia. Un 17 de mayo del año 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sacó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

0
24

Hasta ese momento, el establishment de la «comunidad científica» daba consenso a los que  consideraban la homosexualidad como una “enfermedad” o patología que debía ser “curada”. Este enfoque profundamente retrógrado era compartido con instituciones como la Iglesia católica y otras, siempre vociferando en tono persecutorio y de condena contra aquello que según su vetusta mirada es «contranatura».

En nuestros días el desvío de la heteronorma aún encuentra distintas formas de sanción y persecución social. Pero en algunos países de la mano de estados, gobiernos de ultraderecha y reaccionarios se llega a plantear de forma explícita, incluso, la criminalización y restricción de derechos básicos. El querer expresar libremente la propia orientación sexual llega a condenas de cárcel y ejecución en al menos 72 países en pleno siglo XXI.

Sin embargo, la lucha del movimiento LGTTBI a lo largo de las décadas ha logrado conquistas, como el reconocimiento internacional de que no es una enfermedad el elegir a quién amar libremente. Hitos como la revuelta de Stonewall son parte de esos momentos de rebeldía en las calles y peleas que se siguen dando en infinidad de espacios por el respeto por la diversidad en este mundo de «gusanos capitalistas» y patriarcales.

En otro ejemplo, ya en 1973 se había logrado que la Asociación Norteamericana de Psiquiatría retirase la homosexualidad como trastorno de la sección Desviaciones sexuales de la segunda edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-II). Este hecho fue un gran paso adelante para que se considere a la orientación sexual y la identidad de género como un derecho humano fundamental.

Por supuesto que la lucha sigue vigente y es larga en el camino de lograr el respeto y el avance en la conquista de derechos. Estas luchas son inescindibles del planteo de transformar de raíz una sociedad basada en la opresión y la explotación. Aún persiste la discriminación en los ámbitos laborales y la violencia institucional.

Todavía hay crímenes y expresiones de odio en los diferentes rincones del mundo. Todavía hay gobiernos y políticos/as capitalistas que hacen del homo-lesbo-transodio una bandera, como los Bolsonaro, las Marine Le Pen y tantos otros. Sin embargo, la rebeldía y la lucha por la perspectiva de construir «un mundo donde seamos socialmente iguales humanamente diferentes y totalmente libres» está más viva que nunca. Por eso, desde estas páginas celebramos este día como una conquista y un paso más que va en ese sentido.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí