Este 8 de marzo, Día internacional de la Mujer Trabajadora, miles de mujeres en varios países del mundo marcharon para exigir sus derechos, así como contra los gobiernos de turno y las políticas neoliberales que afectan brutalmente a las mujeres trabajadoras. Tras el Paro Internacional de Mujeres que se instaló en años recientes, el movimiento ¡Ni una menos! y la marea verde por el aborto legal, este 8M el movimiento de mujeres internacional salió a luchar bajo el lema “Si las mujeres se detienen, el mundo se detiene”. Costa Rica no fue la excepción, pues este domingo tuvo lugar una enorme movilización por las calles de San José.

En Costa Rica, el movimiento de mujeres se hizo presente con la enorme marcha que tomó las calles de San José, la cual congregó a más de diez mil mujeres a lo largo de la avenida segunda: ¡una de las marchas feministas más grandes en la historia de Costa Rica!

Las Rojas, junto a varias organizaciones más y activistas independientes sostuvimos un llamado abierto y democrático a organizar y preparar esta marcha, con el objetivo de salir a luchar por la defensa de nuestros derechos frente a una agenda neoliberal que ataca brutalmente a las mujeres trabajadoras, así como contra el incremento de la violencia patriarcal. Nos abocamos a esta convocatoria en una coyuntura del país donde el gobierno del PAC ataca las condiciones de vida de las de abajo, así como el derecho a la huelga y el derecho a estudiar. Además, se trata de un gobierno que en alianza con los sectores más recalcitrantes y conservadores utiliza los derechos de las mujeres como moneda de cambio.

Aunado a lo anterior, esta coyuntura se caracteriza por el incremento de la violencia patriarcal. Por eso marchamos este 8M para luchar contra el capitalismo y el patriarcado que nos explotan y oprimen. Asimismo, consideramos que esta marcha es un enorme logro del movimiento feminista y de mujeres, pues desde hace varios años garantiza movilizaciones de miles de mujeres en Costa Rica, algo que no ocurría anteriormente.

Heidy Valencia: Debemos seguir organizadas y en las calles para conquistar todos nuestros derechos.

 

Marcela Ramírez: que vergüenza el Estado que responsabiliza a las víctimas y deja libres a los agresores.

 

Graciela Mora: el movimiento de mujeres demostró hoy que las calles son nuestras.

 

Mika: vamos a seguir el ejemplo de las mujeres latinoamericanas que están poniendo el cuerpo por nuestros derechos.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre