Francisco Amighetti, el maestro

“Me alimento de la vida cotidiana. Para mí lo extraordinario amanece todos los días”.

0
150
“Me alimento de la vida cotidiana. Para mí lo extraordinario amanece todos los días”.
—Francisco Amighetti.

En 1926 trabaja como escribiente en las Oficinas de Tributación Directa. En 1927 se publica en la página de la revista cultural del Repertorio Americano, un artículo de Carmen Lyra titulado Con el albúm de Paco Amighetti y otro de Max Jiménez titulado Francisco Amighetti ilustrado con un retrato a lápiz del artista realizado por Doreen Vanston.

El estilo artístico de Francisco Amighetti comenzó a tomar forma en 1930 rechaza las técnicas artísticas de la vieja escuela europea a favor del surrealismo. Se inspiró en técnicas alternativas para pintar y dibujar. Se interesó especialmente por la xilografía, que es una técnica de grabado que consiste en tallar una imagen en un bloque de madera y luego imprimirla con tinta en papel, aplicándo el arte surrealista a las xilografías. Ilustra con xilografía El tunco de Arturo Mejías Nieto.

Junto con otros artistas de su generación publica en 1934 “Albúm de Grabados“, primero en la historia plástica de Costa Rica. Fue un consumado poeta. Publicó su primera colección de poemas titulada “Poesía” en 1936 y desde entonces solía mostrar su arte y la literatura, junto a las publicaciones de otros poetas de renombre.

Continua con su labor de ilustrador gráfico con libros de texto, de cuentos y colabora con algunos periódicos nacionales y centroamericanos. Contrae segundas nupcias con la pintora Flora Luján con la cual va a tener dos hijas.

Hace su primera exposición individual. Continúa con su labor docente en el Liceo de Costa Rica y posteriormente en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Costa Rica.

En la década de 1950, la reputación internacional de Francisco Amighetti había crecido y sus trabajos estaban siendo exhibidos en las principales ciudades de América, Europa y Asia. Publica su libro Francisco en Harlem el cual ilustra con 31 xilografías en blanco y negro. Viaja a Argentina con una beca para especializarse en otras técnicas de grabado.

Publica e ilustra con 57 grabados su obra literaria “Francisco y los Caminos“. Sus obras las expone en diferentes muestras en Costa Rica y en México.

Entre los años 1966 y 1976 el artista realiza una serie de exposiciones internacionales. Expone en el Museo del Grabado en Argentina y el Museo de Grabado Latinoamericano de Puerto Rico, en El Palacio de Bellas Artes de México, en el Ibero Club de Bonn y en la galería Paula Moderson Becker Haus en Bremen, Alemania. En Caracas, Venezuela expone en la Casa Andrés Bello y en la Galer a Track.

Deja la labor docente en la Universidad de Costa Rica para dedicarse por entero al arte. Cambia su grabado en blanco y negro e inicia el período de cromoxilografía. Obtiene en esta poca varios premios nacionales entre ellos el Magón que es el premio que se otorga a las personalidades más destacadas de la Cultura Costarricense.

En el transcurso de su larga y distinguida carrera Francisco Amighetti produjo más de 500 piezas de arte, que se cree que tienen un valor mayor que las producidas por cualquier otro artista de Costa Rica.

En 1979 el Museo de Arte Costarricense organiza lo que va a ser la segunda exposición retrospectiva del maestro Amighetti. La Editorial de la Universidad Nacional, Heredia, Costa Rica, publica en 1985 el libro “Amighetti” de Steffan Baciu.

Ilustra con grabados la novela La Guerra prodigiosa de Rafael Ángel Herra, autor costarricense. Se desempeñó durante años como profesor de la Universidad de Costa Rica y expuso en numerosos países. El Museo de Arte de Costa Rica publicó en 1988 el libro Amighetti, 60 años de labor artística, de Carlos Guillermo Montero.

Se mantuvo activo justo hasta su muerte en 1998, a la edad de 91 años, en San José. En estos días la obra de Francisco Amighetti se expone en museos de todo el mundo.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí