Carta abierta para el TSE

0
4

 

  • En medio de una nueva ola de contagios, con los hospitales colapsados y la restricción vehicular los fines de semana, el TSE obliga a los partidos a realizar asambleas presenciales para votar las candidaturas.
  • La medida se tomó el 23 de junio del presente, pero nunca se comunicó oficialmente al NPS, dejándonos en desventaja para organizar las asambleas provinciales.

Heidy Valencia Espinoza, Presidenta Comité Ejecutivo del NPS-San José

Deby Calderón Vega, Presidente Comité Ejecutivo NPS-Cartago

Recientemente, nos enteramos por medio de una nota periodística que, desde el 23 de junio anterior, los magistrados y magistradas del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) determinaron que los partidos políticos no podían elegir sus candidaturas a puestos de elección popular por medio de asambleas virtuales. Lo anterior, luego de resolver un recurso planteado por un militante del Partido Acción Ciudadana (PAC) contra la realización de las asambleas virtuales.

De esta forma, el TSE cambió por completo las pautas establecidas para el proceso de inscripción desde mediados de 2020, cuando, en vista de la situación sanitaria abierta por la pandemia, facilitó el mecanismo de la virtualidad para conformar o renovar las estructuras internas de los partidos. A juicio del TSE, es imposible garantizar votaciones secretas con el formato virtual; un razonamiento que, cualquier persona medianamente familiarizada con las plataformas utilizadas para tales efectos, sabe que es falso.

Desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) logramos nuestra inscripción electoral por San José y Cartago hace pocos meses, por lo cual nos disponemos a elegir nuestras candidaturas a diputación por ambas provincias. A pesar de eso, nunca fuimos notificados de esta resolución que tomó el TSE, lo cual corroboramos al revisar las cuentas de correo electrónico que tenemos registradas para ese fin (antes y después de quedar en firme nuestra inscripción). Es más, a finales de agosto convocamos formalmente las asambleas provinciales virtuales de Cartago y San José para el 18 y 19 de setiembre respectivamente, colocando como uno de los puntos de agenda la votación de las candidaturas a diputación; a la fecha, el TSE no nos advirtió sobre la imposibilidad de realizar dicha votación en las reuniones programadas.

La semana anterior consultamos a la Oficina de Registro de Partidos Políticos sobre la veracidad de la información que expuso la nota periodística, así como de los motivos por los cuales no se nos notificó. La respuesta que nos brindaron es que la resolución fue emitida después de que presentamos formalmente nuestra solicitud de inscripción -06 de mayo del presente- y antes de que nuestra inscripción quedara en firme, por lo que el órgano electoral no estaba en la obligación de notificarnos y, peor aún, que era nuestra responsabilidad revisar diariamente la página del TSE para leer cada una de las resoluciones electorales que emitieron durante ese lapso de tiempo.

Un criterio que, además de formalista y burocrático, tiene un trasfondo antidemocrático, particularmente contra los partidos minoritarios que, a costa de un enorme esfuerzo, sorteamos cada uno de los incontables requisitos impuestos por el Código Electoral para lograr la inscripción electoral. En nuestro caso, además, somos una organización constituida por personas trabajadoras que, para participar en política y ejercer nuestros derechos democráticos, dedicamos tiempo por fuera de nuestras jornadas laborales para garantizar todas las tareas partidarias, lo cual supone un gran esfuerzo como militantes.

Este no es el caso de los partidos de los empresarios (tradicionales y nuevos), los cuales disponen de enormes cantidades de recursos para armar su “aparato electoral y contratar funcionarios especializados para esa labor; a esta lógica es a la que el TSE se apega cuando “supone” que los miembros del Comité Ejecutivo tienen que revisar cada una de las extensas resoluciones del órgano electoral, incluso cuando explícitamente son en respuesta a recursos planteados por militantes de otros partidos (del PAC en este caso). Si la resolución del TSE modificó las reglas del juego para todas las organizaciones políticas, lo más sensato –y democrático- era comunicar esa nueva jurisprudencia electoral a los partidos inscritos o en proceso de inscripción.

Ante esta situación, nuestro partido tuvo que desconvocar las asambleas virtuales programadas y reiniciar desde cero el proceso de convocatoria para las reuniones presenciales, contando con pocas semanas de tiempo, pues el 03 de octubre expira el plazo para elegir las candidaturas a puestos de elección popular; de lo contrario, aunque contemos con la inscripción electoral, nos quedaremos por fuera de las elecciones porque no tendremos candidaturas.

La organización de una asamblea provincial (y superior en nuestro caso) es muy compleja, pues implica reunir al total de personas delegadas electas por cada cantón de la provincia -40 en Cartago y 100 en San José-, cuyo quórum se alcanza con la asistencia mínima de la mitad más uno del total de integrantes del órgano. Eso requiere un trabajo previo de convocatoria individualizado para coordinar el día y horario de reunión, organizar la “flotilla” de vehículos para transporte o el pago de viáticos para quienes se desplacen desde zonas lejanas, preparar la alimentación y garantizar el alquiler de un local idóneo para la actividad.

Todo esto se torna más complejo en medio de la pandemia por las medidas sanitarias exigidas por el Ministerio de Salud, haciendo más difícil conseguir locaciones que cumplan con el aforo necesario, particularmente para el caso de San José, donde el espacio del salón tiene que permitir ubicar a 100 personas con 1,8 metros de distanciamiento entre las sillas. Aunque desde la organización se proyecte que la asistencia será de 55, 65 o 70 personas, el TSE solo acepta las asambleas convocadas en lugares que tengan un aforo que corresponda al total de personas delegadas.

A todo esto, se suma la restricción vehicular con la alternancia de placas los fines de semana, medida que el Ministerio de Salud restableció desde el 14 de setiembre hasta el 30 de setiembre, aunque es previsible que se extienda para octubre por el aumento de casos de contagio de Covid-19 y la saturación de los centros hospitalarios. Esta medida entorpece la realización de nuestra asamblea en Cartago, convocada para el domingo 26 de setiembre; asimismo, nos deja en vilo sobre las condiciones que contaremos para realizar la asamblea de San José para el domingo 03 de octubre, pues no sabremos si aplicará la restricción vehicular y, en caso de ser así, contaremos con poco tiempo de antelación para conocer la alternancia que decrete el Ministerio de Salud.

¿Cómo se puede garantizar la movilización de las personas delegadas hacia una asamblea provincial con la restricción vehicular? ¿Cómo se puede organizar la logística para una asamblea de 100 personas, sin saber si el domingo 03 de octubre habrá o no restricción vehicular? Ante estas consultas, el TSE se lava las manos y alega que no tienen injerencia en las decisiones del Ministerio de Salud; incluso, rehúsan gestionar por su cuenta cartas para facilitar la circulación vehicular para las personas que asistan a asambleas partidarias (por ejemplo, como se hace para quienes asisten a funciones en los cines). Aunque en algunos casos se puede emplear el transporte público, para otros es muy complejo por la distancia entre el cantón de residencia y el lugar de la asamblea, lo cual supone exponer la salud de las personas delegadas al viajar en autobuses por trayectos largos. En este sentido, la mecánica de la asamblea provincial difiere de las convenciones abiertas que realizaron algunos partidos semanas atrás, pues los centros de votación estaban ubicados en los diferentes cantones, facilitando el desplazamiento de las personas simpatizantes con esas organizaciones.

Por todo lo anterior, evaluamos que la medida acordada por los magistrados y magistradas del TSE es anti-democrática, pero también va a contramano de los llamados de los trabajadores y trabajadoras de la salud para bajar la tasa de contagios.

Por este motivo, llamamos al TSE a revertir esta medida antidemocrática, pues en los hechos apunta a proscribir del proceso electoral a varios partidos minoritarios, particularmente a los que representamos a sectores de la clase trabajadora y la juventud que, a diferencia de los partidos de los empresarios, no contamos con los millones para “apalancar” el quórum de las asambleas (por ejemplo, con el alquiler de taxis para transporte de delegados o el pago de jugosos viáticos a quienes asistan).

Durante casi dos años desarrollamos un proceso de inscripción sumamente ordenado, cumpliendo a cabalidad con cada uno de los requisitos que nos exige el Código Electoral. No pedimos al TSE que nos “regale” nada; pero no podemos guardar silencio ante una medida burocrática que nos coloca en franca desventaja para poder presentarnos en las próximas elecciones.

Aún bajo estas condiciones tan adversas, desde el NPS lucharemos hasta el final para garantizar el quórum de nuestras asambleas provinciales. Llamamos a las personas delegadas de nuestro partido en San José y Cartago para que nos acompañen en las asambleas, la cuales representan el último obstáculo para contar con una alternativa anticapitalista en las próximas elecciones, con candidaturas de personas luchadoras que representen a la clase trabajadora, las mujeres y la juventud. Contaremos con todas las medidas sanitarias exigidas por el Ministerio de Salud para resguardar la salud de nuestra militancia.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí