• Inspirada en la obra de George Orwell “Homenaje a Cataluña”, esta producción cinematográfica británica, española, alemana e italiana narra las vivencias de un joven comunista de Liverpool que viaja hacia España durante la guerra civil para unirse a las Brigadas Internacionales en la lucha contra el avance del fascismo.

Martine Luxemburgo y Santiago Damiani

Dirigida por Ken Loach, director de televisión y cine británico, esta histórica cinta filmada en el año 1995 se contextualiza en el periodo de la guerra civil española, uno de los acontecimientos más significativos del siglo XX, que tuvo como protagonista al proletariado español. En ese entonces, Cataluña concentraba el 70% de la industria de toda España, lo que da una idea de la importancia que tuvo dentro del proceso revolucionario siendo uno de los lugares donde se desarrolló una de las mayores y más interesantes experiencias revolucionarias.

La historia se desarrolla con una narrativa epistolar, mientras una joven lee las memorias de su abuelo David, protagonista de este film. Afiliado al Partido Comunista Británico y desempleado, David decide viajar a España y se enlista en las milicias del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) para pelear en el frente de Aragón contra el fascismo de Franco. A lo largo de la ficción, se muestra cómo obreros de todo el mundo se solidarizaban con la causa, sumándose a las milicias de combate de las brigadas internacionales. De este modo, se refleja el avance en el control de ciudades y pueblos, antes en manos de los fascistas.

Una pieza central y característica en la película son las escenas de discusión y toma de decisiones en asamblea. En este caso, no es menor la discusión sobre la colectivización de la tierra del territorio en manos de los trabajadores: de un lado, los miembros del Partido Comunista claman que es una medida demasiado radical y que ahuyentaría el apoyo de potencias extranjeras, defendiendo la pequeña propiedad privada; del otro lado, el ala de izquierda anarquista defiende la acción directa antes de que sea demasiado tarde y la necesidad de la colectivización de toda la tierra. Así se expresan las tensiones políticas al interior de las organizaciones, la importancia de las consignas, las asambleas y la toma de decisiones durante los períodos revolucionarios.

Luego de ser herido, David viaja a Barcelona para recuperarse. Ante las presiones de su partido (PC), se ve forzado a sumarse al “Ejército Popular” (una reconstrucción del estado burgués contra las milicias obreras del frente republicano), confiando en su organización. Allí ve la represión que ejercen las tropas estalinistas sobre los trotskistas y anarquistas, acusándolos de conspirar para el fascismo y aplastando los intentos revolucionarios para instaurar un orden democrático republicano. Decepcionado del accionar contrarrevolucionario del estalinismo, llegando a ocupar el edificio de Telefónica manejado por los obreros, vuelve al frente en Aragón para reunirse con sus camaradas del POUM. Más adelante, serán interceptados por el ejército republicano que declara la ilegalidad de su partido y las milicias y detiene a sus dirigentes, ocasionando un conflicto que acaba con el asesinato de Blanca, la compañera de David.

Además, la cinta refleja el rol sumamente activo que desempeñaban las mujeres en la guerra civil: las mismas se organizaban, participando en asambleas y formaban parte en la primera línea de fuego junto a sus compañeros. No es menor que durante éste periodo, las mujeres conquistaron el derecho al voto, a la educación y la legalización del aborto. Sin embargo, en pleno desarrollo del proceso, el film muestra las idas y vueltas del lugar de la mujer, ya que luego de que retrocediera la revolución y avanzara el control del gobierno republicano sobre las organizaicones obreras, se les quitan las armas y fueron enviadas a ocupar lugares vinculados a los roles de género tradicionales, como la asistencia médica y cocina.

Esta es una de las películas más reconocidas y aclamadas de la extensísima filmografía del director británico, uno de los más laureados de su país. Siguiendo con su estilo tradicional, Tierra y Libertad es una película de corte realista, utilizando locaciones reales y muchos actores no profesionales, como algunos campesinos de distintas nacionalidades que se ofrecieron a participar, por lo que las dificultades por la diferencia del lenguaje eran verídicas. A pesar de recibir ataques por parte de ex miembros del PCE, la cinta fue muy bien recibida por la fidelidad y emoción de los hechos narrados y evitar que las heroicas milicias revolucionarias caigan en el olvido.

Ken Loach es un activista de toda la vida: militó 30 años en el Partido Laborista para luego pasar por distintos partidos de izquierda revolucionaria. Sus obras lo hicieron ganador en dos ocasiones de la Palma de Oro por El viento que agita la cebada en 2006 y I, Daniel Blake en 2016 en el Festival de Cannes, el más prestigioso del mundo. Además de otros premios en festivales como Berlín y Venecia. También su película Kes (1969) fue nombrada la séptima mejor de la historia del Reino Unido por la Academia Cinematográfica Británica.

En este escenario, a más de 80 años de la guerra civil española, se agudiza la necesidad de reabrir el debate, aún vigente, sobre la necesidad de cambiar el mundo. Las organizaciones revolucionarias de aquel entonces se construían alrededor de la idea central de llevar adelante un proceso de transformación absoluta del sistema capitalista y su modo de producción irracional por medio de la revolución socialista. Donde intervenga una dirección independiente y la clase trabajadora ocupe un rol central, tomando en sus manos la histórica tarea de conquistar su emancipación.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre